La biblioteca de Arcadia

La-biblioteca-de-Arcadia.

Carlota: las cartas de la locura

Norma L. Vázquez Alanís ____

Un abrazo para los excelentes colegas Carlos Ravelo y Antonio Aspiros, por el merecido reconocimiento a sus largas y fructíferas trayectorias por parte de la Fapermex

¿Hasta qué punto puede la demencia convertirse en un refugio para la soledad, el desamor, el fracaso de un proyecto de vida y la desolación provocada por el abandono de la familia, los amigos, los otros…?

Esta y otras interrogantes pretende resolverlas la historiadora Laurence Ypersele en su libro “Une impératrice dans la nuit”, publicado originalmente en francés, en Bélgica (1996), que fue traducido y editado en México por la escritora Martha Zamora con el título “Una emperatriz en la noche. Correspondencia desde la locura de la Emperatriz Carlota de México. Febrero a junio de 1869” (Primera edición 2010,167 páginas).

En este volumen, la profesora de la Universidad Católica de Lovaina reúne 357 cartas escritas por Carlota, 245 dirigidas a Charles Loysel, 22 a Napoleón III y 90 sin datación, de las cuales ninguna llegó a su destinatario real.

Se trata de un libro metodológicamente pulcro en su tratamiento del género  epistolar en este breve periodo de la vida de María Carlota Amalia Victoria Leopoldina de Sajonia Coburgo y Orleans Borbón Dos Sicilias (1840-1927), princesa de Bélgica, archiduquesa de Austria y emperatriz de México, en el cual, según la autora, esta mujer se desequilibró de manera definitiva. En palabras de Ypersele, fue la oportunidad para seguirla “semana a semana, en el vertiginoso descenso en la noche” y considera que estas cartas, movidas por la neurosis, son su “grito de desesperación”.

Al reproducir esta correspondencia, la historiadora belga contribuye a desmitificar la leyenda creada en torno a la figura de Carlota, porque su escritura demuestra su fortaleza, contra la debilidad en que la historia universal la encasilló y cuyo resultado más evidente fue la compasión de los mexicanos hacia esta figura emblemática de la nobleza europea del siglo XIX.

La obra devela que la princesa belga escribió esta cascada de misivas impulsada por el reacomodo de las bases de su personalidad y del concepto de sí misma, en un lapso en que la ansiedad y el desasosiego la torturaron; el silencio de sus destinatarios y la incomprensión de su familia la llevaron por el irreversible camino de la extinción de la lucidez como producto de la acumulación de fracasos políticos e individuales.

En ‘Una emperatriz en la noche”, Laurence Ypersele adentra al lector en ese horizonte abierto que son las palabras de la locura, de la coherencia aparente de un vocabulario cargado de valores políticos y religiosos, de esa mezcla de precisiones cronológicas y de nomenclaturas reales, de recuerdos claros y providencialismo extremo para entender las topografías oscuras del desequilibrio mental.

La escritura de Carlota revela la evolución de ideas fijas determinadas por sus diferentes crisis de abatimiento producto de la ausencia de resultados; así, con el sentimiento de estar reducida a la impotencia, Carlota, ya exhausta, se despeña en un estado de depresión más o menos violento del que no parece salir más que hundiéndose con mayor profundidad en sus delirios, en los cuales escribe con vehemencia a Charles Loysel, su ilusorio amante-salvador-guardián y alter ego.

Es entonces cuando Carlota se debate en la noche de su cerebro, clamando por la respuesta de Loysel o llamando a la muerte para salir de su pesadilla; sus accesos de melancolía son, sin duda, los pasajes más oscuros y patéticos de esta correspondencia, en la que las palabras trazaban ya el horizonte de su guerra interna.

Sin embargo, aunque no son expresiones gratas, tampoco son las desarticuladas que podrían suponerse de una mente trastocada, por lo contrario, los párrafos siguen una lógica transparente, dejan ver, tras un velo, el rostro de la lucha personal en los territorios de la sinrazón.

Y en estas misivas desde los umbrales de la locura de Carlota, llaman la atención la precisión por las fechas exactas como referencia de su memoria, los vocablos que se enlazan con toda precisión gramatical, que remiten a tiempos seguros y escritos con tal contundencia junto a hechos fantaseados o apenas esbozados, que dan licencia a entenderlas como epistolario político puesto en práctica contra confabuladores que actuaban en la sombra.

Lamentablemente la locura sólo se ha interpretado desde “este lado”, el de la razón razonante, y como ejercicio del poder. Carlota enfrentó su terrible mundo íntimo en 1869 y lo pacificó a partir de 1879, cuando cerró la comunicación exterior, explica el historiador Enrique Roura.

En esta obra la historiadora Ypersele no se inmiscuyó en los territorios de los psicoanalistas y de los psicólogos, empero el profesor de Psicopatología y de Historia de la Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Héctor Pérez-Rincón, hace la siguiente consideración en un artículo especial para la Revista de Neuro-psiquiatría de Lima, Perú, titulado ‘Locura de amor’: “Desde ciertas perspectivas, el diagnóstico de esquizofrenia puede parecer pertinente, aunque de ninguna manera cubriría el drama existencial -humano, interpersonal, político y hasta genéticamente determinado- de la emperatriz Carlota, este trágico y enigmático personaje”.

Post scriptum

Laurence Ypersele (Lovaina, Bélgica, 1966) es profesora titular de Historia Contemporánea de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) y vicepresidenta del Departamento de Historia de esa casa de estudios, donde también tiene el cargo de Investigador Calificado Fondo Nacional de Investigación Científica, además de miembro de la Grande Guerre Historial de de Péronne (Francia).

Ha trabajado sobre todo en la memoria belga de la Gran Guerra. Su obra comprende títulos como: ‘El rey Alberto, historia de un mito’ (Quórum, 1995), ‘Guerra de las sombras a las sombras de la guerra. El espionaje 14-18 en Bélgica Política, la imaginación y la educación’ (2004), ‘Ensayos en honor de Jacques Lory, St. Louis University ocupada. Historia y Memoria’, (2004), ‘Preguntas de Historia Contemporánea: conflictos, memorias e identidades (PUF, 2006) y ‘Je serai fusillé demain. Les dernières lettres de Patriotas Belges et français fusillés par l’ocupante.1914-1918’ (Racine, 2011).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: