Viajes de Doña Beti y Doña Carmen

Y ponen cascabel a… López-Gatell
Adán Juárez _______________

A VER, A VER…Acostumbrado a humillar a reporteros, diputados, senadores, funcionarios, médicos, pacientes, gente humilde y no ver a miles de cadáveres por Covi-19, Hugo López -Gatell, conocido en el bajo mundo como el Doctor Muerte… ahora si le colocaron el cascabel.

Antes de la sesión en el Senado, llegó como partiendo plaza. -Tenga cuidado, la gente está muy enojada. –Es papita para mí, dicen que dijo.

Lilly Téllez, Senadora ex de Morena y hoy del PAN, con voz a todo pulmón lo bautizó: “Pequeño virrey del país de las camas vacías y muertes en casa…Su barato modelo centinela, su incompetencia, su vulgar ambición, su arrogancia y vanidad se ha pagado con la muerte de seres humanos”

Y para que quedara huella caminó con pasos rápidos hacia el lugar donde estaba sentado y le entregó un cetro de mando…mientras el Senador de Morena Miguel Ángel Navarro, presidente de la Comisión de Salud, acorralado y sudando la gota gorda manoteaba para alejarla.

La Senadora Martha Márquez, del PAN, mientras tanto, sostenía atrás del tembloroso Doctor Muerte, una lona donde aparecía en caricatura cubriendo con un manto un montón de calaveras, donde se leía ¿Cuántos muertos van? ¡Los que usted diga Señor Presidente! “Exceso de Ineptitud” “Exceso de Soberbia”, se leía en otras cartulinas.

Poco antes, la senadora Verónica Delgadillo, de Movimiento Ciudadano, tras leerle la cartilla al inefable Doctor Muerte, exigió su renuncia por el “desastre de su manejo de la pandemia”.

Al inicio, la senadora Xochitl Gálvez, del PAN, fue interceptada por elementos de seguridad. Intentaron arrebatarle unas cartulinas que llevaba en las manos. Se produjo un forcejeo y gritos, mentadas de madre…En las cartulinas se tildaba de soberbio, mentiroso y criminal al Doctor Muerte.

En tanto la Senadora de Morena, Martha Lucía Mìcher Camarena, mejor conocida como Malú Mìcher, hacía ruidos como chachalaca. Y a veces se carcajeaba: “Ja, ja, ja… juar, juar, juar…!

Hasta que Lilly Tèllez, le ordenó: ¡Sálgase señora, no interrumpa, haga escándalo allá afuera, su lugar!

Ese es mi papel, poner orden, respondió el Senador Navarro, quien a esas alturas… la glucosa, colesterol y presión arterial los tenía hasta las nubes.

En eso, se acerca cautelosa la senadora Martha Márquez, para aplicarle gel en las manos y medirle la temperatura al Doctor Muerte, quien ya no sentía  lo duro sino lo tupido. Temblaban sus manos… dejó de tomar apuntes…

Y ya no aguantó más. El senador Miguel Ángel Navarro suspendió la sesión:  “No hay condiciones”. ¡No que no tronabas pistolita!, alguien gritó.

MIENTRAS TANTO….VIAJES DE DOÑA CARMEN Y BETY

Beatriz Gutiérrez Müller.

Erase en un reino populista… Doña Carmen Romano de López Portillo (QEPD), cada vez que viajaba al extranjero, que no eran pocas veces, se llevaba su lujoso piano Petrof de cola, sin faltar los pasteles del Globo, con una gran comitiva al puro estilo de Cleopatra.

Eran tiempos del delirante populismo. No había límites en gastos, demagogia, mentiras y ataques a la prensa…Hasta que quebró el país.

José López Portillo (QEPD) entonces poderoso presidente de México, no atendía ni en tiempo y menos en la vía amorosa a Doña Carmen. Entonces, le dio alas para viajar a los países que quisiera. Los pretextos abundaron.

En cierta ocasión, doña Carmen se hospedó en el lujoso hotel George V, pero al intentar ingresar su piano a su suite, no cupo por la puerta. Entonces hizo un escándalo y exigió al gerente tirar la pared, el costo lo pagaría sin importar el monto… Y sì, tiraron el muro para que cupiera su piano. Argüía que tenía que tocar todos los días. Los huéspedes huyeron por el escándalo.

Cuando concluyó el sexenio de López Portillo, en medio de una crisis profunda y lloriqueos en el Congreso de la Unión, los mexicanos creyeron que nunca, jamás habría otro gobierno populista, tan nefasto y ruin.

PEROOOOO cuarenta años después, llegó otro peor… Veamos.

Doña Beatriz Gutiérrez Müller, tal vez aburrida de Cancún, Acapulco y otros lugares turísticos de lujo, se fue a visitar -¿Con su familia?- a varios países europeos, sin cargo oficial. Sólo porque es la esposa del Presidente.

El pretexto era conseguir códices del siglo XVI y XVII y el penacho de Moctezuma, en calidad de préstamo. ¡Si cómo no!

Claro, Marcelo Ebrard preparó todo; se está jugando la presidencia. Hizo posible la audiencia con el Papa Francisco, a quien le solicitó el Códice Borgia y dos Códices Vaticanos, además le entregó una petición del presidente López Obrador, para que la iglesia católica pida perdón a los indígenas por el genocidio de la Corona Española, tema ya superado.

Al presidente de Italia, Sergio Mattarella le pidió el Codex Fiorentino y el Codex Cospi, prestados. Hummmm!

Y al presidente de Austria, Alexander van der Bellen, insistió en devolver el Penacho de Moctezuma, que contiene miles de plumas mismas que están unidas por anillos de oro. Imposible moverlo del lugar; se deshace.

Ninguna de las peticiones son viables, lo saben Marcelo y el Presidente. El pretexto, según parece, es presentar un nuevo show y ofrecerle un paseo a todo lujo por Europa a doña Bety, sin piano, claro, pero a cargo del erario público. ¡AHHH, LA DOLCE VITA!

unomasmega@gmail.com

www.entresemana.mx

www.misraicesdigital.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: