La Feria Nacional de San Marcos cumple 193 años

Las plumas de Quetzalcóatl
Sigue sin perder el sabor provinciano que le caracteriza
 “La Feria es romance de amor para algunos, para otros recuerdo…”
Guillermo Morán Romo ____________

AMIGOS, es una fiesta de luces multicolores… algarabía de cientos, miles de personas reunidas en torno a la columna de la Plaza de la Patria… la Feria Nacional de San Marcos inicia con la coronación de SGM, la Reina de nuestros festejos, que por segundo año consecutivo, lucirá la tiara y el cetro de manera simbólica (debido a la espantosa pandemia que nos afecta), aún y cuando en los rostros de la gente se dibuje el encanto que se repetía año con año… y esto es así desde hace 193 años.

Aguascalientes, los habitantes de esta tierra, pero también los visitantes de todas partes del país e incluso de más allá de nuestras fronteras, provenientes de los cuatro puntos cardinales, disfrutamos desde 1828 de la más prestigiada, la más importante y la mejor fiesta de México, la tradicional Feria Nacional de San Marcos, que cada año, entre los meses de abril y mayo, distrae la atención de propios y extraños, que interrumpe las actividades cotidianas de la vida en común para dar paso al disfrute de la fiesta con sus peleas de gallos, la lidia de toros bravos, la pirotecnia, los juegos mecánicos, la música, los trajes típicos, el folklore representado tanto en nuestro deporte nacional por excelencia, la charrería, como también a través de las interpretaciones de bailes y danzas que nos ofrecen en el Ferial de Aguascalientes, en el que tienen destacada participación los entusiastas bailarines y bailarinas de la Compañía Estatal de Danza, pero también de las distintas modalidades dancísticas (clásico, moderno, contemporáneo, etc.), acompañados por diferentes grupos artísticos y musicales de la entidad, pero sobre todo, se viene a disfrutar de la gran hospitalidad del pueblo de Aguascalientes, que es sin duda alguna lo que ha hecho de esta fiesta, la Feria de México.

La tradicional verbena sanmarqueña da inicio, decíamos, con la coronación de SGM, la reina de las fiestas, en un acto que no por cotidiano, por repetirse año con año, deja de estar presente, y muy firmemente, en el ánimo de la población, que ansiosamente espera así el arribo de sus fiestas de primavera, para demostrar una y otra vez, la tradicional hospitalidad que caracteriza a los “aguascalenteños”, como prefería denominarse (por más castizo), el cronista de la ciudad, don Alejandro Topete del Valle (qepd).

Andadores de la Feria.

En esta ocasión, la Feria revestiría una connotación muy especial, pues se llegaría a los 193 años ininterrumpidos de celebración (bueno, se suspendió en tiempos de Luis Armando Reynoso por una epidemia, y el año pasado y este por una pandemia).

Luego de la coronación de la Reina, el anuncio del inicio de la verbena está representado con la tradicional quema de fuegos pirotécnicos, que se encienden inmediatamente después de entregarle el cetro.

De esta manera, resulta obvio que cuando se piensa en Aguascalientes, lo primero que viene a la memoria es sin duda nuestra Feria Nacional de San Marcos, sin embargo, aún y cuando esta es la festividad de mayor importancia y de mayor tradición en el país, Aguascalientes cuenta con mucho más para ser considerado como uno de los Estados más sobresalientes de México, tanto por su belleza, como por su calidad y hospitalidad de sus habitantes.

La ciudad de Aguascalientes es para quienes la habitan (aunque también para los visitantes que año con año concurren a la festividad), una de las más bellas del país. El ambiente provinciano que afortunadamente no se pierde, es sin duda uno de sus mayores atractivos.

LOS ORÍGENES

La Feria Nacional de San Marcos, motivo de esta entrega de Las Plumas de Quetzalcóatl, tiene sus orígenes en el año de 1828, cuando se celebra por primera ocasión, aunque en aquel entonces se proyectó para realizarse en noviembre, específicamente del 5 al 20 de ese mes, al autorizar su realización al Ayuntamiento de Aguascalientes, el H. Congreso del Estado de Zacatecas, el 13 de noviembre de un año antes, es decir, de 1827. Cabe  hacer mención que Aguascalientes era en ese entonces un municipio más de la vecina entidad zacatecana.

Artistas. Compañía Estatal de Danza.

Fue a partir de 1851 cuando se modificaron las fechas de su realización, ligándose así a las fiestas en honor del Evangelista San Marcos, esto es, en el mes de abril, conservando hasta la fecha esta característica que le distingue.

En sus inicios, la denominada “Feria Mercantil” se desarrollaba en lo que es el centro de la ciudad, junto al Parián y el Templo de San Diego, y fue a partir de 1851, como apuntamos, que cambió de fecha y escenario, trasladándose al entonces Pueblo de San Marcos.

 Actualmente, los atractivos de las fiestas son innumerables. Se ofrece entretenimiento para propios y extraños, con eventos para todos los gustos y sabores, con tradicionales exposiciones como la del vestido, en donde destaca la tradición del bordado y el deshilado en la entidad, cuyos orígenes vienen desde la época de la Colonia, pero que continúa hasta nuestros días, pero también las exposiciones industrial y ganadera, que reúnen a los mejores y más destacados impulsores de ambas ramas de nuestro desarrollo económico, sin que por ello falten la comercial y también la cultural, ésta última con la presentación de las mejores muestras del traje típico regional y en donde destaca por sobre todo, la realización del reconocido internacionalmente Ferial de Aguascalientes, cuyo prestigio se acrecienta y cotiza mejor año con año.

FERIAL

El Ferial es un espectáculo único en el país, en el que a través de la música y danza se representan etapas de la historia ya sea de Aguascalientes, México, o bien se lleva al escenario la vida de grandes artistas. Este magno evento se realizó por primera vez en 1965 en los patios de Palacio de Gobierno, en tanto que hoy en día, debido a la gran demanda del público por presenciarlo, debe efectuarse teniendo como sede el amplio Teatro Aguascalientes, construido apenas en 1991 por el arquitecto Abraham Zabludowky, ya fallecido. Este escenario tiene capacidad para 1,650 espectadores cómodamente instalados.

Pero hay más, como los concursos del vestido y del traje típico, el del rebozo, la realización del Premio Nacional de Arte Joven, el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes, y la presentación en el Teatro del Pueblo de lo mejor de la música y el folklore del país, a lo que se suman infinidad de eventos culturales de primer nivel.

Balaustrada.

Asimismo se realizan festejos que de por sí, solos atraen la atención de cientos, miles de aficionados, como el serial taurino, que es el más importante de México, comparable con las mejores ferias españolas, así como los festejos del más mexicano de los deportes, la charrería, al igual que las peleas de gallos e infinidad de competencias deportivas de reconocido prestigio y nivel.

Cabe mencionar que el perímetro de la tradicional verbena abrileña comprende la segunda plaza comercial y de exposiciones más grande del país, superada solamente por la Macro Plaza de Monterrey. Nos referimos a la Expo Plaza, conjunto que se constituye a partir de un centro comercial con área de exposiciones, así como la Monumental Plaza de Toros y que se amplía con el reinaugurado Centro de Convenciones San Marcos, que durante la feria, es sede de la “jugada”, pero que también incluye en su interior el palenque y en su parte superior, amplios salones de baile.

Mención aparte merece la escultura denominada “El Encierro”, obra del artista Jorge de la Peña Beltrán, fundida en bronce y que representa siete toros y un caporal a caballo, camino a la corrida donde habrán de demostrar su bravura. Cada toro pesa una tonelada el caporal 1,700 kilogramos. La escultura mide 24 metros de largo por 10.5 metros de ancho y tiene una altura de seis y medio metros. Su presencia representa un perpetuo homenaje a los ganaderos aguascalentenses, prueba de lo cual es que cada toro lleva marcado el fierro de una ganadería de la zona.

GASTRONOMÍA

Nuestra tradición gastronómica es rica sobre todo en antojitos, pues aquí elaboramos nuestros propios tamales, con aproximadamente unas 35 variedades diferentes de ellos, además de que se elabora un menudo propio, excelente y deliciosa birria, las apetitosas carnitas y chicharrones, pero además, también ofrecemos el tradicional pozole, las enchiladas, quesos de la región, el sabroso mole dominguero, chiles escurridos y muchos otros antojitos típicos.

No puede dejarse de lado la tradición vitivinícola de la entidad, reconocida de tiempo atrás, reafirmándose los vinos que aquí se elaboran como la compañía indiscutible de las buenas carnes que se degustan en Aguascalientes.

Balaustrada.

LA TAUROMAQUIA

Sin duda alguna, el prestigio que ha adquirido la fiesta de toros en Aguascalientes supera a todas las que se ofrecen en el país e incluso puede equipararse, aunque habrá quienes incluso la coloquen por encima de ellas, a las que ofrecen las mejores plazas del mundo, sobre todo las españolas, con todo y su tradición. Aquí se presentan los mejores espadas y las mejores ganaderías, disputándose éstas el derecho de presentar sus mejores ejemplares para la lidia, sabedores todos de que Aguascalientes, viste, da prestigio.

Históricamente, Aguascalientes ha contado con cuatro escenarios para ofrecer corridas de toros a lo largo de su historia.

En principio se ofrecían festejos a un costado de la Iglesia Catedral, en donde se acondicionaban las tablas para la lidia; posteriormente, se instaló la Plaza de Toros “El Buen Gusto”, ya en terrenos del barrio de San Marcos; vino luego la Plaza de Toros San Marcos, que fue inaugurada con tres corridas ofrecidas los días 24, 25 y 26 de abril de 1896, que tiene como característica que su construcción ocupó apenas un tiempo récord de 48 días, que fue edificada por don José Dosamantes, dueño de la hacienda ganadera de toros bravos de Venadero. Su inauguración ocurrió el 24 de abril de 1896 con un cartel de lujo y un lleno impresionante. Actualmente, desde los años setentas, específicamente a partir de 1974, los taurófilos se concentran en la Plaza de Toros Monumental de Aguascalientes, ampliada a inicios de la década de los noventas para convertirse así en la segunda plaza más importante del país y de mayor aforo en México, pues tiene capacidad para albergar a 15 mil personas, ubicándose sólo por detrás de la Plaza México.

LA CHARRERÍA

También cuenta con una gran tradición e historial, pues Aguascalientes tiene fama de buenos charros. Los escenarios para ofrecer festejos de este que se denomina como el más mexicano de los deportes, ha cambiado igualmente con el tiempo.

Inicialmente se acondicionaba un lienzo en los terrenos en que se encuentra actualmente la Alameda o Calzada Revolución, junto a los baños de aguas termales de Ojocaliente, al oriente de la ciudad. Posteriormente, el Estadio Municipal (que servía para competencias atléticas y de futbol, que fue derruido hace unos años para levantar un nuevo estadio con gran capacidad de asistencia y que es exclusivo para la práctica del balompié), se acondicionaba para los tradicionales jaripeos.

Ya en tiempos actuales se construyó lo que es el Rancho del Charro, ubicado a un costado del Parque de Beisbol “Alberto Romo Chávez” y casi frente a la cabecera oriente del estadio de futbol, que por algunos años albergó las fiestas charras de la Feria Nacional de San Marcos y que todavía existe. Fue también hacia los años setentas cuando se construyó, casi junto a la Plaza de Toros Monumental de Aguascalientes, el que fue uno de los mejores y más modernos escenarios para la práctica de la charrería, la Villa Charra, cuyas características en capacidad, funcionalidad y visibilidad no tuvieron par en el país (en ningún otro lugar del mundo se practica la charrería en la forma como se hace en México, por lo que no puede equipararse con ninguna instalación erigida para practicar faenas campiranas del mundo), de ahí que fue verdaderamente un orgullo para los aguascalentenses.

Coronación.

Lamentablemente la soberbia y la incapacidad de negociar del gobernador en turno fue el motivo por el cual la mitad de este lienzo volviera a ser propiedad de un particular (quien tampoco bajó sus pretensiones, hay que decirlo) y terminó como un escenario de juegos infantiles (¡que desperdicio!… ¡Y que arrogantes gobernantes hemos tenido!).

PELEAS DE GALLOS

Es sin duda uno de los grandes atractivos de la Feria. Las peleas de gallos se aderezan con la presentación de los mejores y más destacados interpretes vernáculos de México. El primer palenque que existió en Aguascalientes fue conocido como “La Primavera”, a mediados del siglo XX. Posteriormente se levantó uno nuevo llamado “Plaza del Recreo” y hasta mediados de la década de los setentas en el siglo pasado se mandó construir, en el mismo lugar, el palenque “Federico Méndez”, en honor al desaparecido compositor aguascalentense, mismo que sufrió una nueva modificación, pero sobre todo ampliación hace unos años, para estar en posibilidad de ofrecer mayores facilidades y comodidades a los asistentes.

Pero no se crea que ahí termina todo. Hay más.

El complemento perfecto, el aderezo que falta es el también tradicional Desfile de Primavera, que tiene lugar año con año en el más importante día de la verbena, el 25 de abril, y para disfrute de todos, los más modernos y atractivos juegos mecánicos que se han convertido ya en una atracción infaltable de nuestros festejos.

En suma, durante los 23 días que se prolonga la festividad (aproximadamente), la ciudad viste de un gran colorido, sus habitantes reciben a los visitantes para participar con ellos de la alegría que ofrecen los festejos, procurando, como siempre, honrar nuestras tradiciones de disfrutar de la buena tierra, de la buena gente, del agua clara y del cielo claro.

Escaramuza Adelitas Charras.

Hoy, la Feria conserva su encanto, a pesar del embate de la época moderna y de la pandemia que nos impide por segundo año consecutivo disfrutarla.

Y como bien decía nuestro cronista emérito (y lo dejamos como gran colofón de esta crónica), don Alejandro Topete del Valle, “La Feria es romance de amor para algunos, para otros recuerdo…”.

De las fotos, en orden progresivo se muestran: Andadores de la Feria; Artistas y la balaustrada del Jardín de San Marcos; dos fotografías antiguas de la balaustrada del Jardín; Coronación de SGM; Escaramuza charra; Exposición ganadera; Dos imágenes del Ferial de Aguascalientes; Isla San Marcos; Juegos mecánicos; Plaza de Toros Monumental y Velaria; Nuevo Lienzo charro en la Isla San Marcos; Palenque; Plaza de Toros San Marcos; Kiosko en el Jardín con sabor provinciano; Templo dedicado al Evangelista San Marcos; dos gráficas de Toros en la Monumental; Villa Charra.

Exposición Ganadera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: