Nada dice la “Corta” de Justicia sobre la militarización del país

Francisco Rodríguez _________________

‎Recitando de memoria las instrucciones, apegándose al pie de la letra a un guion de mala factura, de consecuencias ridículas, los ministros de la Corta ¿de Justicia?, aparentemente independientes, hicieron un oso de burlesque. Ofrecieron al respetable de la carpa el mensaje dizque democrático del dueño del circo y despertaron las codicias de los desinformados.

El dueño mandó a que dijeran que cancelan sus ansias reeleccionistas ya que había sido reprobado en el intento por un Poder Judicial inmaculado. Los once ministros de la Corta, por unanimidad, pasaron a formar parte del pabellón de la infamia y del desaseo.

Nadie se tragó la rueda de molino. Bueno, usted sabe, para variar sí. Algunos chairos de la pandilla de bots al servicio de la carpa, saltaron de gusto. Se desgarraron todita la vestidura. Alimentaron una comparsa que ni a eso llega.

Otros opinantes, alucinados por conveniencia presupuestal, previamente comprados, asaltaron micrófonos y plumas para celebrar el día histórico que frenaba al Caudillo huehuenche en sus pretensiones anticonstitucionales, de ésas que en el rancho grande no prosperan. ¡Gulp!

Mucha alharaca y dejaron sin sanciones al Poder Legislativo de Baja California

Algunos, más atrevidos, le hicieron un altar cívico al personero Arturo Zaldívar, por atreverse a ponerle el cascabel al gato y ser el vivo ejemplo de que en México todavía hay justicia, de que todavía hay esperanzas, de que ya hay quien dentro de la nómina frene al Caudillo. De que tenemos entre nosotros a Juan Derecho, al que nos salve de la dictadura nylon.

Otros más, realmente desatados, añadieron otro fracaso a la cuenta del Caudillo de Tepetitán. El huarachazo de la Comisión Permanente a la truculenta invasión presupuestal, la oposición a recortar los aguinaldos, el parón a los reformones judiciales violadores de garantías, y todo lo que usted quiera.

Para los jilgueros de a tiro muy comprometidos con el conferenciante “mañanaero” de Palacio, declarar a la llamada Ley Bonilla “un fraude a la Constitución” fue lo más cercano a un acto heroico. Un desafío tremendo al poder presidencial, un acto de valor como tirarse en cuerpecito desde La Quebrada acapulqueña. Todo un monumento al arrojo civil, pues.

Como lo dictaba el pésimo guion, todos llegaron hasta el límite declarativo, nadie tocó las sanciones, los juicios políticos y penales a los diputados locales bajacalifornianos que la aprobaron para extender mañosamente un mandato… menos, tocar al infame personaje, el cómplice de nylon, que recibió la noticia de la Corta echándose un drink pa’ la calor. Despreocupado, seguro del blindaje presidencial que lo utilizó como cobayo.

Olga Sánchez debiera renunciar. No lo hace porque cree ser la sucesora

En medio de la comedia chusca, si hubiera un milímetro de dignidad, ya hubiera renunciado Olga Sánchez Dávila, la florista, la que se comprometió con Bonilla, prometiendo en nombre del Caudillo la extensión artificiosa del mandato.

Pero no. Olga la exploradora, se muerde lo que tenga que morderse, porque a la chita callando se sabe parte de una trama que se cuece en otras cocinas, de la sustitución inminente, donde ella será, cree, la protagonista. Como París vale una misa se aguanta, se aferra al mástil del socaire y ruega paciente por sus fueros, como le enseñaron desde chiquita. No hay plazo notarial que no se cumpla ni santo que no se llegue.

Militarización: ¿es el gorilato al que apela todo gobierno en caída libre?

Ésa es la apuesta de los que sólo sirven de mandaderos en Palacio. Porque los que hicieron la truculencia, los duendes que están en el secreto, saben que el furcio fue arreglado. Que el oso de la Corta fue usado para distraer al público, para que no viera como el magazo sacaba el conejo de la chistera.

Mientras los loros radioeléctricos y de la prensa escrita hacen babear a los desinformados, atrás del escenario se fabricaba el acuerdito de cartón que nos zampó el Diario Oficial. el mismo día, para entrar en vigor cuanto antes.

Militarizar las calles y los campos mexicanos. Poner por fin al fuero castrense por encima de las garantías y de las libertades civiles, instaurar el gorilato al que apela todo gobierno en caída libre, en defensa de los narcos y en contra de los ciudadanos.

Entregarles a los entorchados consentidos no sólo todas las obras civiles, las concesiones, las cuotas de sangre y la cabeza completita de la fracasada Guardia Nacional y de su jefecito Blandazo.

Y ante ese acuerdo administrativo, anticonstitucional a todas luces, que‎ viola todas las leyes del cielo y de la tierra, ni una sola palabra, ni un gesto de la Corta. Se acabaron ya sus 15 segundos de fama. El contrato sólo llegaba hasta derrumbar la Ley Bonilla. Lo demás no entra en el guion ni en el reparto.

Militares, reacios a ser usados como carne de cañón de la Cuarta Decepción

Así que ¿cuál Poder Judicial independiente? Sólo se alquilaron para meter bajo la puerta el engaño mayor. Y dicen que el magazo de Palacio salió triunfante, pues ahora podrá intentar su reelección a través de las consultas a mano alzada. Urge levantar la emergencia para salir a los templetes de pueblo.

Pero calma y nos amanecemos. Como todo lo que se hace en Palacio es un oso, éste no podía ser la excepción. En las oficinas de Lomas de Sotelo hierve el encabronamiento de los militares de buena ley. ‎Centenares de Jefes y Oficiales decidieron presentar su baja o su retiro, porque no quieren prestarse a ser usados como carne de cañón de la Cuarta Decepción.

El Ejército, lo dicen, está desarticulado y desfondado. Fue destruido para fortalecer el capricho de la Guardia Nacional. Están desconcertados, porque ahora tendrán que hacer mucho más con mucho menos armas, personal y recursos. Todo se lo tragó la Guardia. El ochenta por ciento de soldados están ahí. Y si no sirvieron para un barrido, menos para un trapeado.

Más corrupción que con EPN, más muertos que con FCH, más dislates que con Fox…

‎No hay idea de Estado, ni visión de futuro, menos de liderazgo y control. Y México es más grande que un grupito de mentecatos. Este sexenio quiere terminar con mayor corrupción que la acumulada por Peña Nieto, con más muertos que con Calderón, con más dislates que con Fox y con más botín que Salinas.

Pero no saben hacerlo. El ansiado gorilato resultó otro fiasco. Pero de risa loca. No lo hicieron no porque no quieran, sino porque simplemente no pueden y no saben cómo se le hace. En buena hora, les salió otra vez el chirrión por el palito.

Esta vez, otra vez, el miedo y la ambición se los tragó enteritos. Y todo será así, hasta que comprendan, o les hagan entender, que aquí ya no caben. Jaime Bonilla, mientras tanto, está zurrado de risa.

¿No cree usted?

 Índice Flamígero: La “mañanera” de ayer fue breve y sustanciosa. Muchas personas dijeron muchas cosas. El Presidente mostró el plan de regreso a la “nueva normalidad”. Primero, Graciela Márquez, SE, intentó explicar el proceso de regreso en tres etapas: A) el 18 de mayo iniciarán actividades 269 denominados “municipios de la esperanza” donde se implementarán cercos sanitarios. B) Del 18 al 31 de mayo se realizará la preparación para la reapertura general de tres nuevas industrias consideradas esenciales: construcción,  minería y automotriz y C) el 1 de junio a través de un semáforo de cuatro colores para controlar las actividades se comenzará con la “nueva normalidad”. El semáforo rojo indica que sólo podrán realizarse las actividades esenciales, es decir como estamos ahora más las nuevas industrias esenciales. El naranja permitirá actividad reducida en actividades no esenciales y restricción o cuidados especiales para personas vulnerables en sus centros de trabajo. El amarillo considera actividades acotadas en el espacio público y actividad económica plena. Esta fase incluye la reapertura de restaurantes. El verde es la reanudación de actividades escolares, sociales y de esparcimiento, actividad económica plena. Luego Luisa María Alcalde, STyPS, anunció que todos los gremios empresariales tendrán que realizar nuevos protocolos de operación y saneamiento para el regreso de acuerdo con los semáforos; en otras palabras, anticipó que se tendrán que reglamentar el regreso a la actividad para la protección de la salud de los trabajadores. Después, Hugo López Gatell advirtió en otras palabras que “los planes siempre pueden cambiar” dado que en otros países los planes de reapertura se han tenido que ir modificando de acuerdo con el desarrollo de la pandemia y que no sabemos cómo se va a comportar. Por su parte, Estaban Moctezuma, SEP, contra sus pronósticos, aceptó que no habrá regreso a clases salvo en los lugares que el semáforo esté en verde pero dijo que el ciclo escolar seguirá bajo el programa de “Aprende en casa”. Posteriormente, tres gobernadores de oposición (del Mazo, Murat y Joaquín y la Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, apoyaron el plan del gobierno federal haciendo hincapié en que se protegerá principalmente la salud de la gente. Finalmente, el Presidente aceptó que este plan no es imposición para ningún estado o municipio y que cada quien, bajo su autonomía, podrá acatar las medidas que decida. O sea…

https://www.indicepolitico.comindicepolitico@gmail.com@IndicePolitico@pacorodriguez

www.entresemana.mx