Lluvias en 2020, prueba de fuego para megaembalse de China

Yolaidy Martínez * _________________

Beijing (Prensa Latina).-  El 2020 es un año trascendental en los planes de desarrollo de China, pero abrió y avanza con desafíos que ponen a prueba su capacidad para mantenerse estable y alcanzar las metas de revitalización socioeconómica.

Tras dejar atrás el período más álgido del enfrentamiento a la Covid-19, el país asiático recibió una temporada lluviosa inusual, con récord en la caída de aguaceros incesantes y las inundaciones más devastadoras desde 1998.

El mal tiempo dejó al menos 219 muertos, pérdidas directas a la economía por más de 25 mil millones de dólares, 63,4 millones de afectados y 54 mil casas derrumbadas en 27 provincias del centro, sur y oriente del país.

Pero además supuso mayor atención y presión para la presa Tres Gargantas, el más grande proyecto hidroeléctrico de China y uno de los principales del mundo.

La obra lidió con cinco inundaciones del río Yangtsé en menos de tres meses y la última fue tan severa que le aumentó el flujo de entrada a 75 millones de litros de agua por segundo, un caudal récord que obligó a abrir 11 compuertas para descargar 49,2 millones de litros.

Tal y como aseguró la empresa gestora, la Tres Gargantas estuvo en condiciones de recibir y liberar el líquido sin dejar de producir energía ni presentar afectaciones.

Incluso retuvo más de seis mil millones de metros cúbicos de agua, permitió aliviar la presión de la corriente en los cursos medio y bajo del Yangtsé, y evitó que sobrepasara las medidas de seguridad en los lagos Dongting y Poyang.

A la compañía homónima le correspondió desmentir reportes de algunos medios extranjeros de prensa sobre la existencia de una supuesta ruptura y dislocación en la estructura, así como la inhabilidad del embalse para reducir las anegaciones.

Remarcó la seguridad y buenas condiciones de la infraestructura, tanto en la actualidad como en años recientes.

La corporación acotó que las riadas reportadas desde junio pasado son consecuencia de aguaceros que desbordaron varios ríos, y aun así la represa contribuyó a mitigarlas al contener gran cantidad de agua.

La Tres Gargantas tiene un dique de dos mil 309 metros de largo, 185 metros de altura y entró en operaciones totalmente el 4 de julio de 2012, tras 18 años de construcción.

Está situada en la central provincia de Hubei, justo en el curso medio del Yangtsé, cuenta con una potencia instalada de 22 mil 500 MW (megawatts) y un diseño de emisión anual de energía de 88,2 billones de kilowatts/hora.

Su producción de energía anual estableció el récord mundial en 2014 con 98,8 terawatts/hora (TWh) y permitió así suministrar electricidad a nueve provincias y dos ciudades, incluida Shanghái.

Durante un recorrido por la obra, directivos de la corporación explicaron a Prensa Latina que posee como ventaja un alto nivel de fiabilidad, tecnología probada y de alta eficiencia, los costes más bajos de operación y mantenimiento, y una gran flexibilidad y capacidad de almacenamiento.

Al proyecto lo rodearon muchas controversias, pues para materializarlo más de un millón de personas fueron reubicadas en otras zonas de residencia, principalmente en nuevos barrios construidos en la ciudad de Chongqing, porque requirió sumergir a 19 ciudades y 322 pueblos enteros.

Esos ciudadanos fueron incluidos en programas de desarrollo social con oportunidades de empleos, mientras el gobierno reconstruyó reliquias histórico-culturales de importancia que quedaron bajo agua.

La Tres Gargantas nació como necesidad para frenar las inundaciones que experimenta el Yangtsé desde tiempos inmemoriales, con amplio saldo mortal y material en las localidades ribereñas.

El primero en concebir su construcción fue en 1919 Sun Yat-sen, el padre de la China moderna, pero en febrero de 1953 el fallecido líder Mao Zedong y expertos de varios departamentos estatales estudiaron los asuntos pertinentes al levantamiento del proyecto.

Ahora su propósito es evitar esos sucesos y mejorar el control del cauce del río, así como proteger a más de 15 millones de personas que viven en sus márgenes, y facilitar la navegación y la generación de electricidad sin romper el equilibrio medioambiental.

*Corresponsal jefa de Prensa Latina en China.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: