¡Ya basta de asesinatos a periodistas..!

Discurso del lic. José Luis Uribe Ortega.
XXVIII Entrega de Reconocimientos
por Trayectoria Periodística.

Octubre 15/2020

Saludo con respeto y aprecio a invitados de honor y a todos los que nos acompañan en este trascendental evento, todos amigos siempre solidarios, fraternos y comprometidos. Señoras y Señores; Amigos todos

Este día el Club Primera Plana celebra la vigésima octava entrega de reconocimientos por trayectoria periodística, en lo que se considera máxima fiesta de nuestro gremio;  hacemos entrega del galardón, que enaltece el trabajo cotidiano y la perseverancia de colegas de todo el país, y a la vez, pone de manifiesto una vez más, que al periodismo ni pandemias, asesinatos, agresiones, amenazas, calumnias, mensajes de odio, aunados a la irracional violencia, jamás doblegaran su voluntad de seguir cumpliendo con el honroso compromiso social de informar veraz y oportunamente a la opinión pública mexicana.

Las condiciones críticas que enfrentamos todos los mexicanos, Covid-19, cuarentena, economía decadente e inseguridad, así como polarización y descalificaciones, serian motivos suficientes para suspender la Fiesta de la Fraternidad Periodística del Club Primera Plana, sin embargo el Comité Ejecutivo que, presido, tomo la firme decisión de seguir alentando a nuestros colegas a continuar con su loable labor informativa, otorgándoles un anhelado reconocimiento por trayectoria periodística, que no tiene tintes políticos ni  clientelares, sino ser un galardón, de pares a pares, que testifica su compromiso en la búsqueda de un Mexico mejor

En esta magna ceremonia en la que serán reconocidos colegas de medios: impresos, radio y televisión y digitales, prevalece como siempre un creciente ánimo de fraternidad, de unidad y solidaridad que se manifiesta no solo en  expresiones si no en acciones como éstas, donde el Club Primera Plana reconoce a colegas de todas las latitudes de nuestro país, como un estímulo para atemperar retos y adversidades, en muchos casos, de gran complejidad.

José Luis Uribe Ortega.

El Club Primera Plana, sin duda la organización periodística más longeva del país y del que han emanado otras organizaciones, no sólo es el hermano mayor y merece respeto en su autonomía y toma de decisiones por lo que no acepta injerencias ajenas de cualquier índole. No podemos soslayar que ha sido y sigue siendo,  punto de encuentro de los comunicadores más connotados, quienes en sus trabajos informativos cotidianos dejaron y continúan plasmando  la historia de nuestro país y que a lo largo de nuestros primeros 61 años ha marcado  pautas  sobre  acontecimientos relevantes, que han impactado al México contemporáneo. Hoy nuestra organización comparte una visión común con otros actores relevantes de la sociedad mexicana como el universitario, locutores, empresarial, gremial como la Asociación Nacional de Locutores de México, entre otros,  lo cual enriquece los contenidos y nos permite interactuar a favor del país.

El  Club   Primera   Plana a lo largo de su existencia ha desarrollado   con   puntualidad   y objetividad el compromiso social que le corresponde: Estamos orgullosos de ser parte   del   proceso   democrático   y   de  informar a  una   sociedad   cada   vez   más   crítica,   plural   y demandante, que va delineando gradualmente al país al que todos aspiramos.

Por supuesto que los periodistas profesionales apoyamos el combate a la corrupción y a la complicidad, pero reprobamos y rechazamos asesinatos, insultos, calumnias, amenazas, mentiras, mensajes de odio, componendas y acciones que atenten  contra fuentes  de trabajo y a  la integridad de nuestras familias Queremos dejar en claro que  luchamos y seguiremos empecinados por una nación fuerte, sólida,  segura, transparente e incluyente; sin impunidad, sin corrupción, sin simulación y sin complicidades.

Reiteramos que el  Club Primera Plana no busca liderazgo, porque ya lo tiene.  Y por lo tanto, convoca y exhorta a todos los colegas del país comprometidos en defender las libertades de prensa y expresión así como nuestra propia seguridad, a unir voces y palabras escritas en demanda al respeto a nuestros derechos y que se nos otorgue verdaderamente la protección que las leyes nos confieren y fundamentalmente se de atención y solución al imparable flagelo de asesinatos de periodistas cuyo delito mayor es informar veraz y oportunamente.

