Sigue el alza de precios

Casi se están cumpliendo dos años de AMLO

.- La Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes reportó que en lo que va del presente año el precio de productos de la canasta básica se incrementaron hasta un 8.25% en promedio, en comparación al año pasado.

Aldo Bonilla Chávez _______________

Justo cuando nos encontramos a unos días de que se cumplan dos años del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la situación del país luce cada día peor, son millones los que han perdido sus empleos, miles de industrias y comercios que han cerrado, más de cien mil muertos por el COVID y más de 60 mil por la violencia, de allí que el panorama luce muy tétrico en vísperas de la Navidad la cual llegará con un gran incremento en materia de precios.

Es una gran mentira que el pueblo ¨esté feliz, feliz, feliz¨, tal y como lo pregona el presidente Andrés Manuel López Obrador y prueba de eso es que el alza de los precios no es un secreto y día con día los consumidores, en especial aquellos con poco poder adquisitivo, son los que más sufren esta causa.

De esta manera muchas familias tienen que recortar sus gastos y sustituir sus productos por otros que no afecten el poder comprar otra clase de productos necesarios, sin embargo, estos aumentos de precios en los productos están afectando hasta la canasta básica.

Por lo pronto la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes reportó que en lo que va del presente año el precio de productos de la canasta básica se incrementaron hasta un 8.25% en promedio, en comparación al año pasado, principalmente en siete zonas conurbadas del país.

Antonio Hernández Esparza, presidente de la Asociación de Abarroteros de Aguascalientes, atribuyó los incrementos al alza en los precios de los combustibles, y el traslado que se hizo de eso a los productos de mayor consumo entre las familias.

La liberación a los precios de las gasolinas, así como el incremento de precios del gas LP y la energía eléctrica, aceleraron el alza en los productos de consumo popular, afectando la economía de las familias y, por ende, la de los pequeños comerciantes, quienes vieron reducidas sus ventas, señaló.

Dio a conocer que a través de un monitoreo realizado en 200 puntos de venta los pequeños comerciantes, detectaron que el precio del limón se incrementó 65 por ciento; el huevo 16.61, el precio del aguacate creció 15.18, el del arroz 10.24 y el pan de caja 16.61 por ciento.

Los principales aumentos se dieron en zonas conurbadas del Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Aguascalientes, Nuevo León y Tlaxcala.

Antonio Hernández Esparza señaló que “la inflación ha afectado los alimentos básicos de la dieta de los mexicanos, no alcanza ya ni para el huevo del desayuno ni tampoco para los tacos de los lunches de los trabajadores.

En el monitoreo precios se incluyen los 22 productos más demandados en los pequeños comercios, los perecederos que se consideraron son jitomate, cebolla, chile, aguacate, papa, limón, arroz, tortilla, huevo y frijol; mientras que los envasados o empaquetados son refresco, leche, pan de caja, aceite, botanas, chocolate con nougat, cerveza, cigarros, lata de atún, chiles en escabeche, jabón de tocador y limpiador de pisos.

Indicó que con base en los datos históricos de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) el crecimiento en ventas está decreciendo, lo que significa que las personas están comprando menos en comparación a años anteriores, afirmando que las familias están gastando menos y comprando menos productos no esenciales para su supervivencia.

Las causas de estos aumentos de precio pueden atribuirse a los aumentos en los precios de los combustibles y a una moneda nacional que sigue débil frente al dólar estadounidense.

La forma más eficiente de transportar los productos es por camiones que consumen combustible, de acuerdo a los datos de Canacar los precios del transporte aumentaron un 8.25% con respecto al año pasado, costo que los consumidores finales tienen que absorber.

Y no solo eso también los precios de los alimentos aumentaron un 7.8% en comparación al año lo cual hace que los compradores mexicanos puedan comprar menos producto y por ende esto se ve reflejado en la baja de ventas que comentábamos anteriormente.

 Pero, ¿Cómo se debe actuar ante esta situación?

Si, el disminuir los precios para mantener un incremento lo más bajo posible es imprescindible tener una ejecución perfecta en tus puntos de venta, esto se logra asegurando que los productos estén en tienda cuando el comprador la visite.

Si el transporte aumenta de precio las personas al no encontrar un producto decidirán buscar otra opción que pueda satisfacer su necesidad de ese producto sin tener que volver a la tienda.

Al final del día es importante recalcar que la gran mayoría de los mexicanos viven una situación donde los constantes aumentos de precios por mínimos que puedan ser afectan la forma en la que consumen los productos ya sea en supermercados o tiendas de la esquina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: