La tragedia humana y el Viacrucis de la ex Ruta 100

.- En 20 años de su este movimiento sociopolítico y laboral, más de mil 200 trabajadores han fallecido y nunca vieron que se les haya hecho justicia.

.- El líder moral del SUTAUR-100, Jorge Cuellar Valdez, acusa que la “Honestidad Valiente” de Andrés Manuel López Obrador, está por los suelos.

.- Los de la ex Ruta 100, “no le tenemos miedo a ese cabrón… Tiene cuentas pendientes qué saldar con nosotros”.

.- La mediación de la CIDF, a petición de la CDHDF, un respiro de salvedad para solucionar el viejo conflicto laboral de los ex ruteros de la 100.

DE UN PLUMAZO (2)

México, D. F., a 10 de Agosto / 2015.- En el momento en que la CDHDF presentó una petición a la CIDH por violaciones a derechos humanos en agravio de personas ex trabajadoras de Ruta 100, la Comisión Liquidadora de este movimiento sociopolítico  y laboral, consideró como un triunfo el esfuerzo que ha venido desempeñando la doctora Perla Gómez, para hacerles justicia a los miles de ex ruteros de la 100, que en junio pasado cumplieron 20 años de injusticias y que a lo largo de toda esta historia, han sorteado vejaciones por parte de operativos policiacos y detenciones anticonstitucionales, así como burdos encarcelamientos arbitrarios.

El citado organismo autónomo declaró recientemente que este caso es llevado ante el Sistema Interamericano, luego de que las y los ex trabajadores de Ruta 100 han realizado esfuerzos durante más de dos décadas para lograr el acceso a la justicia, sin haber obtenido resultados de la investigación penal realizada con motivo del fraude que se cometiera en su perjuicio, el cual les provocó un detrimento patrimonial al no poder gozar ni disponer del dinero de sus liquidaciones una vez consumada la intervención administrativa y posterior a la quiebra de Ruta 100, ocurrida en el año 1995.

En relación con la investigación penal del fraude, iniciada en el año 2001 y la cual aún se encuentra en trámite, la CDHDF se pronunció sobre la actuación deficiente de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), y el 31 de mayo de 2011 emitió la Recomendación 3/2011, en la que se acreditó el retardo injustificado en la investigación y la falta de debida diligencia por parte del Ministerio Público.

Dicha Recomendación fue declarada incumplida por este Organismo el 23 de abril de 2013, por lo que el 28 de marzo del 2014, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la Recomendación 10/2014, dirigida al Jefe del Gobierno del Distrito Federal (Miguel Ángel Mancera Espinosa), la cual aún no se ha cumplimentado en su totalidad.

El caso presentado ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos plantea las omisiones del Estado mexicano en la supervisión del funcionamiento del Fideicomiso F-100, en el que las y los ex trabajadores invirtieron el dinero de su liquidación y del cual no obtuvieron ni su capital ni los rendimientos del mismo.

Igualmente, se expone la falta de ejecución de la sentencia dictada en el proceso ordinario mercantil, la cual a pesar de ser favorable a los trabajadores, no se ha ejecutado por parte de las autoridades. Por otra parte, se precisa que la dilación e ineficiente investigación en la averiguación previa, ha generado una clara denegación de acceso a la justicia.

Lo anterior, en una franca violación a los derechos a las garantías judiciales, a la protección judicial y a la propiedad privada de las víctimas. Asimismo, como consecuencia de lo anterior, las víctimas y sus familiares también sufrieron una afectación en su integridad física y psicológica.

Con el objeto de que el Estado mexicano responda por el incumplimiento de sus obligaciones y de las violaciones a los derechos humanos de las víctimas en este caso, la CDHDF representa a cientos de personas ex trabajadoras de Ruta 100 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, como parte de un litigio Pro bono, gratuito, en el que no cobra ni cobrará el trámite del caso por ser un Organismo Público, por lo que ningún tercero podrá realizar cobro alguno a las víctimas en relación con el litigio de la petición.

La petición presentada por este Organismo abre la posibilidad para que una instancia internacional se pronuncie sobre las violaciones a derechos humanos en agravio de las personas ex trabajadoras de Ruta 100 y se ordene al Estado mexicano su restitución en el goce y ejercicio de sus derechos.

La CDHDF permanecerá atenta de la decisión que adopte la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre la posible admisión y estudio del caso en el Sistema Interamericano.

EL VIACRUCIS DE LA EX RUTA 100

Al respecto, el presidente de la Comisión Liquidadora de la ex Ruta 100, Jorge Cuellar Valdez, recibió con beneplácito estos hechos trascendentales lo que significa que ya muy pronto la problemática de esta Central Camionera desaparecida, llegará a su fin, no obstante que podría haber ciertos mecanismos para exhortar al Gobierno del doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa, actuar con prudencia y una apertura de transparencia.

Pidió al Jefe del Ejecutivo de la Ciudad de México, que aun cuando muchos de los funcionarios públicos locales han conocido de este movimiento, muchas de las veces actúan mediáticamente para no solo resolver de un plumazo el conflicto de la ex Ruta 100, sino que agravan el caso con acciones dilatorias.

Ahora entonces, añadió Cuellar Valdez, para no tener justificación de evadir el tema, hemos hecho llegar nuevamente a todas las áreas la problemática y la posible de una salida práctica que se centra en la indemnización sobre nuestros derechos del dinero que dejamos sobre nuestra liquidación.

Explicó en entrevista celebrada en la Plaza de la Constitución –a la que consideró su casa porque la ex Ruta 100 ya pertenece a la parte inmobiliaria de la Ciudad de México-, que el adeudo histórico asciende a más de 200 millones de pesos que serían repartidos equitativamente y en el marco de una política de transparencia.

Subrayó que el GDF no tiene ni porqué soslayar los acuerdos políticos que se suscribieron en el pleno de la VI Asamblea Legislativa del Distrito Federal que ya está por concluir sus tareas legislativas, aunque admitió que existen funcionarios públicos que les interesa politizar este conflicto que solucionarlo.

Es decir, detalló, la ALDF resumió la solución del conflicto en tres puntos de Ruta 100: Uno, el retorno del 28 por ciento que nos descontó el patrón, el Gobierno que era nuestro patrón; la otra del 30 por ciento que  nos quitó el patrón que era para constituir diversas empresas; y tercero la creación de fuentes de trabajo que era a través del convenio político de marzo del 2012.

Consciente que los actuales tiempos de crisis económica y financiera que vive actualmente México, demandó a las autoridades competentes que en la creación de fuentes de trabajo nos destinen varias rutas de Metrobuses, tal y como lo han hecho con otros particulares.

Dijo que por derechos de antigüedad, el GDF le debe cumplir a la ex Ruta 100 en dotarlos de los instrumentos necesarios para establecer mecanismos de trabajo, y no estar esperanzados que haya inequidad en la distribución de las concesiones camioneras, particularmente en la que se refiere al Sistema de Transporte de Microbuses. “Tenemos la dignidad para aceptar una línea del Metrobús, y que no nos traten como indigentes”, acusó.

Hizo notar que sujetos que llevaron a la quiebra a la Ruta 100 como es el caso de sus ex líderes Ricardo Barco López y Gabino Camacho Barrera, éstos se amalgamaron en un conflicto de intereses que a todas luces ha imperado la corrupción y la impunidad, toda vez que estas personas tienen ciertas cuentas pendientes con la justicia y hasta el momento la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, ha actuado como protectora de esos delincuentes de cuello blanco.

– ¿Por qué ese trato para ellos…?, se le cuestionó.

-Tienen más dinero que de tal forma corrompen a los altos funcionarios del GDF; nosotros no tenemos el dinero para repartir, entonces tampoco tenemos empresas productivas para sacar dinero y estar repartiendo mochadas cada mes a ciertos elementos corruptos que ay por hay…

Comentó: “Nosotros sospechamos, porque sospechar no es un delito, que hasta el ahora ex Jefe del Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, tiene mucha culpabilidad en haberse negado en tiempo y forma, darle una solución a la problemática de la ex Ruta 100, no obstante de ellos se convirtió en cómplice de Barco y Camacho para que éstos a su vez, apoyaran económicamente sus campañas presidenciales.

Cuellar Valdez aseguró que con la llegada de Patricia Mercado como nueva Secretaria de Gobierno del Distrito Federal; y de Manuel Granados Covarrubias, en la asesoría jurídica del gobierno mancerista, le darán un respiro de solución a este conflicto camionero, que se fusiona con la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Dijo de Patricia Mercado: “Esperamos que la licenciada traiga sensibilidad  humana y política, porque esta es una crisis de un movimiento social en el cual ya hay muchos compañeros fallecidos y muchas familias degradadas. Si ella tiene esencia de humanidad, como toda mujer debe tenerla, buscará de forma inmediata una salida”.

Es decir, “tiene que buscar solución a los problemas de Mancera, no buscarle más problemas, porque de lo contrario vamos a empezar a  movilizarnos, ya es tiempo. No queremos que nos traigan como pelotitas rebotando y brincando de Secretaria en Secretaria, que hagan una mesa redonda para acordar lo que se tenga que acordar para que nos paguen, que es lo que ya queremos”.

Para Cuellar Valdez, si el Gobierno de Mancera ya no nos quiere ver en el Zócalo, entonces que cumpla con los acuerdos legislativos establecidos en la Asamblea de Donceles, y así le damos una solución de tajo.

-¿Cuántos compañeros ex trabajadores de la Ruta 100 han fallecidos a lo largo de 20 años de este conflicto?

-De diciembre de 2014 a agosto de 2015, se han ido más de 25 compañeros. Digo esto porque a nosotros nos hacen llegar las cartas de defunción. Ya no nos alcanzan los apoyos que se reúnen a través del boteo para la compra de tantas coronas para los funerales de nuestros muertitos, y esto lo deben de entender Miguel Ángel Mancera y Patricia Mercado.

-¿De cuantos compañeros fallecidos en total estamos hablando en el conflicto?

 -Más de mil 200 de un universo de 12 mil 4 compañeros. Sí es una tragedia humana. “La ex Ruta 100 ha vivido una tragedia humana, porque en sus 20 años de su movimiento sociopolítico y laboral, cientos trabajadores han fallecido y nunca vieron que se les haya hecho justicia social.

“Han existido ocasiones en que no tenemos ni para pagar una corona, porque ni eso hace el gobierno, pero si Ricardo y Gabino generan 30 o 40 millones de pesos mensuales, y no sabemos en qué manos van a parar toda esa riqueza, pedimos humildemente a las autoridades capitalinas que pongan atención a estos asuntos; que tengan la sensibilidad política y humana de la doctora Patricia y Mancera, así como demás colaboradores para darle salida a este asunto”.

-¿Don Jorge, qué es lo que aun le anima encabezar este movimiento después de 20 años de lucha?

-Ahorita tengo 20 años aquí en el Zócalo, yo diría que ya me pertenece una parte o nos pertenece a todos los compañeros…es una cuestión de dignidad, por el rescate de la dignidad, los derechos y el patrimonio de la clase trabajadora, o sea que no se salgan con la suya, que no haya esa impunidad, yo te chingo y hazle como quieras, el Gobierno es mi aliado y la justicia está conmigo porque yo tengo mucho dinero.

En este contexto, el líder moral de la ex Ruta 100, dice que “eso no lo podemos permitir, como un buen mexicano, Mancera que se digne a ser más humano…tenemos que enfrentar a ese poderío, de la criminalidad de los Gobierno aliados como los mafiosos, eso es lo que vemos nosotros. Entonces, esas es nuestra lucha y también, lo que más nos anima también, es la consistencia, de aferrarnos con gallardía a todas estas vicisitudes, a pesar que muchos de nosotros ya pertenecemos a ese conglomerado social de hombres de la tercera edad.