Solo unidos todos es como lograremos que se escuchen y atiendan las justas exigencias de respeto a las labores informativas y seguridad de quienes tenemos la obligación de informar. Sseguimos inmersos en un irracional baño de sangre contra nuestro gremio;  agresiones físicas se suman a  acciones que coartan las libertades de prensa y expresión y sigue vigente el manejo discrecional de la publicidad oficial,  desacreditación profesional y espionaje.

Ante la impunidad y corrupción existente, es que el Club Primera Plana levanta la  voz para nuevamente exigir y exhortar a las autoridades federales, estatales Y municipales a realizar diligencias necesarias e idóneas con la mayor prontitud, con especial atención en elementos relacionados con la labor periodística de la víctima. Y es que bajo el paraguas de la impunidad, la delincuencia ha convertido a los periodistas en blanco de ataques fatales, hechos que demuestran que la violencia contra la prensa no cesa y va en aumento.

Nuevamente hacemos un respetuoso llamado a las tres instancias de gobierno, para que den certeza jurídica y justicia y así, ayuden a erradicar el nada honroso reconocimiento de que nuestro país esté considerado como uno los más peligrosos del mundo para ejercer la actividad periodística, por encima de naciones en guerra. Demandamos revertir esta inaceptable tendencia y se otorgue a los profesionales de la comunicación las condiciones seguras y adecuadas para ejercer esta noble, necesaria y actualmente heroica actividad social, que sin lugar a dudas, es  fundamental  para el sano desarrollo de la sociedad y de nuestra democracia…

No se puede soslayar que las libertades de prensa y expresión son piedra angular de las sociedades democráticas y uno de los componentes claves de la gobernabilidad. Quienes participamos en la actividad periodística no queremos más mártires, porque un periodista muerto no le sirve a la sociedad ni a México y por ello exigimos las condiciones básicas para poder cumplir con la obligación social y profesional de informar libremente todo lo que afecta a la sociedad mexicana; sin temores ni zozobras.

El periodismo no es un apéndice de la sociedad, es factor de sinergia y retroalimentación,  lo que queda demostrado que en esta trascendental reunión

Ante la cruda realidad actual, llevar a cabo la labor informativa  obliga a exponer nuestra vida y la seguridad de nuestras familias,  es decir, estamos inmersos en una actividad  peligrosa,  desacreditada y manchada por una oleada incontrolable de asesinatos, ofensas, calumnias y acusaciones sin fundamente, por lo que el organismo de mayor representatividad, respetado y respetable lanza  un respetuoso pero rotundo “YA BASTA” y exige a las autoridades Federales, Legislativas y Judiciales, cumplan con el compromiso político y facultades y obligaciones que asumieron al ocupar los cargos que la sociedad les otorgó, que desde sus diferentes instancias  hagan respetar las leyes que, verdaderos patriotas –hombres y mujeres- dejaron plasmadas en nuestra Carta Magna,  a costa de sus propias vidas, desde antes del nacimiento de nuestra Nación.

Queremos dejar en claro que los periodistas no estamos contra del Gobierno y sus instituciones, si demandamos un México digno con gobiernos comprometidos en gobernar para todos sin venganzas, con amplio espíritu nacionalista y determinación de hacerlo poderoso y fundamentado en los principios que dieron origen a una nación -que enfrentó dos luchas armadas y dos invasiones extranjeras- para ubicarse como país vigoroso y en  vías de desarrollo, sin copiar y tratar de imponer experiencias ajenas que lamentablemente no han prosperado.

Hoy el periodismo pasa por una hora oscura. Los críticos no tienen espacios mayores y la más recomendable de las conductas suele ser la autocensura. Los mecanismos de protección  no operan y si lo pudieran hacer, no sería contra las veladas amenazas de los supuestos o reales seguidores del régimen, los cuales, en brigadas digitales, acosan, insultan, hieren y calumnian  en medio de una absoluta impunidad.

Por todo lo anterior el Club Primera Plana, nuevamente alza su voz para manifestar un rotundo “YA BASTA” de asesinatos, persecuciones, calumnias. Y veladas amenazas hacia un gremio que han hecho altamente vulnerable, pero que no se doblega y persistirá en su patriótica labor de informar aunque no sea del agrado de quienes no quieren ver que todo lo anterior es en pro de un México mejor para nuestras generaciones futuras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: