Víctor Plata

El triunfo no se da con milagros ni varitas mágicas

.- El héroe de las campeonísimas Panteras de los años 70s, dice que la fama, el éxito, la prepotencia y las adicciones son un mundo ficticio, el verdadero está en el hogar y en ser una persona útil a los demás.

.-  La vida, asegura, nunca puede ser solo color de rosa, entonces no sería vida, tiene que haber derrotas para que uno pueda entender que siempre hay que levantarse pensando en ser mejores; haber jugado en Aguascalientes fue lo mejor que pudo haberme pasado en mi vida, dice a sus casi 70 años.

Heriberto Bonilla Barrón ________________

Segunda y última parte

Víctor Plata, otro de los grandes héroes del campeonísimo Panteras de la década de los 70s, asegura a FUERZA AGUASCALIENTES y a  Mis raíces Digital, que un triunfador sabe lo que es un propósito, advirtiendo que los propósitos son los grandes sueños, las aspiraciones y  las metas finales que todos debemos fijarnos a pesar de las crisis tan duras que está enfrentando el país y la misma sociedad, principalmente niños y jóvenes que están tan amenazados por las adicciones.

Dice que el propósito del triunfador, realmente no es una meta intermedia, sino el propósito final, que sólo se alcanza al conquistar las últimas vallas que tienes que trascender, las que te separan de la victoria, las que deben vencerse tal y como lo han hechos todos sus compañeros de aquel Panteras que hoy a casi 50 años de distancia, son unos auténticos triunfadores.

En la segunda y última parte de LA ENTREVISTA para los lectores de FUERZA AGUASCALIENTES y Mis Raíces Digital, este hombre que vive en el Paso, Texas y que es originario de Ciudad Juárez, dice que para triunfar en la vida un hombre común siempre debe tener ilusiones ya que un triunfador tiene metas claras.

Asegura que para triunfar no hay milagros ni tampoco varitas mágicas, debes transformar tus deseos y anhelos en metas concretas, por lo tanto al definir tu meta y plan de acción tienes objetivos concretos diarios, semanales o mensuales: dejaras de ser al fin un vagabundo intelectual.

Ante esto la victoria es el triunfo final, al cual no se llega luchando ni combatiendo ya que el camino al éxito es la acción; el camino masculino, el camino a la victoria es la pasión, esa que demostramos para coronarnos en el CIMEBA en donde nadie daba por nosotros nada, sin embargo nos convertimos en una gran familia, teniendo a Small, Marvin y al Ruby Alcalá como nuestras figuras y entonces nos convertimos en invencibles, con un Aguascalientes que se nos entregó como nunca.

Haber llegado a Aguascalientes fue algo increíble, en la calle todo mundo me paraba para pedirme mi autógrafo y como no recordar que acudí a muchísimas invitaciones para desayunar, comer y cenar y la gente era tan bonita, que con enorme gusto evoco cuando acudía a casitas muy humildes en donde no había estufa, solo un comal puesto sobre algunos ladrillos y que era alimentado con leña, eso es algo que nunca olvidaré, nos dice.

Víctor Manuel Plata reitera que nació en Juárez y cuando se integró a Panteras tenía 29 años. Mi papá fue originario de Toluca y fue Francisco Plata, mientras que mi madre fue  Felicitas Alatorre, tuvieron 16 hijos, ahorita ya somos 14,  y debo decir que nunca nos faltó de comer, no sé cómo le hacía mi papá pero a todos nos mantuvo bien, durante mi juventud jugué en muchos equipos, sin embargo el número uno fue Panteras y tras coronarnos en enero de 1974, tras unas celebraciones apoteósicas, regresé a mi casa en Juárez, donde me convencieron de jugar con Juárez, por lo que firmé para la siguiente temporada, todavía jugué algo y me pasé al Paso, Texas, para laborar en unas gigantescas bodegas por lo que un día al cargar un enorme bulto me lastimé la columna vertebral y eso me obligó a retirarme del deporte.

Dice que hace 20 años su hermano mayor murió y hoy hace exactamente una semana falleció otra hermana, dos golpes de los que nunca se va a recuperar, agradeciendo a mis padres porque pese a ser una familia tan numerosa nos educaron con muchos valores por lo que esa fue la mejor herencia que nos pudieron haber dejado, ya que nos enseñaron a ser honestos, trabajadores y a proteger a nuestras familias.

Cuenta luego que durante su larga convalecencia siempre contó con el apoyo de los suyos y aunque tardó mucho en recuperarse ya no pudo volver al basquetbol y hace tres años logró su jubilación, de tal manera que hoy vive feliz y se da tiempo para enseñar a niños y jóvenes, a alejarlos principalmente de las malas compañías y de las drogas.

Hoy tengo problemas con las rodillas, las caderas y la columna vertebral, pero no me doblego, sigo siempre adelante, dice que se casó en 1975 y su primer viaje de luna de miel lo hizo a Aguascalientes, estuve una semana con mi esposa Elia Sáenz, que fue sobrina del enano ¨Santanón¨, Rafael Muñoz, un artista que tuvo mucho éxito y que lamentablemente murió olvidado en un asilo de Juárez.

Habla luego Víctor Plata de que el dinero, el éxito y la fama, si no tiene bien arraigados los valores que te inculcaron tus padres, te pierden y te hunden en el vicio o te llevan a la muerte, algo que lamentablemente vemos mucho en México y gracias a mis padres yo no fui de esos, conocí la gloria y la fama pero me mantuve ecuánime y hoy soy un hombre muy feliz.

Gente como usted y su ejemplo, son lo que se requiere ahorita, le dijimos.

Lamentablemente esto es algo que está ocurriendo a nivel nacional y mi consejo a niños y jóvenes es que tengan fe, perseverancia y más que todo que les guste de corazón lo que hacen o en lo que trabajan, ya sea el estudio, el deporte o un trabajo, si así lo hacen entonces van a ser triunfadores en la vida y mire le voy a decir, tras recuperarme de mi lesión en la columna vertebral con todo y que los médicos me decían que ya no me moviera, aún me daba mi tiempo para lanzar tiros y hasta jugar una cascarita, eso le dice mi amor al deporte y a la vida.

En mis casi 70 de vida trato de inculcar las enseñanzas que me dejó mi padre y que se brinden en ayudar a la gente, los pleitos, las malas compañías, las envidias y las drogas nunca dejarán nada bueno y ese es mi gran legado.

Aunque me tachen de pasado de moda, agrega, considero que a niños y jóvenes les ha faltado ser educados en valores, de allí su rebeldía y en esto, advierte, tienen que ver mucho los padres, deben tener unión para que la familia no se desgrane como una granada, hay que enseñar a ser honestos, nobles y trabajadores, las llaves que abren a la vida y nos permiten el triunfo, dice.

Lamentablemente tengo que decir que el mundo de hoy es una fantasía, todo es fiesta, drogas y malas compañías y tristemente, aunque muchos se molesten, son los padres de familia los que están poniendo el ejemplo, de tal manera que no hay amor ni unidad familiar y es entonces cuando la sociedad se está fracturando, algo que debemos impedir los mayores.

Me quedan, dice, 14 hermanos y ninguno ha sido la ¨oveja negra de la familia¨, por lo que considero que en estos momentos lo que está urgiendo es recuperar la armonía y el amor en el seno de la familia.

Tenemos que hacer entender a los muchachos que el mundo y sus supuestas bondades es una mera fantasía, el mundo verdadero es cuando tras terminar de estudiar o trabajar llegas a tu casa y te reciben tus padres y tu familia, esos que te cobijan y te cuidan cuando estás enfermo y te alientan cuando enfrentas un tropiezo, eso, dice Víctor Plata, es el verdadero triunfo en la vida.

Así las cosas lo mejor de la vida está en tu casa y con tu familia, no en ese mundo de fantasía que está fuera de ella, así de fácil.

Por todo esto, le dijo FUERZA AGUASCALIENTES y a Mis Raíces Digital, usted y sus compañeros de Panteras son auténticos guerreros, campeones de vida dignos de imitar, bueno, responde, creo que he hecho lo que me inculcaron mis padres y voy a decirle que haber llegado a Aguascalientes en 1973 fue algo que me marcó, me encontré con jugadores sencillamente increíbles, con un profesor Rodolfo Reyna que me ayudó muchísimo y con una afición que me idolatró, todo eso marcó mi vida…. Afortunadamente para bien.

Recuerda que como jugador logré muchos títulos tanto en Juárez como en Chihuahua, siendo hasta en cinco ocasiones campeón encestador con el equipo Coca Cola, en El Paso fui entrenador voluntario durante 19 años con los policías y detectives de esa ciudad, teniendo la satisfacción que fuimos los primeros campeones policiales, por dos veces, de una poderosa liga de Texas.

Víctor reitera que lo que ocurrió con Panteras fue algo de ensueño, Lou Small, dice, era y jugaba igualito a Michael Jordan, Marvin un poste ofensivo imponente, un ¨Ruby¨ Alcalá magistral, un ¨Tribi¨ Rodríguez aguerrido y los muchachos de Aguascalientes, Francisco ¨Cuba¨  Muñoz, Miguel López, Roberto Robledo, Jorge Silva y José Luis ¨Cáscara¨ de la Cruz, extraordinarios, todos dirigidos de manera sublime por el maestro Rodolfo Reyna, por lo que honestamente pienso que nunca podrá armarse otro equipo como ese.

Calla por breves instantes cuando le preguntamos sobre sus fracasos y cómo se ha levantado de ellos.

La vida, nos responde, nunca puede ser solo color de rosa, entonces no sería vida, tiene que haber derrotas para que uno pueda entender que siempre hay que levantarse pensando en ser mejores, tener problemas en la familia o en el trabajo, eso es lo que nos ocurre a todos, nadie se salva, el secreto es levantarse y pagar el precio del éxito, esto es, trabajar intensamente, ser honesto, no tener envidias y tenerle amor a la vida, tratando siempre ser mejores personas, de tal suerte que en estos momentos podría catalogarse como un hombre honesto que siempre trata de ayudar a sus semejantes, agrega.

Podría decirle a FUERZA AGUASCALIENTES y a Mis Raíces Digital que yo ya he cumplido todas mis metas en esta vida, he tenido una familia extraordinaria, la mía propia ni se diga, he sido exitoso, tengo mucho amor y a mis casi 70 años todavía tengo las fuerzas necesarias para seguir sirviendo, además de tener un gran deseo, poder pasar mis últimos años de vida en Aguascalientes, una ciudad que me ha conquistado como ninguna, vamos, ni siquiera las de Estados Unidos.

Tengo mi pensión y ahora hasta me doy el lujo de poder trabajar sin cobrar y gracias a lo que he sembrado a lo largo de mi vida, por lo tanto la victoria es la paz que sólo llega a aquel que está en silencio

Victoria es llegar a casa, volver al seno del universo, por eso digo que el triunfador transparente sabe lo que quiere, busca el propósito más grande de todos los propósitos: la libertad, el sueño de los sueños, la meta de las metas, el triunfo de los triunfos, es decir la victoria real.

No existe una palabra más grande en el universo que la palabra libertad, no existe un deseo más grande y poderoso en la humanidad que la libertad.

La libertad es el auténtico propósito, es el triunfo sin lucha, sin competidores, sin oponentes, sin opiniones discordantes, dice al dar por terminada la charla este gran héroe de las campeonísimas Panteras de los años 70s

Antes de decirnos ¨hasta pronto¨, Víctor Plata reitera que el hombre siempre enfrenta miedos y sólo aquél que se doblega, aquél que no los enfrenta con decisión, se derrota y no pasa de la mediocridad.

Por lo tanto el hombre debe aceptar todos los retos que Dios pone en su camino.

Debe prepararse para superarlos y hacerlo siempre con amor en pos de la superación, nunca buscando trascender por trascender a la luz de los reflectores, quien lo hace de esa manera difícilmente podrá dejar huella.

El hombre que no tuvo nada y que de repente tiene poder o amasa riqueza, lamentablemente en la mayoría de las ocasiones se marea y cambia, deja de ser el ser humano bueno y positivo para humillar con tal de imponerse a los demás, con tal de buscar trascender, aunque solo sea de manera momentánea y estéril.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: