Payasadas y patochadas…

De memoria

Carlos Ferreyra Carrasco __________________

No registro ningún jefe de Estado tan lleno de contradicciones y falsedades pero como añadido, con tantas actitudes y actividades tan fuera de la dignidad a la que obliga un cargo de esa magnitud.

Un periodista al que guardo casi veneración por su historial, por su actividad cotidiana en defensa del oficio y los oficiantes, me recomienda que me centre en mis añejos recuerdos y no pretenda hacer humorismo político.

Le daría la razón si no tuviera presente a un López Obrador que con paso inseguro camina tras una paloma que ni siquiera huye, lo traslada de una banqueta a la de enfrente.

O al señor teórico líder de los mexicanos, saludándose con un gobernador tenebroso, inservible pero apto para el uso de las patas: el Cuasimodo y el mandatario federal haciendo chunga de la tragedia, entre risas se saludan chocando los zapatos.

El mismo señor que remontó la historia de México a diez mil años de existencia como país; el mismo que despojó a Morelos de sus Sentimientos para colgárselos a otro prócer.

Me estoy refiriendo a las inanes exhibiciones de incultura de quien se dice amante de la historia nacional. El que en increíble fotografía toma la pose de Benito Juárez que en las manos sostiene unas hojas de cierto decreto oficial, mientras el presidente arruga unas cuartillas en blanco.

Impresionante su video en el que erectos como guardianes sagrados, lo enmarcan en lo alto de una pirámide en la que el mandatario abre los brazos que se transforman en alas. Surge un zopilote o un cuervo que emprende el vuelo hasta aterrizar como Águila en el escudo nacional.

Con su voz de flauta invita a conocer el avión presidencial, artefacto que desprecia por ostentoso mientras ocupa señorial vivienda en el Palacio Virreinal que alguna ocasión fue el republicano Palacio Nacional.

Para justificar su pequeñez dice no tener complejos y luego se suelta con larga parrafada invitando a comprar boletos para una rifa que no se hará: el avión, pese a los comerciales del Peje, nunca será rifado. Se hará una lotería de dinero. Nada más.

Pueden acumularse tonterías hasta saturar completo el feis. Y podrían añadirse las de su historiadora de cabecera pero aquí cabe darle lugar a una científica, dicen que muy respetada por el jefe nato de las instituciones nacionales, ésas que tiempo ha mandó al Diablo, se trata de Claudia Sheimbaun.

¿Recuerdan el robó a la Casa de Moneda? Más de un centenar de centenarios de oro. Una auténtica fortuna de la que se estableció que el extraño asalto sucedió cuando esa cantidad inusual se mostraba en los aparadores de la tienda, estaban a la vista y por tanto a la mano.

La gobernadora después de las consabidas advertencias de que se castigaría a los perpetradores del robo, puso la cereza en el pastel: se alegró de que en una ciudad que le heredaron con inseguridad, desorden, caos en una palabra, el latrocinio lo hubiese cometido seguramente gente necesitada y no los ladrones del gobierno anterior.

A estos recuerdos a vuela pluma, pueden añadirse otros despropósitos, por ejemplo. FAckerMan sale de Proceso y su mujer desde la Función Pública aplica brutal multa a Nexos y deja a la vista el alfanje con que, si es necesario, seguirá cortando cabezas.

Todos voltean hacia atrás y evaden la temporada de estreno de videos. Hay instrucciones de alargar el tema corrupción hasta los meses iníciales del año próximo. Las elecciones son la evidente prioridad.

Todo lector tiene en su más caro recuerdo muchos episodios ridículos y vergonzosos. El presudente patán, que suelta imprecaciones, ofensas e impone la atemorizante formalidad de su investidura, pero al exterior hazmerreir de quienes no comprenden el cambio de calidades en el ejercicio público en México.

Fuimos un país más que respetado, faro continental, luz y esperanza para los perseguidos. Eso, a pesar del odiado PRI, cuyos restos putrefactos deambulan sin rumbo, como La Llorona, buscando a sus hijos. Aprovechemos la muy explícita obra de Calderón, genial como le es usual…

www.entresemana.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: