La vetusta del cártel más sanguinario del país

.- Guerra sin cuartel en el sector militar.

.- Carta anónima “humanitaria” de un militar, que no es cualquier militar, al Presidente de la República.

.- “¡México, despierta ya!”, aquilatan para finalmente considerar en una imperdible frase robada de twitter que lleva una dosis de bumerang: “México pasó rápidamente del voto de castigo, a ser castigado por su voto”

Blas A. Buendía / Reportero Free Lance _____________________

filtrodedatospoliticos@gmail.com

Durante 2019, la familia del Chapo Guzmán “por poco rostiza a balazos” a las tropas del Ejército Nacional, que de forma paradójica, el ahora jefe del Ejecutivo le estuvo dando saluditos a la vetusta del cártel más sanguinario del país, doña María Consuelo Loera Pérez, madre del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, condenado a cadena perpetua en Estados Unidos por delitos en contra de la salud en su modalidad tráfico de drogas, crimen organizado y lavado de dinero.

Ese que ya ni es una sorpresa en que Andrés Manuel López Obrador “le coquetea” a los altos jefes del crimen organizado en México ante los ojos ortodoxos de la justicia gringa, si bien forma parte en el declive de su inmoralidad, no cabe duda que es un tipo ocurrente con una genialidad de mimo que hacen recordar a Charles Chaplin con sus largos y arremangados pantalones que causan hilaridad, cuyos costosísimos trajes los adquiere en una de las tiendas más prestigiadas de Estados Unidos, The House of Bijan.

Igualmente, se presume que López Obrador, apodado también como “El Americano”, si bien la sociedad lo considera “un tipo simpático por sus buenas acciones de gobierno”, para conciliar los ánimos de que “papá Chapo” sigue detenido en la Unión Americana, maquilló muy bien su visita a Sinaloa.

Es decir, los entendidos revelan que López Obrador “fue a ver a la abuelita agradable y buena onda” madre de El Chapo, para que “le diera un cambio” a fin de construir un camino y una escuela en su rancho sinaloense, que para la negrura y pensamiento de la sociedad, “solo le pasó la charola para hacer obras de infraestructura, sobre todo en Badiraguato.

Pero las demoledoras redes sociales acusan todo lo contrario, con un sentido meramente crítico, pero apabullante que si México no fuera México, sino una extensión de Estados Unidos, si la ley se le aplicara conforme a Derecho, ya hubiera renunciado al cargo de Presidente Constitucional.

¡Lo que López hizo en Badiraguato, es un agravio a México!

Es una ofensa a las víctimas del narco…

Una afrenta a su dolor…

Un insulto a las Fuerzas Armadas…, y a  la población en general, que a diario vemos cómo se va deteriorando nuestra seguridad…

A la niñez… ¡En 2019 incrementó a 50,000 la cifra de niños reclutados por los grupos delincuenciales!

Las imágenes y videos que circulan en redes sociales, por supuesto que duelen, preocupan en indignan… más aún, aquellos ajustes de cuenta donde se acribilla y se degolla y descuartiza a las víctimas de la guerra del narco.

¡El presidente se reúne y convive con LOS ENEMIGOS DE MÉXICO!

¡Rechaza a las víctimas y convive con los que ultrajan y matan a los mexicanos!

Ante el asombro del mundo entero,  rinde pleitesía a la madre del Chapo, de quien recibió una carta de agradecimiento por “cuidarlo”.

¡Mientras expone la vida de nuestras fuerzas armadas!

¿Cuál es el límite?

#NarcoPresidente

#LopezYaNoGobierna

Son los #Hashtag de la modernidad en México

Carta anónima “humanitaria” de un militar

Con fecha 30 de marzo (2020), una carta anónima apareció en redes sociales “escrita” por un militar agraviado y es dirigida al Jefe del Ejecutivo federal como a los secretarios de la Defensa Nacional como de La Marina.

Soy militar, pero no soy cualquier militar.

Soy aquel adolescente que con 15 años entró con el corazón lleno de emoción y orgullo a la Heroica Escuela Naval.

Soy ese Cadete del Heroico Colegio Militar que entona el Himno de la institución durante los desfiles debajo de la lluvia.

Soy el Teniente que no pudo presenciar el nacimiento de su hijo por estar en comisión del Servicio.

Soy el Soldado que se enteró de la muerte de su madre después de dos meses por estar aislado en la sierra.

Soy el Médico que sostuvo la cabeza del amigo que fue herido en combate.

Soy el Capitán que pasa semanas navegando lejos de su familia.

Soy el Comandante que entrena a su personal con máximo rigor y soy la Enfermera que limpia las heridas de las Fuerzas Especiales.

Soy aquel Militar que en tiempos tranquilos es ignorado, pero en tiempos de urgencia o desastre, es convocado.

Soy también el Marino que después de 30 años de servicio, fue comisionado a la “Guardia Nacional” (GN), aquel Capitán de Caballería que no fue consultado si quería pertenecer a la GN.

Soy ese Militar el que cumple órdenes, el que debe esconderse en la cobardía del anonimato para escribir estas líneas y no ser perjudicado, pero que entrega su vida y su trabajo por su País.

Soy ese Militar que no tiene Derechos Humanos, pero que en medio del fragor de  la batalla, debe respetarlos o ser enjuiciado.

Soy el que soñó con ser de la Naval y terminó de Policía.

Soy ese Fusilero Paracaidista que no tiene Libertad de Expresión.

El Oficial de Transmisiones que no recibe equipo, presupuesto o siquiera raciones suficientes mientras Diputados y Senadores llenan sus bolsillos.

Aquel Maestre que cubre cinco puestos porque no hay suficiente personal.

El Subteniente que hace guardias al uno por uno.

Soy el Militar que usted, Señor Presidente usa a su antojo cada vez que su política genera un problema que después no sabe resolver.

Soy el que cuida instalaciones estratégicas, el que pelea con huachicoleros.

Soy el Piloto y el Administrador que ahora administrarán bajo sus órdenes un Aeropuerto.

Soy el del Servicio de Sanidad, que ahora es responsable de resolver la crisis de salud cuando ya es demasiado tarde.

También Soy el Militar que recientemente vio a su familia peligrar por causa de la Familia del Chapo Guzmán, a quienes usted ofrece ayuda humanitaria descaradamente.

Soy cada Hombre y Mujer que pertenece a las Fuerzas Armadas, a las que usted desprecia, pero que siguen en pie de guerra por cada mexicano.

Soy el que ya está cansado de ver su Institución hundirse bajo su prepotencia y deshonestidad con la ayuda de la soberbia de los Secretarios, que como se ha visto, anteponen sus ambiciones de poder al bienestar de sus subordinados y de la Nación.

Ya nos cansamos Presidente, estamos hartos Secretarios.

México no merece esto.

Las Fuerzas Armadas no lo merecemos.

Así que decimos: ¡YA BASTA!

Yo soy ese Militar, que siempre está listo para la BATALLA.

De tal suerte que, si bien la vox populi sentencia que “México estaba mucho mejor sin López Obrador”, ahora se suma la reflexión colectiva: “La 4T y MORENA, forman, el infortunio estructural de la desgracia de México”.

Para estudiosos en Ciencias Penales y Ciencias Psiquiátricas, observan con claridad que es del propio Sistema del Poder, un proyecto sionista de destrucción sistemática muy “justificado” por naciones occidentales, sobre todo de mayoría católica. “El Pejelopochtli fue colocado en la Silla por Georges Soros y compañía”, alertan.

“¡México, despierta ya!”, aquilatan para finalmente considerar en una imperdible frase robada de twitter que lleva una dosis de bumerang: “México pasó rápidamente del voto de castigo, a ser castigado por su voto”.