La Santa inquisición o el INE

Carlos Ravelo Galindo, afirma: _______________

Haces falta a México. Cuídate Andrés Manuel. Rezamos por tu salud.

Nos preguntaron si el Intitulo Nacional Electoral, es sinónimo de la inquisición.

Y acompañan los otros nombres que se le aplican: Indagación, investigación, averiguación, perquisición, sondeo, fisgoneo, escudriñamiento, busca, encuesta, exploración, tanteo.

Recurrimos entonces a quienes saben.

Uno de ellos, el licenciado e historiador chiapaneco Virgilio Arias Ramírez, secretario general del Club Primera Plana y vicepresidente de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística nos los explica exhaustivamente.

En el curso de esta exposición, tendremos que tocar la situación de los pueblos europeos y en México, durante el período precortesiano, el virreinato y después de la independencia y naturalmente en estas épocas necesariamente recordaremos el papel de una institución llamada religión.

Aclaramos que nuestra intención no es atacar a ninguna religión, instituciones gubernamentales y políticas.

 O credo, porque en todo caso sería la clase gobernante en turno.

Desde luego el fanatismo que se vuelve una ceguera familiar y social, costumbre que propició el atraso de los pueblos e incluso los llevó en muchos casos a guerras sangrientas, fue lo que sucedió en México con el movimiento de independencia, la reforma y la rebelión cristera.

La inquisición en México — INE es mera coincidencia política oportuna– con el título de Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición de la Nueva España fue establecido en 1571 para ejercer un control ideológico y religioso sobre la población, procuraba normas de conducta que regirían la vida en la Nueva España.

Tuvo como propósito fortalecer la fe, perseguir herejías, prácticas judaizantes y mantener la unidad religiosa.

Los indígenas tampoco fueron sujetos a proceso inquisitorial. Pero sí se persiguieron sus prácticas idolátricas durante la Colonia cuando se decían católicos y estaban bautizados.

 Las mentes más preclaras de la humanidad, siempre combatieron a la ignorancia, en movimientos revolucionarios conquistaron la libre expresión en el campo del derecho, y se luchó contra las religiones que en el nombre de “Dios” esclavizan a la humanidad con el mito del miedo y pregonando la fe ciega.

Porque bien sabemos que en ella se arraigan los fanatismos de toda clase, no solamente los religiosos, pero es natural que prendan y traspasen generaciones en cuando faltan los conocimientos para encontrar una explicación a los sucesos sociales y desde luego a los naturales.

En los comienzos de la Iglesia, la pena habitual por herejía era la excomunión, pero cuando los emperadores romanos convierten el cristianismo en religión tolerada en el siglo IV, los herejes empiezan a considerarse enemigos del Estado.

Los acusados eran interrogados, comúnmente, mediante torturas y finalmente castigados si se les encontraba culpables, requisándose sus bienes durante el proceso para sufragar las costas judiciales y los gastos de encarcelamiento.

Los más conocidos métodos de tormento:

Garrucha, se alzaba a la víctima al techo con los brazos atados por detrás de la espalda.

Potro; se ataba al reo a un bastidor y el verdugo apretaba hasta atravesar la carne.

Tormento del agua: se ataba al reo, se le introducía un paño por la boca hasta la garganta y se vertían jarras de agua de aproximadamente un litro.

La Inquisición episcopal de la edad media, nefasta institución que de “santa” no tenía nada, fue la primera forma de la Inquisición medieval, establecida en 1184 mediante la bula del papa Lucio III Ad abolendam.

Como un instrumento para acabar con la herejía cátara; el castigo físico a los herejes había sido dispuesto con anterioridad por Federico II, en Francia por la iglesia católica.

La intención era castigar con pena de muerte a la herejía y a los cátaros; la humanidad padeció lo que hoy conocemos como pobreza inhumana instaurada por los reyes totalitarios y los patriarcas religiosos que dominaban todo, baste mencionar por ejemplo a Rodrigo Borgia que en 1492 fue electo papa y tomo el nombre de Alejandro VI.

Con Hernán Cortés, tras la conquista de Tenochtitlán en 1521 hacían falta misioneros la conquista espiritual, la cual estaba en manos de España y Portugal.

  Sin embargo, debido a la falta de miembros del clero secular, por influencia de Cortés y los franciscanos estos últimos consiguieron la bula Alias Felicis por parte del papa León X  en 1521 que les concedía el derecho de actuar en donde no hubiera miembros del clero secular.

Mientras no hubiera un prelado dominico en la Colonia, los inquisidores españoles generales delegaron su autoridad a los obispos locales, entre ellos Pedro de Córdoba, viceprovincial de la Orden de Predicadores o dominicos, el cual a su vez delegó sus funciones al franciscano Martín de Valencia uno de los Doce Apóstoles de México, es decir, uno de los 12 frailes llegados en 1522.

 Siguieron:

Fray Martín de Valencia. Entró en conflicto con las autoridades civiles, alegando que tenía jurisdicción tanto en asuntos civiles como criminales.

 Esto llevó a una controversia de marzo a julio de 1525 en la que Motolinía, delegado del inquisidor, habría de comparecer ante los regidores, con la instrucción a la Orden de dejar de intervenir en los asuntos civiles.

 Fray Domingo de Betanzos. Asumió las funciones de inquisidor en 1526, de acuerdo con la Omnímoda, fue Betanzos quien estableció la Inquisición episcopal en México.

 En su periodo hubo 19 casos, en su mayoría por blasfemia, aunque hay que señalar que la mayoría de los juzgados eran partidarios de Cortés, poniéndose de relieve las fricciones políticas que había entre dominicos y conquistadores.

Fray Vicente de Santa María. A pesar de que sólo ejerció como Inquisidor en 1528, su actividad fue intensa con el acto de fe de 1528; al año siguiente fue depuesto debido a su conducta imprudente en las quemas en su periodo, entre las que destacan las de los judaizantes Hernando Alonso y Gonzalo de Morales.

Alonso fue parte del ejército de Cortés en la toma de Tenochtitlán.

 Fray Juan de Zumárraga. Primer arzobispo de la Nueva España.

Este fue el periodo de mayor actividad de la Inquisición episcopal en la Nueva España con más de 150 procesos, en su mayoría por blasfemia.

Su periodo estuvo marcado por fricciones con otras autoridades por su juicio implacable contra los indios, ya que la mayoría discutía su naturaleza en favor de otorgarles derechos y protección.

Entre sus juicios destacó el caso llevado en contra de Carlos Ometochtzin, cacique de Texcoco, el cual terminó con su quema en el cadalso, acción que le valió ser censurado por las autoridades inquisitoriales que anularon su nombramiento como inquisidor apostólico en 1543.

Otros fueron: Fray Tello de Sandoval, Fray Alonso de Montúfar, Alonso Hernández Bonilla y Pedro Moya de Contreras.

De 71 reos sólo dos fueron ahorcados y luego quemados.

La inquisición logró absorber una gran cantidad de poder ante la sociedad y el estatus de élite.

La Nueva España fue uno de los lugares donde se presentó el Santo Oficio. Llegó en 1535 pero oficialmente se presentó hasta 1571.

En 1797, existió una propuesta dentro de España para abolir a la Inquisición, pero esta tuvo un nuevo plazo como consecuencia de la revolución francesa.

En 1808 Napoleón Bonaparte, consigue que Carlos IV abdique a favor de José Bonaparte y con ello publicó un decreto aboliendo a la Inquisición y confiscando sus bienes porque los franceses no eran simpatizantes del Santo Oficio, por lo que en la Nueva España se seguía bajo la influencia de la Inquisición ya que donde no regía Napoleón, el Santo Oficio seguía en pie.

La Inquisición pontificia o Inquisición papal fue una institución eclesiástica judicial creada por el papa Gregorio IX en 1231-1244 para perseguir la herejía y que estaba bajo su autoridad directa.

Sustituyó a la inquisición episcopal creada cincuenta años antes y llamada así porque la persecución de los herejes correspondía a los obispos de cada diócesis.

 Es llamada también inquisición medieval, para distinguirla de la inquisición de la edad moderna cuyo modelo lo constituyó la inquisición española, que a diferencia de la medieval estaba bajo la autoridad de los reyes católicos en quienes el papa había delegado en todo lo referente a la herejía en los dominios de su monarquía.

La Inquisición romana, también llamada Congregación del Santo Oficio, fue creada en 1542, ante la amenaza del protestantismo, por el Papa Paulo III.

Se trataba de un organismo bastante diferente de la Inquisición medieval, ya que era una congregación permanente de cardenales y otros prelados que no dependía del control episcopal, su ámbito de acción se extendía a toda la Iglesia católica.

En 1555, comenzó a perseguir a numerosos sospechosos heterodoxia, entre los que se encontraban varios miembros de la jerarquía eclesiástica, como el cardenal inglés Reginaldo Pole.

En 1600 fue juzgado, condenado y ejecutado el filósofo Giordano Bruno y en 1633 fue procesado y condenado Galileo Galilei, al destierro a más de 50 km de Roma, quien dijo: ”… y sin embargo se mueve”.

En 1813 las Cortes de Cádiz decide suprimir el Santo Oficio en toda la monarquía española y se envió para que las parroquias anunciaran la clausura de la Inquisición, por tres domingos consecutivos.

Este fue el mensaje central de las iglesias. El “Santo Oficio”, tuvo un pequeño resurgimiento ya que al quedar nula la constitución de 1812, quiso recobrar el poder que alguna vez tuvo, pero en julio de 1834, el gobierno liberal moderado de Francisco Martínez de la Rosa aprobó un decreto cuya disposición primera decía:

 “Se declara suprimido definitivamente el Tribunal de la Inquisición”.

Respondemos con cortesía política.

Es coincidencia fortuita con el Instituto Nacional Electoral y el tribunal federal.

Algunos historiadores en esencia masones, han sostenido a lo largo del tiempo que fue en ese proceso donde se inicia el mito de la masonería especulativa.

craveloygalindo@gmail.com

www.misraicesdigital.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: