Repudia CROM escándalo en Nissan

Es increíble, dice, la corrupción alentada por CLT

.- A pesar de que financió a la empresa nipona, se reducieron las utilidades y otras prestaciones, además de que se ha impulsado la esclavitud laboral así como la discriminación hacia las mujeres, además de que se ha dejado al descubierto cómo se pagó a las transnacionales para que se asentaran en la Entidad.

Heriberto Bonilla Barrón __________________

Nissan Mexicana tendrá que mejorar sus prácticas empresariales y hacerlas con mayor ética, ya que no es posible que uno de los consorcios más importantes a nivel mundial en el ramo automotriz, dependa de apoyos del gobierno y todavía se atreva a dar un trato de esclavos a los trabajadores, afirmó Jesús Enrique Ramírez Pérez, quien dijo que muchas cosas turbias han quedado al descubierto con la investigación periodística publicada en la revista Proceso, señalando que resulta increíble que las autoridades estén financiando a las trasnacionales mientras que a los inversionistas locales y nacionales se les ponen muchos obstáculos y derechos muy altos.

Afirmó que en las plantas de Nissan se trata a los trabajadores como verdaderos robots, por lo que pudiera decir que en pleno siglo XXI se les tiene como esclavos haciéndolos cumplir con turnos de hasta 12 horas, además de que ni siquiera tienen derecho de ir al baño, en tanto que a las mujeres se les discrimina de manera increíble, por lo que se están violando no solo los derechos laborales sino humanos.

Jesús Enrique Ramírez Pérez.

En conferencia de prensa el líder de la CROM denunció que de todas estas malas prácticas tuvo conocimiento de manera obligada, el sindicato que es reconocido por Nissan y que es manejado por la FTA, señalando que con el pretexto de la construcción de la segunda planta de dicha empresa, se sacrificaron utilidades de los trabajadores y de manera reprobable esto ocurrió mediante convenios que se realizaron ¨en lo oscurito y a escondidas¨  durante la administración de Carlos Lozano de la Torre.

Destacó que, en el periodo en que Nissan recibió los apoyos que dan cuenta las periodistas Mónica Cerbón y Jennifer González, es decir, del 2012 al 2018, la empresa otorgó cantidades irreales por concepto de reparto de utilidades y en esto, remarcó, se contó con el silencio total de los dirigentes del sindicato perteneciente a la FTA, señalando que al de la CROM, que cuenta con 1,800 trabajadores, le sigue negando la aceptación, con todo y que cuentan con el reconocimiento de las autoridades laborales y estatales.

Ramírez Pérez informó que uno de los argumentos que los trabajadores le dieron a conocer es que  la empresa usó para reducir el monto de este derecho es que, al estar en crecimiento, necesitaban destinar fuertes cantidades para construir la planta A2.

El líder obrero señaló que, en promedio, cada trabajador recibió como reparto de utilidades las siguientes sumas: en 2012, 13,427; en 2013, 19,293; en 2014, 11,603; en 2015, 33,340; en 2016, 47,350; en 2017, 37,300 y en 2018, 12,089 pesos, señalando que resulta absurdo que en los años en que Nissan presumió de lograr el liderazgo mundial en la venta de vehículos, con una producción increíble, las utilidades hayan sido reducidas de manera tan drástica.

Ante esto hemos dejado bien claro que nuestro compromiso es el de exigir que se fiscalice a fondo el reparto de utilidades y otras prestaciones que por ley corresponden a los trabajadores, denunciando que para tratar de minimizar tales atropellos la empresa, con el contubernio de la FTA, está anunciando que el primero de mayo realizará un mega evento para 50 mil personas en el que estarán actuando diversos grupos musicales, algo que podría ser visto como darle ¨atole con el dedo¨ a los empleados y a sus familias.

Dicho evento solo quiere decir una cosa, señaló Jesús Enrique Ramírez, que sí hay dinero y por lo tanto es incomprensible que se escatimen las prestaciones, afirmando que esta convivencia se deba posiblemente a que la empresa tiene miedo a la defensa que ya está haciendo la CROM, lamentando que el gobierno, en este caso el que encabezó  Carlos Lozano de la Torre, no solo se haya prestado a los actos corruptos de esta empresa, cuyo presidente, Carlos Gontz, desde el año pasado renunció en Japón para refugiarse presuntamente en Líbano a fin de evitar ser detenido.

Esta investigación periodística, agregó, dejó bien claro como el Gobierno del Estado llegó a ofrecer sumas multimillonarias a las empresas extranjeras que aquí se asentaron, dinero que benefició corruptamente a intereses perversos, repudiando que a los empresarios locales y nacionales se le trate de diferente manera.

Comments are closed

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes