Preocupa a pescadores y ambientalistas de Champtón empresa Montserrat 2000

.-  Representa seria amenaza para el ecosistema de la región de Seybaplaya en Champotón y en general para los recursos naturales de una amplia zona de Campeche.

.- La firma carece de permisos de construcción y licencias de operación, pero edifica un muelle y ya explota y distribuye  piedra y calizas, depredando todo a su paso.

Campeche, Campeche, 17 de septiembre (entresemana.mx/Vanguardia Digital).- La llegada de la empresa Montserrat, S.A de C.V que se ubica en la zona conocida como “Punta Morro” en Champotón, preocupa a pescadores y ambientalistas ante la amenaza que representa para el medio ambiente y la salud de los habitantes de la región ya que además de la construcción de una terminal portuaria, la firma fabricará y transportará cemento y calizas.

SEYBAPLAYA (2)
Seybaplaya.

Tras el análisis del Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) que presentó la empresa ante la Semarnat, se concluye que el documento está incompleto. Por eso, la dependencia aprobó indebidamente la construcción y la operación de la primera etapa de lo que es el proyecto Montserrat.

Los ambientalistas aseveran que “la cercanía de la planta Montserrat, S.A. de C.V. con la comunidad de Seibaplaya, representa un riesgo para la salud de los habitantes, toda vez que el viaje de partículas generará problemas de salud diversos, de los cuales la empresa y las autoridades ambientales han guardado silencio”.

“La producción de cemento genera una gran cantidad de partículas de polvo provenientes de la extracción de materia prima y de la molienda, las cuales al no ser controlados de manera adecuada, ponen en riesgo la salud de la población de Seibaplaya, además al ser arrastradas a la superficie marina impactarán negativamente partes fundamentales del ecosistema marino como el plancton”.

Se advierte que aun y cuando la planta se encuentra en este momento en -un espacio de aprovechamiento sustentable-, su ubicación está directamente relacionada con un área de protección y de conservación natural, por lo que su operación debe considerarse riesgosa para las tareas de conservación programadas para estas áreas y es que en una segunda y tercera etapa habrán ganado terreno al mar, por lo que la devastación de especies marinas será muy grave.

De entrada, los campos en los que se promueve la conservación de la tortuga marina se verán severamente afectados por la presencia de polvos provenientes por la extracción y transportación de calizas,

“La extracción de material va a alterar la zona de anidación de la tortuga blanca y la tortuga carey”,  anticipan los ambientalistas.

Son tantos los impactos negativos para la zona que los ambientalistas observan  que  hay  ausencia de una consulta pública sobre el Manifiesto de Impacto Ambiental de la empresa Monserrat 2000, lo que representa una violación flagrante a la legislación ambiental, considerando que la tortuga de mar carey está catalogada para la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en estado crítico de extinción y la NOM-059-SEMARNAT-2010 la identifica como una especie protegida y en vías de extinción.

De ahí que exista un abierto rechazo a las operaciones de la planta y el pronunciamiento para que el Gobierno Federal haga valer los programas de conservación para las tortugas marinas y que la consulta pública se realice,  no solo por lo establecido en la Ley General de Equilibrio Ecológico para la Protección del Ambiente, sino también por las posibles violaciones a la ley general de vida silvestre.

«Queremos que se le exija a la empresa que cumpla con las leyes ambientales y sobre todo que garantice las menores afectaciones a la vida humana, silvestre y marina de Champtón».

De no ser así, este será el inicio de una serie de acciones para demostrar que la autorización de la planta Monserrat 2000, se dio bajo condiciones de opacidad y alejada de cualquier viso de inclusión de los diversos agentes socio-ambientales de la zona de Champotón y de una valoración adecuada de los esfuerzos de conservación de los recursos terrestres y marinos por lo que sumaremos a esta lucha a las organizaciones ambientales y civiles, nacionales e internacionales a defender lo que es de todos, nuestro medio ambiente, nuestras tortugas, nuestra producción de pulpo y otros productos del mar amenazados por las operaciones de esta empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: