La impostura del Peje

Sospechosismo

.- Se derrumbó el mito de la honestidad valiente del sexagenario tabasqueño.  

Rigoberto Espejo _________________

La popularidad y confianza del otrora activista, está deteriorada en el país

Andrés Manuel López Obrador en su larga campaña logró engañar a millones de mexicanos con la gran mentira de su acrisolada honradez, inclusive aplicó el lema de “honestidad valiente”.

La campaña por alcanzar el máximo cargo nacional tuvo que captar millones de pesos, muchos de los cuales fueron obtenidos a base de presiones o de chantajes.

El video que muestra y demuestra la corrupción de AMLO, en que uno de sus hermanos Pío Lorenzo López Obrador recibe diversos fajos de billetes, de manos de un cercano colaborador de la llamada 4T, David Eduardo León Romero, recién nombrado director de la flamante empresa distribuidora de medicamentos del gobierno federal.

Esa entrega no era nueva, el hermano del tabasqueño anotó en una libreta, la fecha de la reunión y reclamó que está retrasado en la entrega de recursos para el Movimiento y la campaña presidencial.

Otro de sus hermanos, José Ramiro es un tanto oscuro como presidente municipal fue acusado de desvíos millonarios por la venta de terrenos propiedad del municipio, y por el mal ejercicio del presupuesto durante su gestión como alcalde. Se mencionó que los recursos fueron para apoyar las ambiciones de Andrés Manuel.

No se olvida entrega de fajos de dólares entregados a quien fue uno de sus más cercanos colaboradores: René Juvenal Bejarano Martínez -de gran expediente de corrupción- de parte del empresario argentino Carlos Ahumada Kurtz.

Rosario Robles Berlanga, presa por consigna del Peje, fue el conducto para captar poco más de 400 millones de pesos.

La ex titular de Sedesol informó a López Obrador que Ahumada estaba dispuesto a patrocinar campañas de los candidatos del entonces partido PRD, y la respuesta fue los asuntos de dinero no los trataba él.

 Carlos Cabal Peniche, otro empresario que también entregó fuertes candidatos de dinero, inclusive dono un hotel en Villahermosa, para la causa del Peje.

El actual presidente de México nunca ha recibido en persona las aportaciones voluntarias de dinero para la causa, para eso tiene a sus testaferros, como

Eva Cadena, que recibió varios millones de pesos “para el candidato López Obrador, u exhibida en un video; Julio Scherer Ibarra (hijo del finado periodista fundador de semanario Proceso del mismo nombre) también recibió “donaciones” en efectivo de manos del industrial Julio Villarreal

Delfina Gómez, excandidata al gobierno del estado de México, fue clave para captar recursos económicos para el “movimiento”, en pareja con el Peje, anunciaron que darían una “clasecitas de honestidad”.

Carlos Imaz Gispert, que esa época era esposo de la actual Gobernadora de la ciudad de México, Claudia Sheinbaum, era asiduo visitante a las oficinas de Ahumada Kurtz en Insurgentes Sur. Los billetes recibidos los colocaba en bolsas del Super.

Se sabe que la gobernadora de la ciudad de México, Claudia Sheinbaum fue durante mucho tiempo recaudadora de Obrador: “Ella tiene años ocupándose de recaudar y administrar los dineros para AMLO, por ello es pieza clave en el equipo de trabajo del presidente de México.

Rocío Nahle, coordinadora de la campaña presidencial del Peje, también fue eficaz recaudadora de recursos económicos, Citlalli Ibáñez Ávila Camacho, conocida mejor cono Yeidckol Polevnsky entonces presidenta del PRD, y ex presidenta de la Canacintra, también pasó a charola entre los socios de esa corporación

Para guardar las apariencias de honestidad, muchos de sus colaboradores hicieron el trabajo sucio.

La mala costumbre de obtener dinero de donde sea fue un lucrativo negocio para el Peje, y lo aprovechó al máximo desde la Jefatura del DDF, cargo al que arribó en forma fraudulenta: no tenía los años residencia exigidos por las autoridades; su credencial de elector fue expedida en Villahermosa, Tabasco

Con el poder capitalino, puso a la venta las candidaturas y puestos de elección al mejor postor, es la honestidad aliente en todas sus formas.

El caso más escandaloso de esa práctica ocurrió en Iguala, Guerrero, en donde AMLO vendió la candidatura a alcalde, a José Luis Abarca, el jefe del grupo criminal Guerreros Unidos; banda que a la postre ordenaría el secuestro, muerte y desaparición de “Los 43 de Ayotzinapa”.

Mentiroso como es, inventó un escenario: la existencia en un pequeño departamento en un multifamiliar en Copilco, y viajar en un modesto Tsuru.

La versión de que “el pueblo lo apoya con recursos” fue una gran mentira del gran mitómano durante más de 20 años.

El pueblo “bueno y sabio” ya empezó darse cuenta de la clase de pillo e hipócrita que es Andrés Manuel López Obrador, y esto se refleja en las encuestas, en menos de un año, ha perdido más de 75 puntos. De casi 80, ahora alcanza como máximo 47 puntos.

Además de ignorante, el sexagenario tabasqueño tiene como meta de vida, la venganza, también es intransigente, estridente, bíblico y poco institucional.

También tiene la facultad de ser cínico e hipócrita; en ocasiones violento como en su faceta de agitador y activista, tomaba por asalto los pozos petroleros ubicados en Tabasco, para luego levantar el plantón a cambio de varios millones de dólares.

Su corrupción, ocultada durante muchos años brotó con la reciente difusión vía televisor, en donde se demuestra la entrega de varios miles de pesos para el beneficio del entonces eterno candidato presidencial.

Como esta han sido varios, constantes y frentes la entrega de dinero para el “honesto y valiente” Andrés Manuel.

Andrés Manuel tiene la habilidad de ocultar su fortuna; señala que no tiene patrimonio propio; que no tiene propiedades a su nombre y que no maneja tarjetas de crédito ni cuentas en el banco.

Con la fortuna acumulada a lo largo de los años, tuvo la visión de comprar un rancho en Palenque, Chiapas, en donde descansa de su ardua labor de proselitista por toda la República, con el claro propósito de buscar la elección, y por qué no, transformarse en un tirano o en dictador.

De carácter violento, demostrado con el asesinato de su hermano menor José Ramito, de un certero balazo en la cara (fue un accidente, repite a cada instante para acallar su culpabilidad) otro crimen cometido por el presidente, en su época de adolescente, fue el de un compañero de juego, José Ángel León Hernández, de un pelotazo en la nuca.

Estuvo varios años parapléjico, falleció, luego de una larga agonía.

Hábil para captar recursos económicos, organizó un campamento permanente en la Plaza de la Constitución, como medio de protesta por el “fraude electoral” cometido en su contra en la jornada electoral para gobernador de Tabasco.

En esa ocasión, recibió más de 30 millones de nuevos pesos de manos de Marcelo Ebrard Casaubón, en esa época secretario de gobierno del DDF.

Ahora en funciones como vicepresidente, aunque su nombramiento oficial es secretario de Relaciones Exteriores. Esta versión circula entre los miembros del “gabinete” conocido entre la tropa como “jóvenes construyendo el futuro”

Los cuatro hijos del Peje gastan el erario a manos llenas, no trabajan y viajan por todo el mundo, con sus mujeres de importación.

Y México casi en ruinas, más de 130 mil fallecidos por el Covid y por el crimen organizados, ¡pobre país!

www.entresemana.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: