Sospechosismo

Los mochos y los moches

.-  Ante la descomposición del PAN, Ricardo Anaya sentenció que todo panista corrupto, será expulsado.

.- Los altos funcionarios azules, olvidaron sus principios religiosos y la doctrina de los fundadores.

Rigoberto Espejo __________

 El Partido Acción Nacional se formó en 1939, encabezado por Manuel Gómez Morín, apoyado con ciudadanos que no vivían de la política; asumieron esa responsabilidad como un ejercicio moral.

Entre quienes apoyaron en la fundación del PAN, fueron Efraín González Luna, Aquiles Elorduy, Luis Calderón Vega, (padre de Felipe Calderón) Francisco Fernández Cueto, Alejandro Ruíz Villaloz y Rafael Preciado Hernández, entre otros

Manuel Gómez Morín.
Manuel Gómez Morín.

Sus primeros años fueron afines a la ideología humanista y muy apegados a la Doctrina Social de la Iglesia Católica, su doctrina lo posicionó a la extrema derecha de la política.

Pero al arribar al gran poder, evidenciaron su ausencia de habilidades políticas; las buenas conciencias fueron desplazadas por la ambición, el lucro y desde luego, la corrupción.

Durante doce años actuaron con toda impunidad, la cúpula ignoró los avisos de alerta, las acciones de latrocinio se dieron a conocer a lo largo de “la docena trágica”, en alusión directa a los periodos sexenales de Vicente Fox y Felipe Calderón.

En los doce años azules, los funcionarios panistas actuaron con total impunidad.

Uno de los que recibieron más difusión fue el de Roberto Gil Zuarth, ex secretario privado de Calderón, y ahora senador de la República a quien se señaló de haber recibido una suma millonaria para hacer posible la instalación de casinos en beneficio de ciertos empresarios, desde luego de origen azul.

Pero no es el único, el  tráfico de influencias alcanzó dimensiones insólitas. Desde los primeros meses del sexenio de Fox, en ayuntamientos y algunos estados de la República, gobernador por el panismo, se acreditaron, prácticas como el nepotismo y manejos irregulares de los recursos públicos, debido a la voracidad y falta de escrúpulos de los otrora persignados panistas.

A unos meses de que el Partido Acción Nacional perdiera la Presidencia de México, comenzaron a conocerse casos de corrupción, como el del ahora presidente del senado, Roberto Gil Zuarth y del ex director de Pronósticos Deportivos, Jesús Villalobos López, ex director de finanzas del ISSSTE y director de Pronósticos Deportivos.

El primero de ellos, Gil se le señaló de haber recibido un “moche” de 800 mil dólares, en el año 2011, para garantizar la apertura de casinos de manera irregular. En ese tiempo, era secretario particular de Calderón Hinojosa

Quien reveló esa “irregularidad”, fue Talía Vázquez, ex esposa del empresario casinero Juan Iván Peña Neder, quien cobró  como coordinador de asesores del entonces subsecretario de Gobernación, Abraham González.

Peña Nader fue uno de los beneficiados por la apertura de los casinos,

A su vez el ex director de Finanzas del ISSSTE y también ex director de Pronósticos Deportivos, Jesús Villalobos López, fue inhabilitado por 10 años y castigado con una multa de 161 mil pesos por haber dispuesto, en su propio beneficio, de recursos del erario.

En del sexenio panista previo, el de la “pareja presidencial”  de Vicente Fox y de Martha Sahagún,  los hijos de ésta Manuel, Jorge Alberto y Fernando Bribiesca Sahagún, aprovecharon la relación marital de su mamá  con el Presidente Fox  para llevar a cabo múltiples negocios millonarios.

Asimismo, en los estados en los que el Partido azul fue gobierno, también se dieron casos de nepotismo y corrupción.   Olvidaron su tendencia confesional y de santurrones.

Olvidaron el estado laico y demostraron su ausencia de escrúpulos, para obtener grandes beneficios.

En las entidades donde el PAN llegó al poder, se dieron las mismas “ocurrencias”; nepotismo, tráfico de influencias, peculado.

Chihuahua, donde Francisco Barrio Terrazas llegó al Palacio de Gobierno en 1992, hizo  negocios al amparo del poder, dejó pendientes las cuentas públicas de tres años y permitió toda clase de saqueos por parte de sus funcionarios.

Fox, en su infinita sabiduría lo designó secretario de la Contraloría y Desarrollo Administrativo.  Es decir, un corrupto para combatir a los corruptos.

En el colmo de su ambición Barrio pretendió ser Presidente de la República, desde luego no lo logró; su premio de consolación fue ser enviado como embajador de Canadá.

Ante la putrefacción del PAN, el nuevo presidente del partido azul, Ricardo Anaya Cortés, conocido como “el cerillo”, prometió y sentenció que todo panista que cometa actos de corrupción, será expulsado del partido.

Propuso además que se aplicará tolerancia cero e investigará a fondo todas las denuncias del pasado reciente, entre ellas los llamados “moches”.

Al presidente azul le espera una tarea de Hércules, debido a la que lista de corrupción entre los panistas es más larga que un día sin pan.  A lo lejos se escuchó una voz  “ánimo Montana”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: