Tierras raras, una reseña de una posible discordia

Joel Michel Varona* _________________

La Habana, (Prensa Latina).-  Los grandes protagonistas de la escena política internacional mantienen un duelo permanente por el control  del  comercio mundial, y ahora, las llamadas Tierras raras pudieran convertirse en nuevo motivo de discordia.

Las Tierras raras son necesarias para producir diversos  artículos modernos de alta tecnología, incluyendo teléfonos inteligentes, chips, ordenadores y hasta fuselajes de aviones de combate.

Recientemente, el senador republicano de Estados Unidos, Ted Cruz propuso un proyecto de ley que busca sustituir las importaciones de estos valiosos elementos para la industria militar del país.

Tal propuesta devela que Washington quiere reducir su dependencia de las tierras raras provenientes de China.

Algunos expertos consideran que la Casa Blanca está acostumbrada a usar su propia tecnología como arma política para chantajear a otros países y temen -algo poco probable- que su gran adversario asiático les pague con la misma moneda.

China desarrolló esta industria y en estos momentos, según varias estimaciones,representa entre el 70 y el 90 por ciento  de los suministros en el mundo de estos elementos.

De lo anterior dicho, la esencia ya es bien conocida, pero para muchos el término de Tierras raras, le resulta desconocido pero se trata del nombre común de 17 elementos químicos: escandio, itrio y los 15 elementos del grupo de los lantánidos (lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio,  samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio).

Hay que señalar -precisan los expertos- que en esta clasificación no se considera la serie de los actínidos.

Aunque el nombre de Tierras raras podría llevar a la conclusión de que se trata de elementos escasos en la corteza terrestre, algunos elementos como el cerio, el itrio y el neodimio son abundantes.

De acuerdo con la literatura consultada, se las califica de “raras” debido a que es muy poco común encontrarlos en una forma pura, aunque hay depósitos de algunos de ellos en todo el mundo.

El término “tierra” no es más que un vocablo arcaico que hace referencia a algo que se puede disolver en ácido. Dicho de otro modo, “tierra” es una denominación antigua de los óxidos.

Estos elementos tienen su historia y diversos usos, como por ejemplo el Lantano, vocablo griegolatín y significa “escondido”, ya que se oculta en el conocido  mineral Cerio, y es utilizado en electrodos de baterías, lentes de cámara y catalizador de craqueo catalítico de fluidos para las refinerías de petróleo.

El Cerio es llamado así en honor al planeta enano Ceres, que a su vez nombrado así en honor a la diosa romana de la agricultura.

Este es un agente oxidante químico, un polvo para pulir, dar colores amarillos en vidrio y cerámica, y es también catalizador para hornos autolimpiables.

El Praseodimio, su nombre proviene del  griego prasios didymos,  (gemelo verde). Según los especialistas el praseodimio y el neodimio se descubrieron juntos y por eso se les llamó gemelos.

Es utilizado como material de núcleo para lámparas de arco de carbono, colorante en vidrios y esmaltes, además de aditivo en vidrio de didimio usado en gafas de soldadura.

En tanto, el Promecio es nombrado así en  honor a Prometeo,  y puede verse en la fabricación de baterías nucleares y pinturas luminosas.

Otro integrante de gran cuadro de las Tierras raras es el Samario, cuyo nombre se lo debe  al ingeniero de minas ruso Vassili Samarsky-Bykhovets, y el mismo es utilizado en láseres, capturas neutrónicas y barras de control de reactores nucleares.

Para la obtención de fosforescentes rojos y azules, lámparas de vapor de mercurio y fluorescentes, también se recurre al Europio, elemento que  rinde honores al llamado viejo continente.

En homenaje al investigador a Johan Gadolin (1760-1852),  se le otorgó el nombre a un elemento de las Tierras raras  conocido como Gadolinio, con el que se fabrican vidrios de alto índice de refracción, tubos de rayos X, memorias de computadora, y  agentes de contraste para resonancia magnética, entre otros usos.

Las Tierras raras -que van camino a convertirse en una nueva discordia -son las materias primas de la economía digital, pero  para algunos no son ni tierras, ni raras, y el problema es que estos materiales se encuentran en masas de rocas  bastnasita y monacita y son muy difícil separar del resto.

* El autor es reportero de la redacción de Ciencia y Técnica.