Sobornos y videos

Aunque pese

Salvador Martínez G. ______________

Dicen que la política es una intensa batalla sin armas de fuego, pero sí con mucha guerra sucia, como la que desde hace muchos años se ha empleado contra luchadores sociales, especialmente de izquierda.

Desde aquellos videos exhibidos por Carlos Ahumada, en complicidad con su entonces pareja sentimental, Rosario Robles; el panista Diego Cervantes de Cevallos, y Televisa, con los que se puso una trampa a René Bejarano, al ser grabado en el momento de recibir fajos de dinero, hasta los hoy presentados en los que Pío López Obrador, hermano del Presidente de la República, recibe algunas cantidades, la intensión es acabar con una lucha política, más que exhibir un acto irregular.

A diferencia de lo dicho en una denuncia judicial por el ex director de PEMEX, Emilio Lozoya Austin, en el que mencionan a por lo menos 17 altos funcionarios (incluidos dos ex presidentes) de las últimas administraciones como actores de un entramado de corrupción en contra de México y en perjuicio de todos los mexicanos, la escenificada por Pío, es peccata minuta.

Desde luego que también debe ser investigado y castigado en su caso, porque todo acto ilegal debe correr la misma suerte, aun cuando haya gran distancia entre uno y otros hechos.

La oposición panista, primero, seguida de la perredista, aprovechó los videos de Pío para entablar una demanda ante el INE para aclarar el origen y destino de un millón 400 mil pesos, que ya se dijo fueron aportaciones ciudadanas al trabajo político de Morena.

La intención panista y perredista no es el esclarecimiento de un ilícito, ni su presumible castigo, sino simplemente decir a la ciudadanía que todos son iguales, para buscar rescatar algunos votos en la próxima contienda electoral de 2021, en la que pocas esperanzas tienen, porque pese a todo, Morena mantiene las simpatías mayoritarias de acuerdo a todas las encuestas.

SUSURROS

Y hablando de Morena, por fin y obligados por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, habrá de elegirse una nueva dirigencia bajo el método de encuesta abierta a toda la ciudadanía lo que claramente favorece al diputado Mario Delgado, el más popular y mejor recibido de todos los aspirantes.

La mayor perdedora puede ser Bertha Luján y su grupo, en el que participa el actual dirigente interino morenista Ramírez Cuellar, quien no contuvo la rabieta al ver impedidos sus deseos contrarios a los estatutos y lo ordenado previamente por el INE, de mantenerse en el cargo hasta pasadas las elecciones intermedias del 21.

Ante la resistencia de los actuales dirigentes interinos de Morena, será el INE el responsable del proceso electoral del que saldrá el nuevo comité nacional del partido en el poder en un periodo de suma importancia, la selección de candidatos a puestos de elección popular en los comicios más grandes de la historia del país.

salvadormartinez@visionmx.com

Twitter: @salvador_mtz

www.entresemana.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: