Libros de ayer y hoy

Libros-Viejos-Apilados_Imagenes-de-Libros

Matar es fácil

Teresa Gil ____________

 Es fácil no solo matar – lo vemos a diario en México-, sino salir librado del crimen. Un caso que ha causado un impacto mundial es el de Óscar Pistorius acusado del homicidio de su novia Reeva Steenkamp y ahora-, diez meses de prisión después, viviendo en una mansión paradisiaca, (tal como quiere vivir Elba Esther Gordillo) en “cárcel” domiciliaria. El atleta paralímpico, un hombre irascible, violento, cuyo carácter se expuso durante el juicio a la par que se le veía llorar desconsolado, puede quedar libre de culpa si los consecuentes magistrados que lo están juzgando lo declaran absuelto el próximo mes de noviembre. Una bofetada a la justicia y un triunfo de la impunidad a nivel mundial. Los padres de la modelo a la que mató después de una violenta discusión, se han  portado generosos y lo han perdonando, pero inconsolables ante el resultado del juicio y ante el hecho de que hay gente en el mundo que lo está apoyando, han dicho que la sentencia es “inaceptable” y que quien comete un crimen tiene que pagar. Campeón con impresionables marcas mundiales en cien, doscientos y cuatrocientos metros, Óscar carece de las dos piernas , pero ya se le había acusado reiteradamente -a la par de sus rabietas violentas con novias y amigos- de tomar ventaja en el uso de prótesis especiales para correr. El crimen le ha quitado el apoyo empresarial que tenía y ven difícil que restablezca su carrera. Pero mientras vive muy girito en una mansión de 20 habitaciones, alberca, gimnasio y todo el lujo necesario a las afueras de Pretoria, Matar  aquí y en Sudáfrica, es muy fácil. Matar es fácil (Editorial Molino varios tirajes, Ediciones Orbis, RBA Coleccionables 2007) es el siempre oportuno título de la novela de Agatha Christie sobre una asesina que mataba a todos aquellos que le hacían algo o le caían mal, en un pueblo inglés famoso por el culto a la brujería, Wychwood. Advertido por una solterona, personaje clásico de Christie, un policía Lucas Fitzwilliam viaja a dicho pueblo para resolver los crímenes. La asesina, ex novia y ahora secretaria del señor principal de la comarca lord Whitfield, tiene una curiosa característica: cuando va a matar  su lenguaje corporal y sus miradas la denuncian: esa es la advertencia que lleva el policía. La escritora inglesa, dama del imperio británico, puso énfasis en los personajes presuntamente secundarios, enfermeras, secretarias, damas de compañía para acentuar esa maldad mediana que se supone aplican contra las llamadas clases superiores. Al igual que en el caso Pistorius, esta criminal Lavinia Pinkerton, tiene cierto resentimiento por alguna carencia en su vida y lo expresa a través del asesinato de la manera más sencilla : empujar a alguien de una escalera o de un puente, por ejemplo. Christie evidencia el desaliento y la soledad de  esa mujer, al parodiar en ella, los versos del poeta inglés William Wordswoort:

A dónde vas por el campo sin guantes

Mujercita enjuta que no tuvo amantes

Laislaquebrillaba@yahoo.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: