Veto parcial a cigarrillos electrónicos en EE.UU., ¿solución real?

Diony Sanabia* _____________

Washington (Prensa Latina).-  El Gobierno de Estados Unidos pretende prohibir las ventas de cigarrillos electrónicos con sabores, excepto aquellos de mentol y tabaco, en medio de una crisis por su desmedido consumo.

Sin embargo, grupos de salud pública están insatisfechos con el plan, al cual califican de miope e insuficiente para enfrentar el problema de manera adecuada.

La administración del presidente norteamericano, Donald Trump, informó el pasado 2 de enero la referida medida, que está prevista para entrar en vigor 30 días después de su anuncio, el próximo 1 de febrero.

Para el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, este país nunca vio surgir una epidemia de uso de sustancias tan rápido como la actual crisis de consumo de los mencionados productos por parte de los jóvenes.

Datos oficiales indican que dicha práctica, conocida como vapeo, provocó al menos 55 muertes y más de dos mil 500 afectados con lesiones pulmonares.

Muchos de los pacientes consumieron productos que contenían tetrahidrocannabinol, principal componente psicoactivo de la marihuana, advirtieron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Quienes critican la iniciativa gubernamental por sus limitaciones, también consideran que no detendrá el aumento del problema, expuso recientemente la publicación The Hill.

Puntualizó que los defensores de la salud pública acusan al jefe de la Casa Blanca de inclinarse ante los intereses políticos en un año electoral, en el cual tratará de garantizar su permanencia en el cargo hasta 2025.

El nuevo proyecto del Gobierno es un cambio importante de su promesa en septiembre último de prohibir por completo la venta de cigarrillos electrónicos con sabores, apuntó el medio.

Tal guía podría haber sido una victoria significativa para la salud de los niños y, en cambio, es una gran oportunidad perdida que aún dejará a los jóvenes en riesgo de adicción, manifestó en un comunicado la presidenta de la Academia Estadounidense de Pediatría, Sally Goza.

A su juicio, los menores de edad tendrán casi el mismo nivel de riesgo con la iniciativa que antes de su existencia, y eso, añadió, es una pena.

Goza y representantes de otros grupos como la Asociación Estadounidense del Pulmón, la Sociedad Estadounidense de Cáncer y la Campaña para Niños Libres de Tabaco señalaron que los adolescentes que eliminarán los sabores de menta o fruta pronto elegirán los de mentol si están disponibles.

Como la menta y el mentol (un derivado de la primera) ya son algunas de las opciones de sabor más populares entre los usuarios jóvenes, hay razones para creer que la preferencia por la segunda solo seguirá creciendo, consideró Gary Reedy, director ejecutivo de la Sociedad Estadounidense de Cáncer.

Décadas de experiencia con cigarrillos mentolados demuestran que ese sabor atrae a los menores, no hay justificación de salud pública para permitir su venta, afirmó Matthew Myers, presidente de la Campaña para Niños Libres de Tabaco.

Cuando funcionarios gubernamentales bosquejaron por primera vez sus planes en un evento en la Casa Blanca casi cuatro meses atrás, aseguraron específicamente que el mentol estaría prohibido.

Sin embargo, ese esfuerzo se detuvo después de que los defensores del vapeo y los cabilderos rechazaron la propuesta, y los asesores de la Casa Blanca dijeron a Trump que una prohibición total del sabor podría costarle votos.

La nueva medida no es una “prohibición” sino un anuncio que prioriza los poderes de aplicación de la ley de la agencia contra los productos de tabaco, apuntó en un comunicado la Administración de Alimentos y Medicamentos.

Precisó que se intenta equilibrar las preocupaciones de salud pública existentes a nivel nacional.

Mediante la iniciativa se excluirán los sabores líquidos de vaporizadores recargables que también se comercializan en tiendas especializadas de estas mercancías.

A diferencia de los cartuchos, que se usan comúnmente en dispositivos de cigarrillos electrónicos de la compañía Juul, los líquidos se utilizan en dispositivos de vapeo que poseen un tanque de depósito recargable.

Trump firmó el mes pasado la ley de gasto federal para el año fiscal 2020 y por la normativa se aumentó de 18 a 21 años la edad mínima permitida para comprar tabaco y cigarrillos electrónicos en todo el país.

“Vamos a proteger a nuestras familias, vamos a proteger a nuestros hijos, y vamos a proteger a la industria”, expresó el mandatario en vísperas de Año Nuevo, en unas declaraciones que diversas voces calificaron de contradictorias.

Comentó en noviembre último, en medio de discrepancias entre las empresas de cigarrillos electrónicos y los funcionarios de salud, preocupaciones acerca de que una prohibición de todos los sabores llevara a adolescentes y adultos al mercado ilícito y causara más decesos.

El presidente tendrá la culpa si las tiendas de vapeo de Estados Unidos se ven obligadas a cerrar sus puertas, subrayó el titular de la Asociación Estadounidense de esa práctica, Gregory Conley, en un correo electrónico al portal digital BuzzFeed.

Después de conocerse las intenciones iniciales del Gobierno, la industria del vapeo se alineó con grupos conservadores de libre mercado como Americans for Tax Reform para una campaña contra la prohibición.

Así, esa agrupación circuló una encuesta que mostró que los votantes en estados clave se opondrían a la reelección de Trump si avanzaba con el proyecto.

Como parte del intento de complacer a ambos bandos con este plan, Trump mantuvo, en el mejor de los casos, el statu quo, y en el peor, dio luz verde a las compañías para atacar a los niños, estimaron expertos.

En opinión de los CDC, la nicotina, tanto en los cigarrillos regulares como en los electrónicos, resulta adictiva.

Otros ingredientes en estos últimos, especificaron, incluyen partículas muy finas que pueden llegar a los pulmones, y metales como níquel y plomo, desencadenantes de disímiles dolencias.

Unos cinco millones de jóvenes de todo el país consumen tales productos y una cuarta parte de ellos son educandos de secundaria, puntualizaron hace unos meses esas entidades del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

*Corresponsal de Prensa Latina en Estados Unidos.

Print Friendly, PDF & Email

You must be logged in to post a comment Login

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes