La vida como es…

La vida como es...

Octavio Raziel_______

Dulces sueños

Hoy, Día de la prevención del suicidio.

Thánatos, el dios de la muerte no violenta, el del toque suave –como el de su hermano Hipnos, el sueño- deja apagar la antorcha de la vida apaciblemente.

Soñar y Morir. Suave como la vida, amargo como el amor y dulce como la muerte. Los breves espacios que Alberto logra dormir los considera pequeñas muertes; descansos para el espíritu, la consciencia, la vida.

La tía Esperanza (84) fue amada por todos pues a su paso por la tierra supo sembrar el bien. Frente a sus amigas –que no se dieron cuenta de su partida- recargó su cabeza sobre la oreja de su sillón favorito. La plática continúo, mientras ella traspasaba la línea hacia la luz. La mayoría de las personas desearían una muerte similar, rápida, sin dolor; un paso entre la consciencia y el sueño eterno, sin complejidades.

En algunas ciudades fronterizas de México los vendedores ofrecen a los extranjeros cocaína, mariguana, artículos de contrabando y chicas para todos los gustos. Sin embargo, cuando el posible cliente es bastante mayor o con cara enfermiza, los oferentes cambian su estrategia: ¿Quieres “dulces sueños”?

El turismo de la eutanasia busca la “muerte embotellada”, un compuesto químico llamado pentobarbital, un barbitúrico conocido como nembutal que literalmente quita la respiración a las personas. El método es indoloro y rápido; permite dejar de vivir; sólo dormir.

The Paceful Pill Handbook, (214 pp) es el libro que describe diversos métodos para terminar con la vida y forma parte de la agrupación australiana Exit International que está a favor de la eutanasia.

Phillip Nitschke, autor del libro, ofrece además seminarios en los que presenta recomendaciones para el bien morir. Según él, la forma de suicidio más sencilla e indolora es mediante el pentobarbital mexicano, comercializado como Sedal-Vet, Sedalphorte y Barbithal.

Estos medicamentos no se encuentran en cualquier anaquel de las farmacias fronterizas sino en las que venden productos para veterinarios.  Para los dueños de esos establecimientos la venta de los mencionados medicamentos a personas de edad era interpretada como la ayuda para terminar la vida de sus mascotas, hasta que varias publicaciones advirtieron del problema.

No obstante la prohibición que siguió a las denuncias, la venta continúa de manera subrepticia o externa a las farmacias. Los vendedores están a la expectativa de personas que solicitan esos productos. Se sospecha que algunos farmacéuticos de las veterinarias dan el pitazo a los comercializadores del frasco de eutanasia.

El libro de Nitschke recomienda que “lo tomen con su bebida favorita ya que tiene un sabor amargo. Nunca he visto a alguien que logre terminarse su whiskey o su champagne. No hay suficiente tiempo como para dar un discurso. La gente se duerme y después muere”

Muchas personas de Estados Unidos o Europa, así como de Australia, compran estos medicamentos aunque no lo tomen en México; o bien, los guardan para cuando decaiga su salud a tal grado que se haga necesaria su ingesta.

Mientras las autoridades mexicanas y estadunidenses ponen trabas para su libre tránsito por la frontera, los compradores se las ingenian para hacerlas llegar a su destino. Nitschke considera que unos 300 miembros de la agrupación “Exit International” han comprado el medicamento y un buen número de ellos ya lo tomaron con los resultados esperados.

El libro, en la forma electrónica se intitula en español “La píldora pacífica”  y se anuncia como la autoridad líder en el final de su vida. “Estrategias (en el contexto de ‘eutanasia’ y ‘suicidio asistido’) que sean fiables y tranquilas. Este libro –dice el anuncio- está dirigido a personas mayores y a aquellos que están gravemente enfermos, así como a su familia. Basándose en los conocimientos científicos del médico y el físico médico aplicado, el doctor Philip Nitschke, el PPeH (por su nombre en inglés) se publica principalmente en formato electrónico para permitir la actualización mensual de las noticias y acontecimientos relacionados con el tema”. Contiene más de 2.5 horas de videos, fotos e ilustraciones a todo color. El precio en EU es de 75 dólares e incluye 24 meses de actualizaciones.

En México el Senado ha aprobado que los médicos retiren las medicinas que mantienen con vida a algunos pacientes, mientras que en la capital mexicana existe la forma jurídica de “Voluntad anticipada”, en la que se permite que un paciente, que no tiene posibilidad de sobrevivir no sea entubado o resucitado. Alberto firmó ante notario público su voluntad anticipada pues considera que el que se murió, se murió;  no tubos, no revivir.

Mientras los enfermos terminales pasan por las etapas de negación, depresión, ansiedad, ira y miedo, el trato de la mayoría de los médicos hacia esos pacientes se ha vuelto deshumanizado y frívolo. En ocasiones, aplican una eutanasia pasiva al olvidar darles los medicamentos que requieren.

Habrá –siempre- quienes consideren que la muerte debe ser “cuando Dios quiera” y otros, que no pueden ver sufrir a sus seres queridos, buscarán ayudarles a “morir soñando”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: