Manera de responder a la crisis actual de refugiados es a través de la educación y la solidaridad

En el día Mundial de las Personas Refugiadas, Proyecto Habesha reconoce a las universidades que se han sumado a la alianza por la educación universitaria de jóvenes refugiados, entre las que se encuentra nuestra institución.

El 20 de junio se conmemora el Día Mundial de las Personas Refugiadas. Esta fecha nos recuerda a las 79.5 millones de personas desplazadas que requieren protección internacional a causa de los conflictos armados, la violencia y las violaciones a los derechos humanos.

Si bien los efectos de la pandemia generada por el COVID-19 han eclipsado otros temas fundamentales de la agenda pública, este Día Mundial de las Personas Refugiadas, deberá servir para recordarnos que en el continente americano varios países atraviesan situaciones de violencia generalizada y/o inestabilidad política que obligan a sus poblaciones a abandonar su país, incrementando así las cifras de desplazamiento forzado hasta niveles sin precedentes en la historia reciente.

Para esta próxima conmemoración es importante destacar que, desde hace por lo menos cuatro años, México dejó de ser un país de tránsito, y cada vez más personas, principalmente del norte de Centroamérica, solicitan refugio en nuestro país. Debido a esto, de 2015 a 2019, las solicitudes de reconocimiento de la condición de refugiado han aumentado en un 1,167% (Mil ciento sesenta y siete por ciento).

Ante esta situación, Proyecto Habesha sigue sosteniendo que la mejor manera de responder a esta crisis es dando la bienvenida y reconociendo el potencial de todas y cada una de las personas que llegan a nuestro país en búsqueda de protección internacional.

Específicamente, Proyecto Habesha responde a esta crisis mundial de refugiados otorgando oportunidades de educación superior, brindando así, protección internacional a jóvenes desplazados y refugiados del mundo, además de preparar de manera estratégica a jóvenes resilientes que en su momento serán embajadores de la solidaridad mexicana,

Pero la labor de Proyecto Habesha no sería posible sin el apoyo de sus múltiples aliados, y es por eso que hoy hacemos una mención y un reconocimiento especial a nuestra Red de Universidades Aliadas que han abierto las puertas de sus instituciones al ofrecer becas completas a jóvenes refugiados provenientes de Medio Oriente y Centroamérica, quienes gracias a esta oportunidad, han encontrado en México refugio y esperanza para la reconstrucción de sus proyectos de vida.

La voluntad solidaria de nuestra Red de Universidades Aliadas es ejemplo de la empatía que permite construir acciones concretas en torno al complejo desafío de la migración forzada, que además tienden puentes de paz entre comunidades universitarias y jóvenes refugiados, quienes se benefician mutuamente de las virtudes del diálogo intercultural.

En este Día Mundial de las Personas Refugiadas reconocemos también el compromiso de otras organizaciones de la sociedad mexicana que trabajan incansablemente en beneficio de las y los refugiados, que actualmente son aún más vulnerables debido a la contingencia sanitaria global.