¡Quedémonos en casa! Por la salud de todos!

Cortando por Lozano

25 03 2020

Tema 1.-

  • ¡Quedémonos en casa! Por nuestra salud
  • Aguascalientes ha sufrido grandes tragedias
  • Una epidemia acabó con los habitantes de la Villa
  • Otra, cobró la vida de miles de personas

Tema 2.-

  • “Éste asunto ya mingó a su chadre… ¡Ámonos a lo que sigue!”: JJAM
  • Emotiva despedida al Dr. Juan José de Alba Martín
  • La emergencia sanitaria impidió asistir a mucha gente

TEMA 1.- HALLÁNDOSE UN labriego en su parcela,  vio pasar, presurosa hacia el pueblo, al virus de la muerte. -¿Para donde vas¿ –le preguntó. -Voy a la ciudad, a matar unas cuantas personas. -¿Cuántas son, “unas cuantas”? –inquirió el labrador. Unas 50, quizá. Días despué4s, el labriego volvió a ver a la muerte, que venía de regreso del pueblo, y le reclamó, enojado. -¡”Dijiste que ibas por unas 50 personas, y mataste 500. –“No –respondió la muerte. Yo sólo maté a 50, las demás se murieron de miedo”…

HOY ENTRAMOS al tercer día del que se considera período crucial, de dos semanas, en las que habrá de manifestarse la presencia del COVID-19, en  quienes el virus se haya incubado sin apenas darnos cuenta, en el mayor número de casos…

SEA CUAL FUERE el número resultante de personas infectadas, ello no significará que  morirán, no todas, sólo “unas cuantas”, según la fábula. Pero, ojalá no sea mayor el número de víctimas del miedo…

SIN EMBARGO, A MAYOR número de infectados, mayor será la dificultad para curarlos. Ciertamente se espera “lo peor”, pero todos rezamos para que las predicciones no se cumplan, y las defunciones no sean muchas, ni poquitas…

EN LA HISTORIA de Aguascalientes hay páginas de grandes desastres sanitarios ocurridos aquí: La peste,  una de las aportación de los españoles, en su primera afectación acabó prácticamente con los habitantes de la Villa; y en la segunda, en 1851, cobró 12 mil víctimas, en los diez meses que permaneció en Aguascalientes, según la información que al respecto existe…

CONTRAER EL CÓLERA ni era entonces, ni ahora, exclusividad de pobres o de ricos, ni de ignorantes ni de letrados, sino de imprudentes. Procuremos evitar el contagio, aislándonos, no saliendo de casa, pero si se presenta alguno de los síntomas, no dudemos para buscar atención médica de inmediato…

Cortesía de El Sol del Centro.

TEMA 2.- SI BIEN ERA IMPOSIBLE evitar el dolor ante la triste de la muerte, el funeral del Dr. Juan José de Alba Martín se realizó en un ambiente peculiar, que en momentos hacía evocar  la alegría de la fiesta charra en la que de forma tan singular se desempeñaba el famoso traumatólogo y ortopedista…

ANTE POCOS ASISTENTES, ausentes los centenares de amigos que hubiesen deseado estar en su despedida,  pero que se vieron impedidos ante la contingencia sanitaria, se ofició la misa exequial en honor de quien fuera digno representante practicante de la fiesta charra y al final,  sus restos en la carroza dieron la vuelta al ruedo del Lienzo Charro de Vista Alegre, seguida ésta por el caballo que tantas veces montó, su sombrero de ala ancha colgado de la cabeza de la silla y los arneses que muchos años usó; y luego un conjunto de jinetes entristecidos, cabizbajos esta vez por la pérdida del amigo, del compañero, pero que pronto volverán a pasearse en los ruedos, altivos, saludando al cielo tras la ejecución de alguna suerte, como buscando la aprobación del decano, o enviándole la dedicatoria.

EL DR. JUAN JOSE DE ALBA dejó muchos recuerdos y muestras de sus obras: como delegado estatal de Cruz Roja, se h izo el cambio de instalaciones, de la calle Francisco Primo Verdad, a El Dorado;  Por su empeño y apoyo “desaparecieron” los Socorristas, y surgieron como Paramédicos…

POR ÉL Y CON ÉL, Aguascalientes fue de las primeras delegaciones en las que se estableció  la capacitación bajo el sistema TUM ( Técnico en Urgencias Medicas ), gracias al apoyo que logró, de médicos locales e instructores nacionales…

HOY, SIN DUDA se encuentra “a todas margaritas”, como solía decir, y a muchos les parecerá escuchar lo que a continuación expresaba, pero ya en voz baja, como en secreto: “No es cierto, pero hay que esparcir el rumor”. Lo que menos olvidarán quienes con él convivieron, serán las invitaciones “a trabajar”: “Nos vemos en esa biblioteca que se llama El granero, para tratar este asunto y  darnos equinoterapia con unos buenos caballitos…”

SÍ, MUCHOS BUENOS recuerdos del Dr. Juan José de Alba, pero no hacen olvidar la pena de su ausencia, porque, parafraseándolo, “Éste asunto ya mingó a su chadre… ¡Ámonos a lo que sigue!”. QDEP…

You must be logged in to post a comment Login

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes