Libros de ayer y hoy

Libros-Viejos-Apilados_Imagenes-de-Libros

Los evangélicos

Teresa Gil_________

A diferencia de los priístas que arden de júbilo por su nuevo presidente Manlio Fabio Beltrones, los curas no deben compartir tal alegría, porque saben que el nuevo ungido es de origen protestante. En justos momentos en que el catolicismo desciende en México y el continente, y las iglesias evangélicas apuntan cifras en ascenso, un evangélico en asuntos claves les debe preocupar. El laicismo no importa. Ya estaban acostumbrados a las faramallas de Fox y Calderón en la Basílica de Guadalupe y la tolerancia religiosa que invade calles y parques. La Constitución es letra muerta. Las iglesias protestantes han venido desplazando la fe tradicional impuesta por los españoles y desde 2010, según INEGI, ya se encaminaban a casi el 75 por ciento de aumento y tocaban el 10 por ciento frente a un catolicismo de los domingos. Lutero vuelve por sus fueros. Los cultos cristianos penetran sectores que hacen ruido y un alto porcentaje de gente del espectáculo se adhiere a varias denominaciones y entregan sus aportes en cantos y en promoción. El sonorense Beltrones que creció en el ambiente de la iglesia de dios -metodistas pentecostales- imbuida la fe por su madre y su abuela, ya había evidenciado sus preferencias cuando fue gobernador de Sonora al nombrar funcionarios que compartían sus creencias. El titular de la Dirección de la Imagen era uno de sus “su hermanos en la fe”. No es el único caso en un partido, el recién renunciado Carlos Navarrete, ex presidente del PRD, también es evangélico. En una entrevista René Bejarano dice con cierto jolgorio, que el guanajuatense iba de casa  en casa catequizando familias. Como los Testigos de Jehová. En esas circunstancias, el cuestionado Cardenal Norberto Rivera aprovecha – el domingo anterior-, para negar que el evangelio vaya a cambiar. Lo dice con énfasis como si fuera dueño del mensaje que las iglesias han hecho suyo, sobre un redentor que vendrá a salvarlos.¿A qué evangelio se referirá un prelado como él? Indudablemente que no a El Evangelio según Jesucristo( Alfaguara 1998) de José Saramago que levantó las ámpulas en las jerarquías católicas, que igual que han hecho con otros premios Nobel intentaron satanizarlo “por blasfemo”. El libro, de casi 500 páginas, cuenta una hermosa historia sobre un cristo dividido entre los arquetipos dios y el diablo. En la narración se intercalan nombres y pasajes de la biblia, pero hay un deslinde de la historia que los católicos han hecho suya. Se cuestiona, por ejemplo, la grave omisión de José de no alertar a los padres de Belem del asesinato de niños y solo salvar al propio, lo que causó una mortandad impresionante. Y como un desafío para las jerarquías conservadoras, Cristo concierta una relación concubinaria con María Magdalena con la que vive hasta el final. Es en ese final en donde menciona la frase que tanto molestó a los vaticanos; dirigiendo su vista a  las grandes multitudes y ante las adversidades que había  padecido se refirió a su dios y  les dijo: Perdónenlo, porque no supo lo que hacía.

laislaquebrillaba@yahoo.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: