La Presidencia abrió otro punto polémico

.-En una guerra de declaraciones, los adversarios de López Obrador, neutralizaron y deformaron sus palabras en tiempos diferentes.

Blas A. Buendía / Reportero Free Lance ___________________

filtrodedatospoliticos@gmail.com

Si bien el presidente Andrés Manuel López Obrador advirtiera alguna vez que “…nosotros manejamos la opinión general, porque nosotros somos los que controlamos a los principales periódicos del país…”, la Presidencia de la República abrió otro punto polémico para generar una serie de reacciones con la prensa nacional contemporánea, reafirmando: “México tiene un Estado fallido”.

El contexto de sus enunciados se dieron hace más de un año tras asumir el poder, pero en una guerra de declaraciones, sus adversarios neutralizaron y deformaron sus palabras con malas intenciones de seguir confundiendo al pueblo mexicano, que de por sí, el propio Jefe del Ejecutivo se ha empeñado de defraudar sus propias ideas con acertadas mentiras, presumiendo que está haciendo el mejor gobierno de toda la historia de México.

Para su gusto, López Obrador dijo que la confusión que le indujeron fue por el manejo de los neoliberales, quienes tuvieron que recurrieron a la estrategia de Paul Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda de Adolf Hitler, para decir mentiras hasta hacerlas realidad,

En este contexto, el guatemalteco Epigmenio Ibarra, quien presta sus servicios como orquestador de imagen del Presidente de la República, irresponsablemente viene utilizando mecanismos nazis para promover y “concientizar a la sociedad”, revalidando que el tabasqueño “es un pan de dulce”, cuando en los hechos distan mucho de ello.

En redes sociales fue descubierto “la escena (en) que Epigmenio Ibarra borró de su entrevista con AMLO”, las frases incómodas del presidente, cuando el guatemalteco lo interrogaba en los pasillos de Palacio Nacional como un documental propagandístico, luego de haber asumido el poder presidencial.

Con un sentido al más estilo Nicolás Maquiavelo, y un férreo control como lo hacía el ideólogo nazi Paul Joseph Goebbels, Ibarra no toleró que los enemigos del político tabasqueño le hayan tergiversado sus palabras en un acto que pertenece al pasado y no que las haya pronunciado recientemente. Presumiblemente, la edición fue manipulada por los neoliberales del PRIAN, donde se dice que se “controlan a los principales periódicos”.

Además, “Goebbels decía: que la propaganda era lo fundamental, que una mentira que se repetía muchas veces, se convertía en verdad”, aprovechando la coyuntura para recordar que él fue víctima de este sentido de propaganda adversa. “Lo que hicieron conmigo, en el 2006: (soy un…) Peligro para México…”

El presidente López insistió que México está viviendo tiempos diferentes, “Al amparo de que se derrumba el modelo económico neoliberal, se cae también ese modelo de comunicación que tardó siglos”. Por eso –subrayó- se hablaba del Cuarto Poder.

Entonces -apuntó- eso está en crisis y en decadencia, no solo en México, sino en el mundo entero.

Lejos de examinar que la Unión Americana tiene un valor intrínseco que es su moneda, el dólar, el arrogante presidente populista López Obrador ha tropezado con acciones pueriles al descalificar a medio mundo. Es decir, por ejemplo, ha arremetido en contra de todos sin evaluar las consecuencias, más aun al poner en duda hasta a la prensa gringa.

“El New York Time hace un artículo en contra del gobierno de México, tal vez tendrían razón porque es un periódico famoso, pero su influencia está muy acotada y puede ser un periódico famoso, pero si no tiene ética, ya no tiene efecto”, dijo a manera de justificación.

Porque ahora –continuó- hay medios de comunicación alternativos sobre todo las redes sociales, y mucha gente consciente, lo toma como una revolución de las conciencias.

Pese a sus exclamaciones, López Obrador ha jugado un papel preponderante para dirigirse al pueblo de México a base de mentiras, con la propia torpeza de su dislexia que lo caracteriza, hasta su ejército de tontos denominados chairos, todo se lo creen.