-¿Ha habido compañeros trabajadores que hayan tirado la toalla?

-El SUTAUR se conformaba en 27 secciones hasta la quiebra, es decir había 27 secretarios generales, pero nada más estaban porque había dinero, tanto en las arcas del sindicato como de la empresa y se vivía cómodamente; además había 500 delegados sindicales, gente que no trabajaba pero cobraba…

Entonces –continuó con su relato-, cuando se viene la quiebra se desaparecieron por arte de magia; como ya no había dinero, decidieron en recular como auténticos traidores, es decir, todos los hombres que decían que daban su vida por la lucha, hoy ya no lo vemos; algunos por ahí andan, otros ya murieron. “No es cierto que den su vida por una lucha de obreros, dan su vida mientras hay dinero; no hay dinero, no luchan, ni apoyan; y estimo que soy el único de los dirigentes del SUTAUR que se mantiene en pie de lucha de aquellos que fueron 57 secretarios generales…”

Durante la entrevista, Cuellar Valdez proclamó su grito de guerra: “¡SUTAUR vive…, vive…, vive…, y la lucha… sigue… sigue… y sigue…! ¡Si no hay justicia, no habrá paz!”

“No nos vamos a humillar ante nadie, así nos estemos muriendo de hambre. Aquí todavía nos tienen después de 20 años vertiginosos de una lucha sindical incansable, y todos quienes pertenecemos al SUTAUR, contamos con un área con capacidad técnica calificada y de alto nivel”, remarcó.

Hizo votos para que en las mesas políticas de negociaciones tripartitas haya un trato digno, pero ante todo que nos liquiden lo que tiene el Gobierno de la Ciudad de México que pagar, para resarcir la cuantificación del  daño económico, patrimonial y moral de estos dos últimos decenios.

A Cuellar Valdez se le ve tan seguro que confiesa que no le tiene miedo a nada y a nadie, porque como luchador político y social ha sorteado toda clase de apremios; tiene a su favor a cientos de ex trabajadores de la Ruta 100, por lo que consignó: “La estructura del poder me echó a sus carniceros, a sus matones, pero nunca nos hemos rajado”, so pena que “López Obrador me metió tres años a la cárcel”.

Rememora con sentido justiciero: “Hoy me pregunto cuánto le darían a López Obrador, en ese momento, para desalojarnos de los módulos que ya habíamos tomados por orden de la asamblea de la Comisión Liquidadora.  Andrés Manuel López Obrador siempre ha rayado en el cinismo, en aquel negro 23 de septiembre de 2013, ordenó que nos despojaran de los centros de nuestro trabajo, para otorgarles finalmente las empresas a Gabino Camacho y a Ricardo Barco.

“Nos preguntamos hoy: ¿Al ahora líder del partido MORENA, Andrés Manuel López Obrador, cuánto le dio Gabino y Ricardo para traicionar a los trabajadores y despojarnos de nuestros bienes? Lo dijimos abiertamente, ese tabasqueño no trabaja, vive de la explotación de sus movimientos perturbadores; le cobra al Gobierno federal por sus llamados “desgastes físicos”, y cuando fue el mandamás del GDF, nunca resolvió el conflicto de la Ruta 100,  y ahora en la arena política, seguirá actuando de la misma manera. Nada mas viene por lo suyo ese cabrón…”

-¿En el llamado partido MORENA, quién es el jefe de la mafia del poder de la izquierda en México?, se le cuestionó.

Concluye: “Él, él es el jefe de la mafia del poder; presume que está en contra de la mafia del poder (oficial), pero él recibe 70 millones de pesos que salen del presupuesto gubernamental para sostener sus oscuras actuaciones políticas. Imputa a otros que son ‘mafia’, pero elocuentemente el político tabasqueño recibe dinero de dudosa procedencia; es lo que no entendemos, nosotros no le tenemos miedo a ese cabrón…, es más, le tenemos cuentas pendientes, que algún día tendrá que pagar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: