Poco Ortodoxa (Unorthodox)

Gillian Turner ________________

En 2012 la escritora Deborah Feldman publicó su autobiografía: Unorthodox: The Scandalous Rejection of My Hasidic Roots (Poco Ortodoxa: el rechazo escandaloso de mis raíces jasídicas), en donde cuenta su fuga de la comunidad Satmar/Jasídica en Williamsburg con su marido e hijo, para después dejar al marido y llegar a vivir en Berlín.

La miniserie llamada Poco Ortodoxa, recién estrenada en Netflix toma como base la obra de Feldman, aunque es en realidad una historia de ficción.

Cuenta la vida de Esty Shapiro. Es miembro de la comunidad llamada Satmar, de los judíos Jasídicos. La mayoría de los Satmar migraron a Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial, y se establecieron en Williamsburg, un barrio del distrito de Brooklyn, NY. Es una comunidad cerrada, ultra-ortodoxa, que vive estrictamente según los mandamientos de la Torá.

La mamá de Esty escapó de la comunidad hace años y vive ahora en Berlín. A Esty la crió su abuela. Viste modestamente, se porta modestamente, no le es permitido tener mucha educación formal ya que su misión en la vida es ser madre. Logra tomar clases de piano pero en secreto porque no es considerado una actividad apropiada para una mujer. A los 17 años entra en un matrimonio arreglado con un joven que apenas conoce. Sus deberes incluyen tener relaciones sexuales con Yanky una vez por semana (los viernes), y procrear hijos. (La meta es remplazar los 6 millones de judíos sacrificados en el Holocausto). Pero Esty sufre de vaginismo y el acto sexual le causa gran dolor y sufrimiento. Después de casi dos años, cuando la paciencia de la familia de su marido llega al límite, Esty se embaraza. Y se fuga de la casa. Por primera vez la vemos correr. Su ruta de escape la lleva a Berlín, en busca de su madre. Ahora termina su vida como mujer sumisa, modesta, obediente. Inicia otra etapa, como una joven disfrutando sus 19 años. En un acto simbólico tira la fea peluca que le obligaron a usar en Williamsburg y deja al aire su cabeza con el pelo muy cortito. Hace nuevos amigos, y hasta logra una nueva relación sentimental. Sueña con conseguir una beca en la Escuela de Música en Berlín. Su audición es una revelación, tanto para ella, como para el jurado, sus amigos estudiantes, y hasta para su marido quien la busca en Berlín y queda deslumbrado con el poder de su talento.

 La vida en Williamsburg se muestra como pura opresión, censura, límites. Los colores son obscuros, la ropa de las mujeres poca favorecedora. El detalle más coqueto son los enormes sombreros circulares de piel de visón que usan los hombres en eventos festivos, mientras las mujeres están condenadas a raparse y tapar la cabeza con peluca. Una vez en Berlín, todo cambia. Hay luz, espacio, agua, libertad. Esty viste un pantalón de mezclilla, por primera vez en su vida. Se pinta la boca, por primera vez en su vida. Se acuesta gozosamente con un joven, por primera vez en su vida. Para ella es un mundo donde todo es “por primera vez”.

Poco Ortodoxa es la historia de una chica que tiene el valor de rechazar la vida que le han impuesto y de encontrar su propio camino; de una chica que por fin logra vivir como la jovencita que es, no como mujer casada con una carga de obligaciones y responsabilidades más allá de sus años. ¿Qué va a pasar con ella? ¿Y con el hijo que espera? ¿Va a lograr sus sueños? Son interrogantes que ojalá tengan respuesta en una segunda entrega.

La revelación es Shira Haas en el papel de Esty. Es una joven actriz israelí de 24 años ya con una trayectoria importante en Israel. De hecho, inició su carrera a los 16 años, en otra serie que se acaba de estrenar en Netflix: Shtisel: serie israelí donde la Haas protagoniza Ruchami Weiss, la hija mayor en una típica familia judía de Jerusalén.

Coincidentalmente, acaba de estrenar en Netflix un documental muy interesante llamado One of us (De los nuestros), que se trata precisamente de los judíos jasídicos de Williamsburg. Sigue los pasos de tres personas que escapan de la comunidad: Ari, un chico que por primera vez descubre el Internet y averigua como usar Google. El abuso que sufrió en su niñez le empujó hacia las drogas. Ahora terminando su rehabilitación espera vivir “en el mundo real”. Luzer, aspirante a actor vive ahora en Los Ángeles. Con una niñez difícil, fue casado antes de los 20 años. El matrimonio duró tres años, es padre de dos hijos que nunca ve. Es un joven que ha sufrido, que ha cortado lazos con su pasado, que lucha por sobrevivir en el mundo secular. Etty, mujer que fue obligada a casarse siendo adolescente todavía. Doce años después, es madre de siete hijos, casada con un hombre violento y abusivo. Lo único que quiere ella es alejarse del marido y quedarse con sus hijos. Todos los tres sufren el rechazo y hasta el odio de la comunidad jasídica, incluyendo a sus propias familias. Apoyando y guiando a estos tres y a otros ex jasídicos, está la organización Footsteps (Pisadas). Las directoras Heidi Ewing y Rachel Grady han hecho un documental inteligente, conmovedor y visualmente muy bello.