Requisitos de Candidatos a Magistrado en Aguascalientes:  Análisis y Opinión Ciudadana

Luis Pasco Chávez ________________

Esta en proceso la convocatoria para elegir un nuevo Magistrado en el Poder Judicial de Aguascalientes, quien reemplazara al Lic.  Fernando González de Luna.

Estos son los requisitos publicados por la Judicatura para ser Candidato a Magistrado:

  1. Ser ciudadano(a) mexicano(a) por nacimiento, en pleno ejercicio de sus derechos políticos y civiles;
  2. Ser originario(a) del Estado o con residencia no menor de tres años inmediatamente anteriores a la fecha de la designación;
  3. Poseer título de Licenciado (a) en Derecho con una antigüedad mínima de diez años al día de la designación.
  4. Tener cuando menos treinta y cinco años cumplidos al día de la designación;
  5. No pertenecer al estado eclesiástico ni ser ministro (a) de algún culto;
  6. Haber residido en el país durante los dos años anteriores al día de la designación;
  7. Gozar de buena reputación y no haber sido condenado (a) por delito que amerite pena corporal de más de un año de prisión, pero si se tratare de robo, fraude, falsificación, abuso de confianza y otro que lastime la buena fama en el concepto público, inhabilitará para el cargo cualquiera que haya sido la pena, y
  8. No haber tenido cargo de Secretario (a) o su equivalente en el Poder Ejecutivo del Estado, Fiscal General del Estado, Diputado (a) Federal o Local, o dirigente de partido político durante el año previo al día de su designación.

Esta mañana recibí en mi whatsapp la siguiente nota periodística:

https://www.noticen.com.mx/2020/09/aspirantes-magistrados-resultaron-unos.html?m=1

“DECLARAN NULA LA CONVOCATORIA, Y EMITIRAN OTRA NUEVA, DEJANDO A SALVO LOS DERECHOS DE LOS QUE APROBARON”.

“Aguascalientes Ags., 30 de septiembre 2020.- De los 28 aspirantes que el pasado lunes presentaron el examen general de conocimientos, dentro del proceso para la elección de nuevo magistrado, solo pasaron tres “y de panzazo”, los 25 restantes resultaron todos unos “burros” porque no alcanzaron la calificación mínima aprobatoria”.

Desde anoche, antes de conocer esta noticia, estuve reflexionando acerca de estos requisitos e investigue acerca de estos procesos en otros estados y países.

Mi opinión ciudadana:

En una época de grandes transformaciones sociales, políticas, económicas, laborales, familiares, en esta época de “cambio de régimen” y de gradual empoderamiento ciudadano, etc…en esta convocatoria se  prescinde de una mayor especialización, de mayores credenciales académicas.

Requisitos endebles y frágiles, que fácilmente amplía el número de candidatos (no calificados) , pero que no garantiza mayor IDONEIDAD, ni COMPETENCIAS MÍNIMAS DESEABLES, para desempeñar un cargo de alta complejidad y de gran responsabilidad, valor y exigencia ciudadana.

Ni una sola exigencia de destacada trayectoria profesional, académica, ni social, ni ética publica probada, garantizada.

Ninguna exigencia mínima de ciertas habilidades, competencias y  posturas públicas ante diversos temas sociales, económicos, laborales  y/o políticos

Ninguna exigencia de alguna Maestría especializada en alguna área del Derecho, tales como:

Derecho Constitucional

Derecho Civil

Derecho Penal

Derecho Procesal Civil

Derecho Procesal Penal¨

Derecho Mercantil

Derecho Administrativo y Laboral.

Derecho Fiscal.

Derecho Internacional

Dejándose todo al arbitrio subjetivo de quienes evaluarán los expedientes, sin exigir credenciales mínimas, ni evidenciar testimonios públicos de compromiso profesional, académico y social, sobre algunos temas álgidos y relevantes, en la compleja sociedad hidrocálida, que hace mucho tiempo dejo de ser el “feudo” de unos pocos y donde surge una incipiente sociedad que aspira a equilibrios sociales, económicos, políticos y judiciales, que garanticen la “igualdad ante la ley”, ajenos a intereses de grupo y minimizando el poder político y social que “frecuentemente” doblegaba a la equidad y a la imparcialidad.

No son pocos los ciudadanos, que en pláticas privadas, con voz tenue, casi silenciosa, afirmando que el Poder Judicial Estatal, en muchos casos, ha estado al servicio del Poder Político, del Poder Económico y del Poder Social, desligitimando sus actuaciones y generando de sazón en la ciudadanía y perdida de la confianza y la credibilidad

No son pocos ,los abogados honestos que terminan decepcionados por la ineptitud burocrática, por el mal trato recibido y por “sentencias oprobiosas”  que lastiman la inteligencia.  Algunos de ellos, han visto afectada su salud física y emocional, por no haber logrado que se cumpla con “hacer justicia”.

Transcribo de otras latitudes:

“Los nombramientos de los Magistrados  deberán recaer  entre aquellos profesionales que hayan servido con eficiencia, capacidad y probidad en la impartición de justicia o que se hayan distinguido por su honorabilidad, competencia y antecedentes académicos y profesionales en el ejercicio de la actividad jurídica, académico o social”.

“Haber ejercido con probidad notoria la profesión de abogada o abogado, la judicatura o la docencia universitaria en ciencias jurídicas o ciencias sociales, por un lapso mínimo de diez años”

“Los ciudadanos en general, las organizaciones no gubernamentales, los colegios y asociaciones profesionales, las entidades académicas y de derechos humanos, podrán en el plazo de quince (15) días a contar desde la última publicación en el Boletín Oficial, presentar al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, por escrito y de modo fundado y documentado, las posturas, observaciones y circunstancias que consideren de interés expresar, con declaración jurada de su propia objetividad respecto de los candidatos propuestos. Sin perjuicio de las presentaciones que se realicen, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos en el mismo lapso podrá requerir la opinión de organizaciones de relevancia en el ámbito profesional, judicial, académico, social, político y de derechos humanos a los fines de su valoración”.

“Ser jurista de reconocida competencia e idoneidad, gozar de buena reputación profesional, haber ejercido la abogacía durante un mínimo de quince años y tener título universitario de postgrado en materia jurídica; o haber sido profesor universitario o profesora universitaria en ciencia jurídica durante un mínimo de quince años y tener la categoría de profesor o profesora titular; o ser o haber sido juez o jueza superior en la especialidad correspondiente a la Sala para la cual se postula, con un mínimo de quince años en el ejercicio de la carrera judicial, y reconocido prestigio en el desempeño de sus funciones”.

Todo lo anterior, lo “entrecomillado” son requisitos en otros estados y en otros países. Los compartimos, para iluminar el texto de la nueva y más exigente convocatoria, para el cargo de Magistrado, tarea de gran relevancia social y judicial.

Mis sugerencias, reflexiones y aportaciones a los deseables requisitos en la nueva convocatoria:

1)           Si bien es deseable un título profesional o un grado académico, en el área de Derecho, considero que este no debe ser un requisito imprescindible. Puede ostentar títulos y/o grados académicos, en otras áreas del vasto saber humano relacionado con lo social, con lo humano.

2)           Fundamento:  El flamante nuevo Magistrado debe contar (contará) con un equipo técnico, de alta especialización jurídica, que realizara el trabajo profesional y minucioso de cada caso, de cada asunto, siendo de gran valor social y moral, lo que en la convocatoria se denomina REPUTACION, que no es otra cosa más garantizar un alto nivel de sensibilidad social, gran calidad humana y una reconocida trayectoria de una impecable moral pública, virtud subyacente en todo profesional que aspire a tan honorable cargo.

           Personalidad social e INTEGRIDAD personal , que haya dado

          muestras no solo de probidad, sino de definido temperamento

          y carácter profesional social y ético, que no se doblega  ante

          los “poderes tradicionales”, ni se mantiene en el cargo bajo

         “acuerdos cupulares”, ni “conciliaciones secretas”, ni solapa

          arbitrariedades e inequidades  por la presión de

           “espíritu de cuerpo”  ( “sprit de corps” ) .

3)           Solicitará a cada uno de los candidatos postulantes, la presentación de una declaración jurada patrimonial y recabará del SAT (Servicio Administración Tributaria ), preservando el secreto fiscal, un informe relativo al cumplimiento por parte de ellos de sus obligaciones fiscales.

Transcribo fragmento de la Ex Ministra de la Corte Suprema de Justicia de la Nación OLGA SANCHEZ CORDERO, el día 30 de Agosto del 2001….LA IMPORTANCIA ACTUAL DE LA JUDICATURA

1)  Hay que evitar al juez de criterio cerrado.

2) Hay que evitar al juez que se aleja de la realidad y de los problemas que aquejan a la sociedad:  Cita a Herrendorf: “Si es ignorado el dato sociológico proveniente de las dinámicas cambiantes de los distintos agregados sociales, el derecho se convierte en anacrónico»

3)  Hay que rechazar al juez que ven en la función judicial la única manera para garantizar su futuro económico»

4) Debemos relegar al juez que se aparte voluntariamente del sentido de la justicia.

5) Pero sobre todo hay que rechazar al juez hipócrita, que aparentando un incorruptible derecho elude todo compromiso con la justicia y con el espíritu de la ley, cometiendo FARISEISMO JUDICIAL, ocultando detrás de un criterio de argumentación, las más oscuras falacias que pueden construirse a partir de las normas jurídicas.

Luis Pasco.

Académico/Investigador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: