La burocrática conducta de Hugo López Gatell

Compartimos Viborita… JUEVES 07 ENERO 2021. Sigamos alzando la voz, exigiendo Justicia y Paz.

Victoriano Robles Cruz __________________

Vamos a tratar de entender la conducta publica de López Gatell, para ello lo haremos desde dos conceptos básicos: burócrata y político. Específicamente por su novelesco y polémico viaje a Oaxaca, al pueblo costero de Zipolite. Ojalá con nuestra ignorancia pueda ser entendida y compartida para el intento de la columnilla y así logremos el propósito.

Observamos dos efectos contradictorios en el problema del personaje: lo involuntario sobre lo voluntario; lo sensible por encima de lo pensado; el privilegio del compromiso antes que la razón social. La inexistencia del compromiso consciente y voluntario con la responsabilidad social (burocrática).

Preguntémonos: ¿si el personaje en mención fuera político hubiera asistido al lúdico periplo? (Recreación, ocio, entretenimiento o diversión). El político es un constructor, alguien que suma, que conduce el diálogo, comprometido con ideas del grupo, participe de la razón, la ética su conducta publica, entre otros valores.

Quizá otros personajes de la vida pública, del actual gobierno, realicen similares viajes, pero resultan ser individuos muy cuidadosos y discretos por cuidar su imagen pública que, por presunción o burla para el gobierno con el cual están realmente comprometidos.

Quizá debamos aclarar: no tenemos nada en contra del personaje. Tampoco intentamos construir alguna justificación publica para tremendo dislate. Mejor aún debemos comprender las diferencias entre dos entes públicos: un político y un burócrata. Éste ultimo es el clásico servidor público, sin compromisos ideológicos con algún partido, estructura política o representante político. Son quienes sobreviven en la estructura del poder público por las cualidades en su desempeño burocrático.

Sin embargo, innegablemente tal conducta burocrática desgasta al grupo en el gobierno y al presidente AMLO. Quien tiene que salir a ofrecer tiempo y esfuerzo para justificar la obscena burla de Gatell para todo su equipo de trabajo. ¿Pero qué necesidad?

Interpretamos que el personaje, con características de científico, resulta necesario para la responsabilidad que hoy tiene al frente de la pandemia. Y esa necesidad obliga al titular del ejecutivo a dar la cara por su imberbe conducta. Esa responsabilidad social y pública por ningún lado le quita la responsabilidad ética y moral de su tarea. Sobre todo, de quien debiera ser ejemplo público de lo que pregona cada tarde-noche por su trabajo burocrático.

Será que el personaje desconoce la avalancha mediática cotidiana en contra del titular del ejecutivo como para salir a pasearse a las playas tan conchudamente. Claro que es una irresponsabilidad política y social. ¡No es político!

El martes en la mañanera le vimos el rostro a AMLO muy desencajado al cederle la palabra. Ha trascendido que recibió una reprimenda muy severa del ejecutivo. ¿Cuántas veces más continuará con esos desplantes el Hugo Lopez-Gatell? Ratifica su conducta burocrática… ni un compromiso con la 4T.

PD.- Los testimonios públicos de la longeva democracia gringa son los estertores de un sistema que ya cumplió su papel protagónico. No todos los imperios aprenden de los errores de los imperios. ¡Estamos siendo testigos de la caída del imperio yanqui!

PD.- Otra victoria legal. En reciente audiencia judicial (29/12/2020) de nuevo el equipo de abogados del perseguido político Labastida Mendoza, puso en jaque al terco aparato judicial de Antonio León; pero el obediente juez no concluyo el juicio. Le temblaron las piernitas. Su compromiso no es con la justicia sino con C.J.

www.facebook.com/viborianuscolumna

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

www.misraicesdigital.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: