Turismo: Mausoleo cubano Tercer Frente

Roberto F. Campos _________

 La Habana (PL).-  En una elevación oriental,  el Mausoleo del III Frente, en Santiago de Cuba, recibe hoy a numerosos turistas deseosos de comprender mejor a las personas de esta isla y su devenir histórico.

 Pese a lo apartado del lugar, hasta allí peregrinan sobre todo canadienses y europeos, junto a cubanos, interesados en saber algo más acerca de las luchas guerrilleras en este país.

Mausaleo cubano III Frente.
Mausaleo cubano III Frente.

 El interés adicional radica en que en el promontorio del monumento  descansan los restos del comandante guerrillero Juan Almeida Bosque (1927-2009), uno de los más cercanos colaboradores del líder cubano Fidel Castro.

 El Mausoleo a los Héroes del III Frente Doctor Mario Muñoz Monroy se encuentra en un lugar muy apartado y bello a la vez, en la Sierra Maestra, precisamente en los escenarios de guerra de 1956 a 1959, cuando triunfó la Revolución Cubana, explicó la guía Dorisbel Ramos.

 HISTORIA A CADA PASO

 La especialista comentó que cada día se incrementan las visitas de extranjeros, muchos de paso en caminatas de cara al turismo de naturaleza, y otros en busca de detalles sobre las principales figuras de este país.

 Narró que el lugar era un potrero, propiedad de Rafael Cruz, área que pasó al estado cubano debido a la reforma agraria.

 La relevancia del sitio data del 26 de Julio de 1957, cuando miembros del movimiento rebelde, con base en el poblado cercano de Maffo, izaron su bandera con un madero de guácima (árbol de la región), burlando a los soldados del área.

 Aquella bandera fue llevada por una mujer, Esperanza Cabrera,  junto con su hermano Reineris, y ondeó a los 155 metros de altura de la elevación.

 El lugar fue posteriormente centro del frente guerrillero al mando de Almeida, por todo lo cual se levantó allí el conjunto escultórico creado por el artista Evelio Leucoris, en el aniversario 25 de la creación de la agrupación guerrillera, fundada el 6 de marzo de 1958.

 Leucoris empleó la técnica de molde de cinco figuras en representación de la vida en la Sierra Maestra, con dos siluetas que miran hacia atrás para simbolizar una retaguardia siempre protegida.

 Además, dos guerrilleros se sujetan hacia el frente simbolizando a los hermanos Víctor y Onelio Díaz, uno de los cuales murió al intentar auxiliar al otro en un combate el 4 de junio de 1958, en tanto que la quinta figura erguida marca los ideales revolucionarios.

 En el monumento  se elevan dos banderas: la cubana y la del 26 de Julio, representativa  de la que se izó allí en la referida ocasión.

 A los pies de la escultura se encuentra un recinto funerario, donde se conservan los restos de los combatientes de ese frente y las mujeres que colaboraron en el empeño.

 Los constructores conservaron el entorno natural como homenaje adicional a la vegetación y a la geografía de la zona, con plantas de café y flores.

 Como parte del Mausoleo, aparecen seis palmas reales, árbol nacional cubano, para regular la luz y la sombra; y que indican el número de provincias en las que se dividía entonces el país, demarcación que pasó a 14 a partir de 1976 y a 15 desde enero del 2011, en ambos casos con la existencia del municipio especial Isla de la Juventud).

 Hasta el Monumento existen 23 peldaños, con flores de Califa roja a ambos lados, como símbolo de la sangre, a lo largo de una escalera que ondula para representar el recorrido de aquella sobre la tierra.

 En un soterrado, dedicado a las mujeres, aparece enterrada Apellinaría Bisset, de origen haitiano, quien entregó todas sus pertenencias a Almeida, como apoyo para la causa revolucionaria.

 El conjunto lo ilumina una llama eterna, calificada por la guía como única del país, por su forma y su estructura.

 La colina se encuentra frente al pueblo Cruces de los Baños, donde antes de 1959 solo existían ocho casas, un lugar para peleas de gallos de lidia, un almacén para café y un bar.

 En la actualidad, es el poblado cabecera del municipio III Frente, que cuenta con ocho consejos populares y cerca de 30 mil habitantes.

 Se nombra Cruce de los Baños debido al trasiego de caminantes de paso hacia otra localidad con baños medicinales nombrada San Fermín, muy cerca de la colina.

 Debido a su historia, el promontorio del III Frente presenta cada día más atractivos para los viajeros, que pueden dialogar con los campesinos de la zona y conocer un escenario muy interesante por su historia y su naturaleza.

 * Periodista de la Redacción de Economía de Prensa Latina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: