Ulan-Ude y los secretos de la tecnología rusa

Antonio Rondón * _______________

Ulan-Ude, Rusia (Prensa Latina).- Rusia busca afianzarse como puntero en la tecnología aeronáutica en el orbe y para ello cuenta con fábricas como la de Ulan-Ude, donde se construyen versiones del helicóptero pesado más vendido: el MI-8.

La fábrica de Ulan-Ude, del holding Helicópteros de Rusia, incluido a su vez en el consorcio estatal Rostej, constituye una fiel demostración de la efectividad, racionalización, de avances tecnológicos y de eficiencia en una producción con cliente dirigido.

En agosto de este año, el presidente Vladimir Putin anunció que uno de los propósitos principales de la ciencia nacional era convertir a Rusia en líder mundial en la esfera tecnológica, para lo cual consideró necesario trabajar desde ya con jóvenes especialistas y técnica novedosa.

Una de las vías para lograr tales propósitos sería involucrar a las empresas del complejo militar-industrial, con una producción superior al 15 por ciento del total destinado a productos para la vida civil, donde se apliquen las nuevas tecnologías ya empleadas en equipos de guerra.

La fábrica de Ulan-Ude pareció estar preparada para la tarea planteada por Putin, pues sus productos poseen carácter dual y con solo algunas transformaciones pueden servir para la vida militar o para aplicarlo con propósitos civiles.

Situada en la república de Buriatia, fronteriza con Mongolia, la fábrica hace 80 años surgió como una especie de base de reparaciones aéreas, pues estaba en medio de la Taiga y contaba con el principal material para construir los aeroplanos de entonces: la madera.

Pero, tras iniciarse la Gran Guerra Patria fue convertida en uno de los principales centros de producción de aviones de combate.

En la década de 1960 comenzó la fabricación de su principal producto fuerte, es decir, los helicópteros de la marca Mil, por el apellido del ingeniero soviético Mijail Mil.

Leonid Belij, director de la fábrica en esta ciudad, capital de Buriatia, declaró a Prensa Latina que cuando recibió la Medalla del Trabajo de Rusia, le agradeció a Putin el haber permitido continuar la producción aún en estos meses de pandemia de Covid-19.

Nosotros nunca paramos la producción, apuntó, pero para ello aplicamos estrictas medidas de seguridad, como el uso de máscaras y guantes de forma obligatoria, el empleo de antisépticos, mientras los visitantes requieren de una prueba para descartar la existencia de casos positivos.

En sus más de 200 hectáreas, incluidos unos mil 200 metros cuadrados de área productiva útil, donde trabajan unos cinco mil empleados, se fabrican 24 modificaciones de los helicópteros MI-8AMT (MI-171E), MI-171, MI-171A2 y MI-17SH, presentes en más de 40 países del mundo.

Belij declaró a Prensa Latina que el MI-171A2 ya pasó el proceso de certificación en América Latina. Antes de eso exportábamos a esa región helicópteros de diferentes modificaciones, incluidos los de transporte, constató el director de la mencionada fábrica.

Además, incluyó a Latinoamérica entre los mercados de mayor perspectiva para la producción de la fábrica de Ulan-Ude, a lo que se suman China y el Medio Oriente, en especial, los Emiratos Árabes Unidos.

Los pedidos más fuertes en América Latina son los de Perú y México, declaró Belij, con 20 años al frente de la fábrica de Ulan-Ude que cuenta con su propio instituto de formación de cuadros y un pabellón para la instrucción de ingenieros y pilotos, incluido un simulador.

Recordó el ejemplo de grandes inundaciones en México, donde los demás países demandaron condiciones como hangares y pistas especiales para sus aparatos, mientras los rusos estuvieron casi dos semanas en autonomía.

Mencionó Belij en ese sentido que Rusia implantó un récord Guinness al mantener con esa autonomía de trabajo a los referidos aparatos MI-8T.

En un recorrido por los talleres y hangares de la citada empresa, con 80 años de experiencia laboral, salta a la vista la modernización puesta en práctica apenas hace un año para automatizar los procesos productivos, mientras la mano de obra dominante es de jóvenes.

De hecho, un modelo como el helicóptero civil ligero KA-226T fue elaborado totalmente en formato digital, por lo que todo los planos y dibujos técnicos para organizar el ensamblado de las piezas se realiza mediante esquemas computarizados.

Lo más habitual en ese último caso es observar cómo el tecnólogo, directamente en el proceso de producción, puntualiza con mediciones digitalizadas la preparación de los componentes para el ensamblaje, incluso con aparatos de dirección láser.

De acuerdo con el ingeniero principal de la referida fábrica, Serguei Solomin, entre los proyectos perspectivos están el MI-171A2 que ya se fabrica y se vende, aunque ahora en una versión más moderna, con tanques de combustible adicionales.

Además, la forma de situar las aspas en esa construcción permite economizar el 20 por ciento del combustible, con relación a anteriores versiones, comentó Solomin.

Los motores del helicóptero MI-171 se hacían en Ucrania, pero luego de 2014, cuando Rusia aceptó el reingreso de Crimea a su jurisdicción, tras un referendo, Kiev dejó de suministrarlos, por lo que la empresa ODK Klimov de San Petersburgo se encarga de fabricar los motores VK-2500-03.

Por otro lado, el MI-171A3 posee un nuevo tipo de fuselaje, sus pruebas concluyen en breve para elaborarlo en serie en 2021, mientras que el proyecto «Construcción 240» es un dron perspectivo ultramoderno que se espera pueda fabricarse en el próximo lustro, afirmó.

Al respecto, Belij indicó que en el caso de ese aparato perspectivo, los especialistas jóvenes propusieron hacer algo rápido, por eso presentamos ese proyecto en la feria Army-2020 y encontramos apoyo para su producción. Terminamos el prototipo e iniciaremos las pruebas, apuntó.

De cualquier forma, adentrarse en el epicentro de cambios tecnológicos en Rusia como en la fábrica de Ulan-Ude, con más de ocho mil aparatos aéreos fabricados, permite conocer las razones de la posición privilegiada en el mercado mundial de uno de los cinco componentes de Helicópteros de Rusia.

*Corresponsal jefe de Prensa Latina en Rusia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: