Trinidad de Cuba: los añejos nombres de sus calles

Mayra Pardillo Gómez * ______________________

Trinidad, Cuba (Prensa Latina).-  La tercera de las siete primeras villas fundadas por los conquistadores españoles en la isla, Trinidad de Cuba, conserva los nombres antiguos de sus calles junto a las actuales denominaciones.

En su mayoría responden al santoral católico como San Procopio, San José, Santa Ana y Santo Domingo, así como del Cristo, aunque también pueden verse los referidos a la flora como Real del Jigüe, Lirio Blanco, Guásima, Jurabaina, Tamarindo y Aguacate (aparece asimismo como callejón).

Otras tantas recuerdan momentos difíciles en la vida como Desengaño, Angustias, Olvido, Soledad o Amargura, o de instantes en que triunfan el optimismo y otros valores como Perseverancia, Concordia, Constancia, Esperanza, Luz, Lucero y Lealtad.

Hasta los que puede llevar una mujer o tener un significado religioso: Gloria, Mercedes, Carmen, Rosario, Rosa, Candelaria, Dolores y Encarnación.

También los hay tan simpáticos como los denominados Charco de las Piedras, Gracias, Boca, Buen Retiro, Pimpollos, Salsipuedes y Pólvora, o los que indican algún oficio, en uno de los casos el de Torneros.

Como todo tiene un final, existe una calle que se llama Término.

Y aunque los simpáticos o llamativos no sean algo particular de Trinidad -los exhiben La Habana y Sancti Spíritus, entre otras localidades- en la Ciudad Museo del Caribe los que perduran tienen un encanto especial y un sello de identidad.

Trinidad está considerada entre las urbes coloniales más bellas de Latinoamérica y sus calles tienen mucho que ver en ello.

En el libro La Trinidad embrujo del Nuevo Mundo, del escritor y periodista Raúl García Álvarez, se menciona que la “calle Jesús María no es un homenaje a la Sagrada Familia, sino a un negro vendedor de la Plaza del Mercado de Paula”.

Igualmente argumenta que “en la calle San Procopio, abierta en el último cuarto del siglo XVIII, vivía un zapatero, tallador aficionado, cuyo nombre era Procopio Arranzola, y de cuyas manos salió San Procopio, el santo de su devoción”.

“El callejón de la Aurora cambió su nombre por el de Desengaño, debido a que por él subían hasta la Parroquial Mayor los cortejos fúnebres para cumplir con el santo deber de dar sepultura al fallecido (…) Boca se le llamaba al camino que conducía al embarcadero”.

“El callejón Salsipuedes tomó tal calificativo por lo difícil y tortuoso de su tránsito”, apunta.

Sin embargo, si hay un nombre que distingue específicamente a Trinidad, es el de la vía Guaurabo, denominación de un río cargado de historias y leyendas.

SIMILITUD CON OTRAS CIUDADES

Mientras, en el siglo XVII las principales vías de la villa del Espíritu Santo -la cuarta fundada por los españoles en Cuba- eran la Calle Real (Independencia), San Francisco (Máximo Gómez), Ángel (Honorato), Amargura (Pancho Jiménez), San Rafael (Céspedes) y Llano (Antonio Rodríguez).

Y aunque muchos nombres antiguos se mantienen, será muy difícil -para no ser absolutos- que alguien llame a Independencia, una de las arterias más extensas y céntricas de Sancti Spíritus, por su nombre antiguo, es decir Real.

Sin embargo, Santa Ana, San Cristóbal, San Arcadio y San Luis siguen en el imaginario del espirituano y de todo aquel que lleve un tiempo viviendo en Sancti Spíritus, la única ciudad de Cuba que conserva su nombre en latín.

La Habana, capital del país, repite en sus calles los de Jesús María, Aguacate, Ánimas, Lealtad, Carmen y San Rafael, por citar solo algunos ejemplos.

La centro sureña ciudad de Trinidad fue fundada en enero de 1514 por Diego Velázquez de Cuéllar y declarada en 1988 por la Unesco, junto al Valle de los Ingenios, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

En 2018 recibió el título de Ciudad Artesanal del Mundo, que otorga el Consejo Mundial de Artesanías, avalado por sus ancestrales prácticas en cerámica, deshilado y bordado. Naciones como China, Irán, Chile y Dinamarca ostentan el prestigioso título mencionado.

Asimismo, en 2019 Trinidad y La Habana ingresaron a la Red de Ciudades Creativas de la Unesco, en las categorías de artesanía y artes populares.

Con motivo del aniversario 506 de la fundación de Trinidad, el pasado enero, fueron reparadas varias de sus calles empedradas, que le dan ese toque indiscutible de antigüedad.

Los añejos calificativos de las calles en Trinidad y otras localidades de la isla caribeña permanecen en la memoria popular, con un especial arraigo que ni el paso del tiempo puede borrar.

*Corresponsal de Prensa Latina en Sancti Spíritus.

You must be logged in to post a comment Login

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes