Médico del IMSS da su testimonio e invita a la población a cuidarse del Covid-19

.- “La palabra educa, pero el ejemplo arrastra, por eso atiendo pacientes COVID, lo consulté con mi esposa embarazada y me apoyó. Estoy entrenado para ello, es mi deber y quería hacerlo”: doctor Omar Villagrana Vargas.

Aguascalientes, 27 de octubre de 2020.- “Cuando llegó el primer caso de COVID-19 al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Aguascalientes, yo estaba en la sala de Urgencias Respiratorias del Hospital General de Zona (HGZ) No. 2. Me dio miedo, pero vi que la paciente estaba igual que yo, así que enfrentamos la situación y empezamos el manejo médico”, indicó Omar Villagrana Vargas, médico urgenciólogo.

Agregó: “Su estado era crítico y tuvo que ser intubada, sin embargo, tras una hospitalización prolongada, logró sobrevivir y no ha tenido secuelas hasta el momento. Como ella, el IMSS tiene más de mil 100 casos exitosos”.

Villagrana Vargas se desempeña como coordinador de Enseñanza Médica en el HGZ No. 2, pero cuando empezó la emergencia sanitaria solicitó incorporarse a los equipos de respuesta COVID, “porque para eso me formé, es mi deber como médico y quería hacerlo”, puntualizó.

“Así es que desde marzo realizo ambas actividades; coordino las acciones de capacitación al personal para hacer frente al virus y atiendo pacientes confirmados graves. Esta decisión la tomé con mi esposa, porque estábamos embarazados y temíamos el contagio, sin embargo, ella me apoyó y con profunda convicción decidimos ayudar a los enfermos”, explicó.

El especialista comentó: “Nuestro bebé nació en forma prematura y aunque quería acercarme y cargarlo, tuve que esperar cinco meses para poder hacerlo. En la entrada de la casa adaptamos un espacio para quitarme la ropa hospitalaria, entrar a la regadera y estar limpio. No hacemos ni aceptamos visitas y, en general, nos apegamos a las medidas preventivas, con el objetivo de proteger del contagio a nuestros seres queridos”.

Cinco meses después, Omar Villagrana se contagió por la exposición diaria y prolongada al virus. “Enfermé de gravedad y estuve hospitalizado, así que probé el sistema desde adentro y quedé sorprendido con el grado de responsabilidad del personal. Vi de cerca su entrega con todos los pacientes críticos que estaban en esa área y debo reconocer su profesionalismo y, sobre todo, el trabajo en equipo”, resaltó.

Tras esta experiencia destacó: “Cada uno pone su parte para que cada engrane funcione y algo fundamental que observé es el respeto que sienten por sus pacientes y la calidez que les brindan en los momentos de mayor temor”.

“Los días han sido tan intensos, que apenas me estoy enterando que estamos en octubre, pero afortunadamente cada día logramos optimizar los protocolos de atención y hacer las jornadas más eficientes”, añadió.

El personal de salud está dando su mejor esfuerzo, a costa de su familia y su salud. Villagrana Vargas subrayó que “la emergencia sanitaria nos ha cambiado la vida, nos está enseñando a vivir con una mayor responsabilidad social, a expresar nuestro afecto cuidándonos y adaptarnos a las medidas preventivas”.

“Entiendo que debemos salir a trabajar para llevar comida a casa, por responsabilidad social y por cariño a nuestros seres queridos, debemos hacerlo con todas las medidas de seguridad. Recuerden que todos podemos estar contagiados sin presentar síntomas”, dijo.

Por último, el especialista invitó a la población a utilizar cubrebocas, lavar sus manos, mantener sana distancia y evitar reuniones innecesarias; “de ello depende que salgamos adelante y evitemos un desenlace no deseado”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: