“¡Viva Cristo Rey!”

.- Ese fue el grito esperanzador que se escuchó en el Zócalo de la Ciudad de México, donde se mostraron crucifijos e imágenes religiosas.

.- La Plaza de la Constitución se transformó en la Plaza de la Revolución pacífica del Yo Soy México, apoya a FRENA.

.- Más de 180 mil (notariados) se sumaron para exigirle que ante la fuerza popular, el opresor salga con todos y sus calzones de Palacio Nacional.

filtrodedatospoliticos@gmail.com

El sábado 3 de octubre fue un día muy importante para México.

En el fragor paso por paso, codo con codo y engarzando la arenga y la sonora consigna enfática “¡ya vete López!”, la Plaza de la Constitución se transformó en la Plaza de la Revolución pacífica, que al inesperado grito de “¡Viva Cristo Rey!”, se hizo presente por enésima ocasión Yo Soy México, y apoyo a FRENA, para inducir la inmediata caída de Andrés Manuel López Obrador, como Presidente de la República.

“La historia la podemos escribir nosotros”, profetizaban los filósofos de la antigüedad para la consolidación evolutiva de la democracia mundial, y FRENA ha tenido una impresionante convocatoria que ha evolucionado en todos los rincones del país.

Ese suceso se transcribió cuando más de 180 mil personas (plenamente notariados) salieron a las calles y avenidas a protestar en contra del mal gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien en uno de sus zancarrones monólogos mañaneros, presumiría que a la primera manifestación de cien mil personas en su contra, y a que en las encuestas ya no tenga apoyo, no esperará la revocación de mandato en 2022, y se irá a su finca de Palenque, Chiapas, “porque tengo principios e ideales”.

Y claramente no fueron cien mil asistentes, fueron mucho más de las que se imaginaría el Peje Lagarto, tal vez de entre 180 mil y 200 mil personas, quienes  se dieron cita en el Monumento de la Revolución para marchar en dirección al corazón político y situarse frente a Palacio Nacional, donde se manifestaron repudiando al mal gobierno.

Ante esta irrefutable realidad, aleatoriamente los Peje chairos comenzaron a inundar las redes sociales para desacreditar esta gesta social pacífica, la cual mostró un comportamiento cívico que “ni las huestes del Peje las tiene”. Las matemáticas de los ciber-chairos nunca les cuadraron porque era muchísima más gente que se desbordaba, como río humano, en cauda para entrar al Zócalo de la capital.

Pero la historia ya estaba escrita y esos 200 se convirtieron en cerca de 200 mil personas que se sumaron para exigirle que ante la fuerza popular, el opresor salga con todos y sus calzones de Palacio Nacional.

Fue un día caluroso, bajo una atmósfera que lucía media nublada, con huecos que hacían fulgurar el espacio mexicano, un cielo más azul de lo normal, un resplandor único de un mediodía que creaba la comparsa histórica con el ondear de la Bandera de México. Un aliento de esperanza de democracia y libertad.

Sábado colorido. Sábado tricolor. Sábado donde las fiestas septembrinas todavía prevalecían en los corazones de miles de connacionales, con un solo fin: defender la soberanía nacional.

El alarido era compartido por miles de conciudadanos, y entre ese colorido, se exhibieron cartulinas con diversas leyendas como “Nos reunimos para desenmascarar la indiferencia perversa de López hacia la vida de niños con cáncer”, “¡Fuera el dictador bananero!”, “¡Fuera López! ¡Viva México”.

Fue un sábado donde la grandiosidad y épica campana de Dolores, se alzaba como fiel y mudo testigo de otro día fulgurante de los destinos libertarios de México, que ahora busca despojarse del yugo de la tiranía y donde claramente se escuchaban las notas musicales de Las Golondrinas, como mero recordatorio a López por su auto defenestración.

Y … para que “El Arquitecto de la Mentira”, Andrés Manuel López Obrador, se largue a La Chingada, nombre de su rancho localizado en Palenque, Chiapas.

Habían transcurrido pocas horas, y el cumplido ya estaba cristalizado, “López ya puede irse a su casa”, se leía también en decenas de videos transmitidos por redes, donde además la incredulidad no se hizo esperar: “¡No creo que cumpla, es culerísimo…!”

Al paso del tiempo, “en este momento van 184 mil personas registradas con Notario y número económico. Él dijo que con cien mil se iba. #AmloNetaYaVete. Les aviso que fueron más de 180 mil mexicanos y quedó registrado ante Notario. El lunes en su show matutino esperamos su renuncia. ¡Muera la anarquía del presidente López!”

Mariel, desde La Paz, rememora aquellos fatales ayeres que vivió Bolivia cuando estuvo en manos del dictador Hugo Banzer Suárez, algo muy parecido sobre la caótica situación en que el genocida López pretende llevar a México al abismo del socialismo, sumergirlo en la criminalidad del comunismo, en sí, pretende desaparecer de un plumazo a México como República libre y soberana.

Un joven, en una de tantas noches de vigilia en las calles de mi país -narra Mariel-pronunció una frase que no se le olvida porque se hizo real. Al igual que cerca de 200 mil personas que se integraron a la caravana de Yo Soy México, que impulsa el movimiento FRENA (nadie lo frena), se mostraron sentimientos de solidaridad y respeto.

A más de cinco mil 200 kilómetros de distancia entre La Paz, Bolivia y la Ciudad de México, Mariel compartía su sentimiento patriótico con la lucha de los mexicanos para echar abajo la intentona de López Obrador, en convertir a México en un país chavista-socialista.

“Estoy conmovida, emocionada y esperanzada al observar a través de las redes sociales y en las noticias, el gran trabajo que los mexicanos están desarrollando conjuntamente por la libertad de su país. Quiero sumarme a su lucha, una lucha que nosotros vivimos en mi país, de forma pacífica y solidaria, y después de 32 días en el caso de mi ciudad, logramos que el dictador (Hugo Banzer Suárez), huyera”, aún conserva Mariel ese recuerdo amargo.

Entiendo lo que está pasando (en México), porque también lo hemos vivido en carne propia. El gran sacrifico de todo lo que están haciendo, a veces parece una lucha imposible, pero no lo es, se los aseguro.

No pierdan la fuerza. Es ahora o nunca. Verlos llegar a la Plaza de la Revolución en toda esa diversidad tan rica, tiene un significado muy…, pero muy profundo, porque ustedes los mexicanos están provocando una revolución que de forma pacífica responde a un solo propósito: Tener a un mejor México.

Se vive en un sentimiento de esperanza que late en los corazones, admiración y solidaridad, aunque también sentimientos de rabia e impotencia, o temores. Sin embargo, encontrarse con personas que no conocíamos de diferentes lugares, edades y género, con las cuales compartimos un solo pensamiento sincero y valiente, nos hace sentir ser parte de algo muy grande y valeroso.

Por ello es muy importante no bajar la guardia, darnos fuerza unos a otros, apoyarnos, ayudarnos para que esta lucha honesta cumpla el objetivo que todos esperamos.

Con sus diferencias, sus necesidades y desafíos, algo que nosotros hemos aprendido a valor, porque aun nosotros seguimos luchando contra los resabios del dictador, para que ya no nos hagan más daño y no arrastre a más personas en su afán egoísta y violento.

Toda esta lucha digna los hará más fuertes, los hará amar más a su país, respetarse unos a otros, y siendo críticos y a la vez activos en la cual solidaria, encontrar beneficios compartidos. Mis hermanos, la historia la escriben los valientes. La historia la pueden escribir ustedes. Les hago llegar un abrazo con toda el alma, puntualiza Mariel.

Se apareció Cristo en el Zócalo

Si bien dice un refrán católico: “Si Dios existe, ¿cómo puede suceder que exista tanta maldad en el mundo?”, el folclor de la arenga del “¡Viva Cristo Rey!”, esa fue otra de las exclamaciones y esperanzadora facetas que se escucharon en el Zócalo de la Ciudad de México, donde se mostraron crucifijos e imágenes religiosas, en el marco de la creencia católica.

Una vez que el tirano y genocida López anuncie su retiro de Palacio Nacional, ese día la población saldrá jubilosa de sus hogares para marchar hacia la plaza pública, “y darle gracias a Dios los rezos que elevaron sus siervos desde los altares de sus templos”, para acelerar la huida del “injusto señor de Palacio Nacional”.

Y entre vítores, condenarán al Cuervo de Palacio, al nido de la serpiente, a los izquierdosos imperialistas, a la burguesía ramplona y a los políticos cínicos de izquierda y derecha, todos juntos, pasarán a la historia y ser castigados por las leyes mexicanas por Traición a la Patria, fascistas, asesinos seriales y su connivencia con el narcotráfico, a quienes el oclócrata López, les brindó protección anticonstitucional.

“Somos un río de humanidad que sabe la verdad, que representa lo bueno, lo sano, lo justo, lo digno. Es tiempo de sanar a México. Somos unidos, una fuerza infrenable”.

“Despierta México. Emergencia nacional: violencia, terror, mentira, impunidad, corrupción. +70 mil muertos. 60 mil desaparecidos. ¡Ni uno más!”

En la beligerancia de los videos, al compás de música ranchera, se abren los ojos: “Yo conté más de un millón de anti AMLO’s”. “Soy orgullosamente mexicano, y declaro que México no tiene Presidente, sino un enfermo de poder, que sigue en campaña, discriminando a quienes no aceptamos imposiciones. #FueraLópezMorena. #FueraLópez”.

“AMLO solo dejaría el poder con un plomazo en la cabeza, así como mató a su hermano José Ramón López Obrador, a quien le asestó un balazo en la tatema. Al que hierro mata, a hierro muere”, dice la vox populi, que por lo general, es un código muy usual entre criminales.

La impresionante marcha-mitin Yo Soy México, y apoyo a FRENA, se reportó saldo blanco, según la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: