Los líderes ya no son dueños de los trabajadores

Ya no más ¨sindicalismo charro¨

.- Jesús Enrique Ramírez Pérez, líder de la CROM, afirma que dentro del nuevo sindicalismo, que debe verse como un gran aliado y no como un enemigo del sector patronal, hay una verdadera libertad de tal manera que los líderes asumen verdaderamente ese rol y marcan las rutas a seguir.

Heriberto Bonilla Barrón _____________________

El ¨sindicalismo charro¨ es rechazado tanto en Aguascalientes como en todo el país, afirmó el líder estatal de la CROM, Jesús Enrique Ramírez Pérez, quien dijo que los sindicatos que se hicieron viejos se están debilitando, prueba de ello es que localmente nos opusimos recientemente a que un líder repitiera en el cargo, se molestó porque le estábamos quitando el poder y prefirió emigrar a CATEM pensando que muchos lo iban a seguir y no fue así.

El sindicalismo, dijo en entrevista con FUERZA AGUASCALIENTES y con Mis Raíces Digital, no es como la política en donde hay líderes que se eternizan en el cargo y muchas veces lo hacen sin rendición de cuentas, de tal manera que los trabajadores decidieron expulsar al líder de ese sindicato e hicieron la elección de una nueva mesa directiva cuyos dirigentes decidieron quedarse en la CROM.

Dentro del nuevo sindicalismo, que debe verse como un gran aliado y no como un enemigo del sector patronal, hay una verdadera libertad de tal manera que los líderes asumen verdaderamente ese rol y marcan las rutas a seguir para evitar problemas e incrementar la productividad pues consideramos que en la medida en que así sea se podrá aspirar a un mejor nivel de vida.

Ramírez Pérez dejó bien claro que la CROM no es, ni quiere serlo, la dueña de los sindicatos, los únicos dueños son los trabajadores y se hace lo que ellos dicen, esa es la gran diferencia en el sindicalismo que hoy estamos alentando, ese que no puede hacer de los sindicatos un coto de poder y de enriquecimiento.

Jesús Enrique Ramírez Pérez.

Dijo que los cotos de poder en el sindicalismo se forman a través del miedo, creo que son como los partidos políticos en donde hay grupos de poder que se eternizan y son los que hacen y deshacen, algo que nosotros en la CROM estamos tratando de erradicar, ya basta que a los sindicatos y a los trabajadores se nos quiera seguir viéndonos como enemigos del sector patronal.

El sindicalismo que hacemos en Aguascalientes está caminando de la mano de los avances de producción y comercialización de nuestro ámbito, de allí que nuestros sindicatos afiliados son participantes activos de las industrias.

Cuando se dio la apertura comercial que hemos vivido, sufrido y también somos participativos, advirtiendo que no nos enseñaron a ese tránsito, de estar en una economía cerrada en la que el sindicalismo tenía una conducta más dura, porque conocíamos de la utilidad que tenían las empresas.

El cliente era cautivo, tenía que comprar a los precios que le vendiera el comerciante y que a su vez marcaba el industrial y que como consecuencia de ello el sindicalismo usaba su derecho a huelga para presionar y poner la pistola en la sien del patrón para alcanzar el salario que le alcanzara para vivir.

Y hasta eso, agrega, era fácil la negociación porque se daba en una economía cerrada que permitía llegar al acuerdo, repercutirse en el precio al comerciante y éste al consumidor y todos felices porque prácticamente se lograba lo que todos queríamos y más porque gozábamos de una estabilidad económica.

Sin embargo se dio un cambio radical, llegó la globalización y para sobrevivir todos debemos adecuarnos a los nuevos esquemas en donde ya no es el productor el que marca lo que debe haber en el mercado, sino el cliente, ese voltear de la pirámide nos trajo cambios drásticos en el aparato productivo y en el sindicalismo, ese que tanto hemos fomentado en la CROM, dijo.

Ahora las relaciones obrero-patronales han cambiado. Hoy ya no podemos decir vamos a emplazar a huelga que al fin y al cabo el patrón nos tiene que dar, algo que ya no se puede y lamentablemente muchos todavía no entienden.

Hoy, asegura Jesús Enrique Ramírez Pérez, el sindicalismo tiene que entender que no es enemigo sino parte de la empresa y como tal está obligado a defenderla.

Hoy al cliente se le gana con un producto de calidad, accesible y que satisfaga la moda y el servicio. Esa es la globalización, no nos enseñaron a enfrentarla y hoy vemos que cualquier producto extranjero, legal o ilegal, resulta más barato que el nacional y eso es lo que está golpeando duramente al aparato productivo y a los trabajadores.

Eso hizo que el sindicalismo de Aguascalientes tuviera que cambiar.

Hoy lo que debe premiarse es el conocimiento, la capacidad y la conducta del trabajador, pues sólo de esa manera se le estará respondiendo a la empresa.

Otra barrera que debe vencerse, dice, es convencer al patrón a dar capacitación dentro del mismo horario de trabajo, una negociación que todavía seguimos, ya que todavía encontramos muchos obstáculos y lamentablemente habré de reconocer que muchas empresas han desaparecido porque no supieron adaptarse a las reglas de la globalización.

Hoy la empresa tiene que modernizarse y capacitar a sus trabajadores si quieren seguir con vida, concluyó el dirigente estatal de la CROM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: