Rusia y las adaptaciones de su Constitución al siglo XXI

Antonio Rondón * ____________________

Moscú (Prensa Latina).- Rusia busca adaptar su Constitución, aprobada en 1993, al siglo XXI con más distribución de poder, defensa de la soberanía, la historia, el idioma, la atención social y los derechos de salud.

La consulta sobre los cambios constitucionales propuestos fue una iniciativa del presidente Vladimir Putin, quien consideró que para darle sentido popular y una verdadera legitimidad a los cambios, estos debían contar con al apoyo mayoritario de la población.

Se trata de una conjugación de más ejercicio democrático del poder con intereses de la población, como las pensiones, el salario mínimo, la atención médica, la familia tradicional, la religión, así como generales como la soberanía y la defensa de la verdad histórica.

Además, el debate previo, actual y posterior al plebiscito, sin duda tendrá su atención en las posibilidades del propio Putin de continuar al frente del país, algo que hizo, tanto en su condición de Presidente como de Primer Ministro, en los últimos 20 años.

De ninguna forma se trata en este caso de un intento por aferrarse al poder, sino que gran parte de la población, y de ello habla el casi 68 por ciento de apoyo a la gestión del mandatario ruso, más bien se muestra a favor de la estabilidad nacional dada por Putin en dos décadas.

El país se transformó en los últimos años. Nuestras reservas de divisas, junto al Fondo de Bienestar Nacional crecieron en 50 veces a las existentes en 1999, recordó el jefe de Estado en una entrevista concedida a la televisión.

Además, Rusia ingresó 25 mil millones de dólares por exportación de productos agrícolas, mientras que en 2019 quedó como exportador de trigo en el orbe, a diferencia de la década de 1990, cuando el país recibía ayuda humanitaria.

De otro lado, la pandemia llevó al estreno, de forma experimental, de la votación por vía electrónica, para reducir los riesgos de la Covid-19 que ya obligó a postergar la fecha inicial de la consulta, prevista para el 22 de abril pasado.

Tal modalidad se aplica solo en algunas regiones con una situación epidemiológica adversa, pero que, al mismo tiempo, pueda garantizar una base de datos para evitar la repetición del voto de los electores, en caso de acudir a un colegio fuera de su distrito electoral.

Además, en el referendo la votación se inició el 25 de junio de forma adelantada hasta el 30 de este mes, es decir, un día antes de la fecha oficial de la consulta, el 1 de julio.

La oposición fuera del Parlamento puso en práctica todo un arsenal de noticias falsas para desalentar la asistencia a las urnas, incluidas versiones sobre existencia de bolígrafos con tinta invisible en los colegios y la necesidad de pruebas diagnósticos de Covid-19 para votar.

Además, se realizó al menos un ataque cibernético al sitio oficial en Internet de la Comisión Central Electoral para colapsarlo con un torrente de solicitud de inscripciones en la red.

LA TRANSFORMACIÓN PROPUESTA POR PUTIN

En su intervención de enero de este año ante ambas cámaras de la Asamblea Federal, Putin presentó propuestas de cambios en la Carta Magna que dio paso a un proceso de renovación de ese documento, con la creación, incluso, de una comisión de trabajo para las enmiendas.

Pero las recomendaciones originales del mandatario estuvieron relacionadas con el funcionamiento del Estado.

Los funcionarios estatales (diputados, senadores, ministros, gobernadores, jueces, jefes del Gobierno), deben carecer de ciudadanía foránea, residencia u otro documento para vivir fuera de Rusia.

En el caso del Presidente, tampoco debe poseer ciudadanía extranjera, ni en el momento de presentar su candidatura ni en el pasado.

Además, se amplían las prerrogativas de la Duma (Cámara Baja) para decidir la composición del Gobierno y el Consejo de la Federación (Senado) somete a consulta las candidaturas de los ministros de la Fuerza (Defensa, Interior, Inteligencia y otros).

El Tribunal Constitucional también tendrá la potestad de determinar el apego a la constitucionalidad de las leyes aprobadas en la Cámara Baja.

Se somete a cambios la disposición de limitar la estancia de un Presidente en el poder a dos mandatos. La formulación señala que en el momento de entrar en vigor las enmiendas, no se excluya que el presidente en funciones en ese momento pueda participar en nuevos comicios.

De esa forma, el candidato que se presente por esa vía obtiene los derechos de jefe de Estado, limitados a los dos mandatos futuros.

La propuesta en ese sentido fue presentada en su momento por la primera mujer cosmonauta del orbe Valentina Tereshkova.

El mandatario también se pronunció por la supremacía de la Constitución sobre decisiones aprobadas en tribunales internacionales, pues éstas de ninguna forma pueden violar los preceptos de la Carta Magna de Rusia.

Putin también estima que el candidato presidencial debe tener una residencia probada de los últimos 25 años en Rusia y más de 31 años de edad. El mandatario que renuncie o deje su puesto en tiempo reglamentario gozará de inmunidad, excepto que su salida de poder sea por delito.

Otras recomendaciones de la Constitución fijan el derecho de los trabajadores a recibir un salario mínimo superior el límite de pobreza, un aumento de no menos de una vez al año.

OTROS CAMBIOS

La Comisión para analizar las enmiendas constitucionales, formada por más de 70 personalidades de la política, la cultura, científicos, deportistas, intelectuales y trabajadores, procesó cientos de propuestas en medio de una etapa de discusión a nivel nacional.

De esa forma, se fijaron cambios como el de plasmar en la Carta Magna el carácter inamovible de la integridad territorial y la soberanía sobre los territorios de Rusia, así como la defensa de la verdad histórica, incluidos los hechos ocurridos en la Gran Guerra Patria.

Además, se prevé la protección de los monumentos dedicados a los diferentes momentos de la historia nacional, incluidos sus héroes, mientras concibe a la cultura como un patrimonio que debe ser conservado.

El derecho a contar con acceso a una salud de calidad y efectiva, así como a una ayuda social digna, figura entre las enmiendas más aceptadas por la población, sobre todo, en medio del proceso de combate contra la Covid-19.

La Constitución incluiría la defensa de la maternidad y la familia, incluida su composición como la unión de una mujer y un hombre, mientras reconoce el derecho al empleo de los ciudadanos, el respeto por el trabajador, así como garantiza la protección de sus derechos.

De esa forma, el proceso de renovación de la Ley Fundamental de Rusia se adaptaría a las nuevas condiciones de desarrollo de este país, recuperaría la protección de intereses nacionales y de derechos dejados fuera de la Carta Magna en la difícil década de 1990.

*Corresponsal jefe de Prensa Latina en Rusia.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.