Tal cual

¿Y los miles de Aylan Kurdi muertos en la frontera Mexico-EU?

Luis Carlos Rodríguez González __________

La imagen es impactante, nadie lo niega y tal vez sea la fotografía del año por las repercusiones mundiales que tiene: el cuerpo boca abajo y sin vida del menor sirio de tres años Aylan Kurdi,  con sus pequeñas manos extendidas, con su camiseta roja y su pantaloncito azul, sobre las arenas de una  playa de Turquía.

La fotógrafo turca Nilufer Demir no dudo en tomar la impactante imagen que muestra el drama de la migración la población de Siria y otras naciones asiáticas y africanas hacia Europa. Ello provocó un debate incluso en los medios europeos sobre la pertinencia de publicar o no la gráfica.

aa

Medios de comunicación como la BBC de Londres  se inclinaron por no publicar la foto donde se aprecia a Alan completamente. El diario inglés The Independent la colocó con amplio despliegue en su primera página.

Líderes europeos y organizaciones no gubernamentales lamentaron el caso.  Nicole Itano, de la organización “Salven a los Niños” apuntó: «Mi primera reacción fue: Dios mío, ese pudo ser mi hija, tiene el mismo color de cabello y las piernas rellenitas».

En México,  medios de comunicación, columnistas y las redes sociales entraron al debate sobre la imagen que recorrió  por las primeras planas, el Facebook, Twitter, You Tube y otras plataformas hablando de la deshumanización del mundo, del drama de la migración, de las políticas de los países hacia este éxodo de refugiados.

Pero nadie volteó al sur o al norte de México, con sus niños migrantes, mexicanos y centroamericanos que viven tragedias terribles. No en los últimos años, desde hace más de una década, con más de 1,000 infantes, algunas cifras hablan de 1,800, que han fallecido en su intento de cruzar hacia Estados Unidos.

Un estudio del Colegio de la Frontera Norte, elaborado por el investigador Guillermo Alonso, reveló que tan sólo de  1993 a 2013 fallecieron 9 mil migrantes, la mayoría de ellos mexicanos, en la frontera con Estados Unidos. De esos muertos, entre 20 por ciento y 30 por ciento son mujeres, es decir entre 1,800 y 2,500.

Entre el 10 por ciento  y 20 por ciento de esos 9 mil migrantes fallecidos son menores de edad. Es decir entre 900 y 1,800 niños, la mayoría mexicanos, con nombre, apellido y rostro. Más los acumulados en los últimos dos años, cuando se han incrementado los decesos de acuerdo con el Forense de Pima, en Arizona.

La mayor parte de los restos de estos niños y obviamente adultos, reposan en fosas comunes de Arizona, Texas o California, luego de morir en calidad de desconocidos en el desierto o ahogados en el Río Bravo.

La diferencia con el pequeño Aylan Kurdi es que estos niños michoacanos, oaxaqueños, chiapanecos, zacatecanos, mexiquenses o de cualquier entidad mexicana no hay un fotógrafo o un periodista que cuenta todas y cada de esas historias.

Una osamenta de un menor migrante mexicano o centroamericano encontrado en el desierto de Arizona no causa el mismo efecto de lo ocurrido en estos días en Europa.

El genocidio de la frontera México-Estados Unidos no tiene los reflectores. Son ángeles migrantes que no tienen quien  cuente su tragedia y mucho menos su muerte. Sólo algunas organizaciones estadunidenses como “Colibrí Center” buscar rearmar su historia, reunir a las familias con sus muertos.

Al gobierno de Estados Unidos no le interesa porque es cuestionar su sistema de seguridad fronteriza. Al de México, mucho menos, es el fracaso de su sistema social, educativo. El fracaso del Estado.

Hay una dosis de hipocresía en la clase política mexicana. Seguramente esta semana diputados y senadores pronunciarán discursos lamentando el caso del niño sirio. También en la sociedad mexicana  nos gusta voltear a otro lado, lamentarnos en el Facebook de lo que ocurre muy lejos y no reconocer la tragedia migratoria que se vive no sólo en la frontera norte, también el infierno que viven los niños centroamericanos en México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: