Sin línea

Descoordinados preventivos y federales a punto de matarse

José Sánchez López __________

ANTES de entrar en materia, debo puntualizar que no pretendo generalizar con el siguiente relato, protagonizado por policías.

Es justo reconocer que con escasas, pero de veras, muy escasas excepciones, hay policías buenos, de esos raros garbanzos de a libra que abrazaron la carrera por vocación, con verdadera entrega, pero desgraciadamente son los menos, habría que recordar que cada vez que se descubre un grupo delincuencial resulta que está involucrado un elemento activo o un ex policía que muchas veces son los cabecillas y ni qué decir de los grandes narcos que primero fueron policías y después capos.

aa

El caso que nos ocupa es el de un enfrentamiento entre preventivos y federales que pudo haber culminado en tragedia, a causa de policías carentes de criterio y ensoberbecidos de su escaso poder.

Resulta que como en los viejos tiempos, la federal todavía trabaja con “madrinas”, de esos que dice que ya no hay.

Dicha corporación había recibido el “pitazo” de que la farmacia situada sobre la avenida Montevideo casi esquina con Unión, en la colonia Tepeyac, en realidad operaba como una de tantas “narcotienditas”.

Enviaron a un “16”, (así se les llama también a los ayudantes que no son policías), a comprar droga, mientras que los federales se mantenían vigilantes, pero el “madrina” fue descubierto y asesinado a balazos por dos tipos de la farmacia.

Ante lo sucedido, los federales trataron de detener a los homicidas, pero simultáneamente llegaron los preventivos, “les ganaron el jalón” y los ubicaron también como narcotraficantes.

Y es que, sabe usted, por esas cosas que no se dan en la PGR, y menos ahora que está en manos de la jurista, ARELY GOMEZ GONZALEZ, las credenciales de los agentes federales ya están vencidas, son caducas, lo que se prestó a que dijeran que eran falsificadas, así que cuando menos una docena de “azules”, se cargaron a los tres federales.

Claro que antes les aplicaron el tratamiento “científico”, obligado para todo aquél que parezca, aunque no lo sea, delincuente.

La táctica en pleno del agandalle y el montonaje.

Los presuntos narcomenudistas y los federales, todos “maraqueados”, terminaron en el Sector de la Policía Preventiva en la Gustavo A Madero, listos para seguir siendo “interrogados”.

¡Ah! pero no le pegaron a un perro.

Al enterarse los federales del agravio, fueron en busca de sus compañeros. Había que regresar por la revancha.

Llegaron al mismo cuartel de los uniformados, rescataron a sus compañeros y se llevaron a dos “azules”—los demás corrieron–, a los que les dieron una golpiza similar a la que recibieron los federales.

Como se estila, los preventivos pidieron apoyo, aplicaron la estrategia “TB” (todos en bola) y en cuestión de minutos no menos de 200 patrullas cercaron las instalaciones de la PGR, en Camarones, Azcapotzalco, mientras sobrevolaba un helicóptero, y amenazaron con entrar a sangre y fuego por sus compañeros.

Todo esto, aderezado con insultos, mentadas de madre, dos que tres manazos y pataleos.

Lo alarmante fue cuando comenzó a escucharse como los policías, de uno y otro bando, cortaron cartucho.

Todo presagiaba una tragedia, en cualquier momento a alguien se le podía ir un tiro y se hubiera desencadenado la balacera.

Afortunadamente llegaron a tiempo LUIS ROSALES GAMBOA, subsecretario de la SSPDF y Tomás Zerón de Lucio, director de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR.

Lógicamente, los jefes no se enfrentan, dialogan, negocian y luego de breve charla, tranquilizaron a sus huestes y finalmente cada quien se fue “con su golpe”.

Qué bueno, porque de haberse desatado la balacera, júrelo que alguien o algunos, ajenos a la trifulca de los policías, también hubieran salido lastimados, aunque cabe la reflexión de que hubiera sido una acción “profiláctica policial”. ***

A propósito de la PGR, hay un medio millar de federales con más de 20 años de servicio, a los que no se les respeta su antigüedad, no se les da oportunidad de superarse, se les margina porque, dicen, “ya están maleados y pueden contaminar a los demás” y son jovencitos con cursos al vapor los elegidos para ascender.

Se trata de agentes que ya desean irse de la institución, pero con un retiro voluntario, quieren salir bien, por lo que hacen un llamado a la procuradora ARELY GOMEZ GONZALEZ para que intervenga.

Si son elementos sin posibilidades de llegar más lejos porque la misma institución no se los permite, lo mejor es que se les dé la oportunidad de que se retiren de una manera digna.***ENTRE POLICIAS TE VEAS.*** AU REVOIR.

joebotlle@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: