Mascaras: rostros de la muerte en el México antiguo

Las plumas de Quetzalcóatl
Guillermo Morán Romo __________

AMIGOS, resulta impresionante la colección de rostros, máscaras, cabezas, que a lo largo de la historia han sido descubiertas en todos los centros arqueológicos (que son muchísimos, afortunadamente), que existen a lo largo y ancho del territorio nacional.

Tenemos en nuestras manos (y queremos compartir su contenido con ustedes, libros, revistas y artículos en ediciones especiales, editados y publicados tanto por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), como por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), dedicados precisamente al tema de los Rostros del México Antiguo, en donde alcanzamos a precisar dos puntos de vista particulares de las expresiones plasmadas por nuestros ancestros en máscaras, cabezas y figuras por ellos elaboradas.

Máscara de Calakmul

Se trata, como se indica en la presentación de los documentos, de una muestra de la inmensa diversidad de rostros del México antiguo, que ofrece semblantes de hombres y mujeres, jóvenes y viejos, humanos y dioses, pertenecientes a las distintas culturas que poblaron las variadas regiones del país, en diferentes tiempos, elaboradas en los materiales más disímbolos, como piedra, cerámica, madera.

Destacan  los textos especializados de dos destacados estudiosos, Beatriz de la Fuente  y Eduardo Matos Moctezuma, ella con un ensayo relacionado con los semblantes del hombre prehispánico como expresión vital, de vida. En contraste, el profesor Matos Moctezuma aborda el tema de los rostros de la muerte.

Máscara o rostro de Pakal.

LOS ROSTROS DE LA MUERTE

En esta oportunidad presentaremos algunos de los conceptos vertidos por el Maestro en Ciencias Antropológicas, especializado en Arqueología, Director del Museo del Templo Mayor, dependiente del INAH y miembro del Colegio Nacional entre muchos títulos más, Eduardo Matos Moctezuma, quien entre otras cosas señala: “Vida y muerte forman parte del eterno ciclo que no detiene su curso. Es por eso que el hombre ofrenda lo más preciado que tiene -su vida – para que, a través del sacrificio, de la muerte renazca la vida…”

 “Por eso – prosigue -, el rostro de la muerte y el de la vida se hallan representados innumerables veces. No otra cosa quiso decir el alfarero que con sus manos dio vida y muerte al rostro de barro de Tlatilco, Estado de México, que se repetirá dos mil años más tarde con la misma intención por el poder creativo de un alfarero de Soyaltepec, Oaxaca. Lo mismo expresó el artista anónimo que en Izapa, Chiapas, labró en la piedra un esqueleto sedente de cuyo vientre inexistente surge un cordón umbilical que da vida. De igual manera, los dos adoratorios de la parte alta del Templo Mayor Azteca, dedicados a Tláloc y a Huitzilopochtli, representan a la vida y a la muerte”.

Máscara Cultura Maya.

 Refiere más adelante que de la misma manera que el Sol moría todas las noches para renacer cada mañana, el hombre tenía que cumplir con su ciclo de vida y muerte.

A los guerreros se les deparaba acompañar al Sol, en tanto que a quienes tenían una muerte relacionada con el agua se les destinaba al Tlalocan. Ahogados, hidrópicos, muertos por rayo y por otras causas relacionadas con el agua, iban a ese lugar. Allí habitaba Tláloc, Dios del Agua, de la Lluvia, de lo que implica fertilidad.

Cabeza masculina Cultura Maya.

Por otra parte, a quienes morían de cualquier otra forma o enfermedad les estaba deparado ir al Mictlán. Para llegar a él había que librar ocho peligros para, finalmente, llegar al noveno nivel, llamado precisamente Mictlán. Era el retorno a la matriz, al lugar de origen, en el que los huesos quedaban depositados.

Fue al Mictlán a donde bajó nuestra deidad preferida, Quetzalcóatl en busca de los huesos de los antepasados. Se los dio Mictlantecuhtli después de hacer sonar cuatro veces el caracol, símbolo de fertilidad. Fue necesario que el Dios muriera para estar en posibilidad de dar vida.

Chac Mol. Cultura Maya.

POESÍA

La poesía antigua tampoco fue ajena a tan trascendental acontecimiento. El rostro de la muerte preside la mayoría de las creaciones poéticas. Hay un canto Nahua de enorme profundidad filosófica en que el hombre se pregunta si volverá a ver el rostro de su madre y de su padre. No, definitivamente no regresarán a la tierra. Pero oigamos aquel cantar:

Yo por mi parte digo:

¡Ay, solo un breve instante!

¡Solo cual la magnolia abrimos los pétalos!

¡Solo hemos venido, amigos, a marchitarnos

en esta tierra!

Pero ahora, cese la amargura,

ahora dad recreo a vuestros pechos.

¿Pero cómo comer? ¿cómo darnos al placer?

Allá nacen nuestros cantos, donde nació el atabal.

He sufrido yo en la tierra,en donde vivieron ellos.

Se enlazará la amistad,

se enlazará la corporación junto a los tambores,

¿Acaso yo aún vendré?

¿Aún habré de entonar un canto?

Pero yo solo estoy aquí: ellos están ausentes

Al olvido y en la niebla yo tengo que entregarme.

Creamos a nuestro corazón:

¿Es nuestra casa la tierra?

En sitio de angustia y de dolor vivimos.

Por eso solamente canto y pregunto:

¿Cuál flor otra vez plantaré?

¿Cual maíz otra vez sembraré?

¿Mi madre y mi padre aún habrán de dar fruto nuevo?

¿Fruto que vaya medrando en la tierra?

Es la razón porque lloro:

nadie está allí; nos dejaron huérfanos en la tierra.

¿En donde está el camino

para bajar al Reino de los Muertos,

a donde están los que ya no tienen cuerpo?

¿Hay vida aún allá en esa región

en que de algún modo se existe?

¿Tienen aún conciencia nuestros corazones?

En cofre y caja esconde a los hombres

y los envuelve en ropas el dador de la vida.

¿Es que allá los veré?

¿He de fijar los ojos en el rostro

de mi madre y mi padre?

¿Han  de venir a darme ellos aún

su canto y su palabra?

¡Yo los busco: nadie está allí:

nos dejaron huérfanos en la tierra!

 POESÍA NÁHUATL.

Deidad solar. Cultura Maya.

 Ofrecemos algunas fotografías de los rostros de la muerte y de la vida (en ocasiones entremezclados)

Máscara mortuoria. Cultura Maya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: