MOS piensa en la ley seca

¨Después del niño ahogado quiere tapar el pozo¨

.- Después de que irresponsablemente autorizó, presuntamente un maratón con más de dos mil corredores, que cerraron el domingo el Hospital Hidalgo, ahora responsabiliza a la gente de los contagios; ya van 833 defunciones.

Heriberto Bonilla Barrón _______________

Después del terrible e irresponsable ¨osote¨ del pasado domingo en el que se permitió una competencia atlética con unos dos mil atletas, lo que bloqueó al menos por cuatro horas el ingreso y la salida del Hospital Hidalgo, ayer el gobernador Martín Orozco, al que se le achaca de haber permitido tal evento, salió con otra de sus ridículas posturas al anunciar que podría aplicarse nuevamente la ley seca los fines de semana, en tanto que el Instituto de Salud dio a conocer que se registraron otras ocho muertes, por lo que ya son 883 las defunciones, así como 10,166 contagiados y unos 88 casos sospechosos de COVID, lo que deja ver claramente que la pandemia sigue convertida en una gran amenaza.

LA realización de este evento atlético fue reprobado de manera tajante por comerciantes, empresarios y hasta políticos, quienes dijeron que no podían concebir como las autoridades habían expuesto a los casi dos mil participantes a un contagio de COVID, además de que la actividad en el Hospital Hidalgo fue un total caos, de allí que algunos médicos de dicho nosocomio no pararon de recordarle su diez de mayo a Martín Orozco, sin embargo esto al parecer que ni le importa ya que todos los días comete errores, de tal manera que aplica la frase de Carlos Salinas de Gortari: ¨ni los veo ni los oigo¨.

Por lo pronto se informó que de los más de diez mil contagiados unos 8,534 han superado la enfermedad, mientras que de domingo a lunes se contagiaron otras 50 personas, lo que ratifica que la pandemia está en uno de sus momentos más álgidos, indicándose que de los últimos ocho decesos son de cuatro hombres de entre 33 y 88 años, y cuatro mujeres de entre 34 y 85 años, mientras que de los pacientes 92 están graves, 77 muy graves, lo que quiere decir que el número de muertes se incrementará y que hacia el final del año la cifra pueda llegar a los 1,400.

Por lo que respecta al hombre que dice que en Aguascalientes ¨el COVID está bajo control¨, esto es Martín Orozco Sandoval, ayer salió a pregonar que la Entidad podría retomar las medidas impuestas por el Gobierno de Chihuahua a sus ciudadanos, es decir, ley seca fines de semana y prohibición de eventos sociales, sin embargo primero se esperará para conocer si las medidas cobran efecto positivo.

Al gobernador ya se le olvidó que él fue quien permitió la Ruta del Vino, hasta se dio el lujo de participar en varios de sus eventos, además de que autorizó que la gente pudiera volver al Estadio Victoria a los juegos del Necaxa, independientemente de que supuestamente autorizó el evento atlético del domingo, sin embargo de manera increíble ayer ¨se dijo consciente de que la ciudadanía no ha cumplido con las medidas sanitarias¨, incluso con las más simples como el uso del cubrebocas que cada vez son menos los que sí lo portan.

Si bien deja en claro que de momento no se ha decidido realizar cierres de ciertas actividades, al menos los bailes y eventos masivos están cancelados, en tanto se determinan las acciones a seguir conforme a la curva de contagios, dejando abierta la posibilidad de establecer la ley seca los fines de semana así como el cierre de antros, cantinas y bares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: