Libros de ayer y hoy

Libros-Viejos-Apilados_Imagenes-de-Libros
Libros de ayer y hoy.

Diurno a Rosario

Teresa Gil __________

 En México, a los políticos se les inventa y la señora Rosario Robles no es la excepción. Cuauhtémoc Cárdenas puso su granito de arena. Conocí a la ahora titular de Sedesol un día de 1987 que se asomó por la puerta de la pequeña oficina que ocupaba en el cubo de la larga escalinata que lleva  al segundo piso de la Facultad de Economía de la UNAM. Vi a una mujer de estatura baja, un poco pasada de peso, de pelo lacio y corto, que levantaba las manos como para dar un  discurso. No supe a quien se dirigía. Compartía ese lugar con su compañero Julio Moguel y se le ligaba en las luchas del Consejo Estudiantil Universitario (CEU), con  Armando Quintero, quien se convirtió más tarde en uno de los hombres orquesta del PRD en el DF. Quizá la entrevisté, no recuerdo, porque entre las mujeres que descollaban en aquella lucha estudiantil – a la que se sumaron muchos académicos- no estaba ella como economista relevante. Por eso me sorprendió que años después quedara como sustituta de Cárdenas en el gobierno del D.F, cuando éste abandonó el puesto de elección y se fue a buscar otra  vez  la presidencia de la República. Después vino la parafernalia de su participación en  los videosescándalos con Carlos Salinas y Diego Fernández de Cevallos en una única intención del gobierno foxista de agredir a AMLO; sus amores con el argentino Carlos Ahumada; su defenestración en el PRD y más tarde, todo un recorrido de aprendiz en los medios y  en la escena – papelito en Los monólogos de la vagina- y la relación con el gobierno del estado de México que no solo le dio medios de comunicación, sino más tarde, el puesto que hoy ostenta. Ahora es una mujer elegante, de tacones altos y peinados de salón. Pero sus críticos dicen que en todo los casos ha sido utilizada, más ahora cuando las denuncias sobre el papel utilitario de Sedesol, es evidenciado con datos de abuso electoral. Ha habido en ese recorrido muchos traspiés y la primera semana de agosto una multitud se enfrentó a ella y le impidió un acto. No es la primera vez que se le cuestiona públicamente. Antiguos compañeros de izquierda manifiestan la pena ajena, mientras el rostro de la funcionaria se endurece, aparece tenso y distante, como si reconociera que ha transitado un camino que no tiene retorno. El mes de octubre se declarará al ganador del Premio Internacional Manuel Acuña de Poesía en Lengua Española, convocado por el gobierno de Coahuila y en el que desde luego  El Nocturno a Rosario será el  punto de referencia del poeta coahuilense que se suicidó  el 6 de diciembre de 1873, presuntamente por Rosario de la Peña. Tenía 24 años. El halo romántico que envuelve la figura de Acuña y desde luego de su musa, no es tal según algunos críticos, que ven que el Nocturno no es la representación de su poesía, en otras expresiones más profunda y menos romántica, como Ante un  cadáver. Y es que Acuña no era un improvisado; tuvo estudios de filosofía, matemáticas y medicina y se pronosticaba como un gran poeta. El romanticismo de su muerte también se cae cuando se habla de su angustia por la pobreza que lo acosaba y de sus amores de largo alcance con la poetisa Laura Méndez de Cuenca. A Rosario  por su parte le recuerdan las cartas amorosas que le escribía José Martí y sus amores de once años con el poeta Manuel M.Flores. Las historias que se tejen para crear mitos, se volatizan cuando analistas más prácticos profundizan en la obra de un  poeta. Pero la gente que quiere vivir instantes de fantasía, rescata esos momentos románticos y los incorpora a sus sueños. Cuentan que Rosario murió a los 77 años, sola, sin ninguno de los que la habían amado. Quizá recordaba:

¡Qué hermoso hubiera sido

Vivir bajo aquel techo

Los dos unidos siempre

Y amándonos los dos

Los dos un alma sola

Los dos un solo pecho

Y en medio de nosotros

Mi madre como un dios!

laislaquebrillaba@yahoo.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: