La Atenas de Cuba y sus calles

Wilfredo Alayón*______

Matanzas, Cuba (PL).-  Esta occidental ciudad cubana, conocida desde el
siglo XIX como la Atenas de Cuba, cumplirá el 12 de octubre 322 años de fundada, sin embargo los nombres de sus calles tienen una centuria menos de vida.
Según el trabajo investigativo El urbanismo temprano en la Matanzas intrarríos, entre 1693 y 1800, de las especialistas Martha Escalona y Silvia Hernández, las denominaciones de sus arterias viales comenzaron a fines del siglo XVIII.

El estudio de Escalona y Hernández precisa que por acuerdo del Cabildo, fechado el 12 de marzo de 1794, las vías de la urbe, a 100 kilómetros al este de La Habana, se designaron con  nombres de personalidades vinculadas a la prosperidad de la villa.
Una reseña sobre la publicación de ambas historiadoras hecha por el colega Roberto Pérez Betancourt precisa que antes de esa decisión de las autoridades locales, los pobladores, para orientarse, utilizaban el nombre o apellido de los vecinos.
De todo esto surgió una abigarrada combinación de apelativos como Río, Ricla, Gelabert, Contreras, Manzano, Palomino, Rodríguez, Lamar, Morejón, González, Estévez, Baeza, Martínez, García, Portillo y Roque, de acuerdo con la fuente.
Otros nombres, indica la nota periodística, serían Milanés,
Manzano, Daoiz, Magdalena, Matanzas, Jovellanos, Ayuntamiento, Santa Teresa, Zaragoza, Manzaneda, Dos de Mayo, América, San Carlos y Compostela.

LAS CALLES, ALGO VIVO

El fallecido investigador local Claudio Galindo señala en un
cuaderno histórico: «los nombres que han recibido nuestras vías
perpetúan hechos y personajes, que el folclor popular recuerda, aunque algunos han perdido su vigencia y son ya sombras de un pasado».
Galindo evoca el singular caso de una arteria del barrio Versalles que se conoce por su segundo calificativo, mientras que pocos recuerdan el primero.
Se trata de Plácido, que inicialmente fue Oña, llamada así en honor a Antonio García Oña, quien fue gobernador de esta ciudad, a la que dedicó esfuerzos e inteligencia.
Plácido es el seudónimo de del poeta Gabriel de la Concepción Valdés, víctima de la represión de la corona española por la llamada Conspiración de la Escalera, y fusilado en unión de 10 supuestos cómplices.
Ayuntamiento es una arteria límite lateral con el céntrico Parque de la Libertad, y recibe tal apelativo en recordación a ese título de la municipalidad, que el 2 de febrero de 1851 recibió la piedra angular del Palacio de Gobierno.   Luis Daoiz fue un destacado oficial español en la lucha contra la opresión napoleónica, de ahí que los peninsulares aquí dedicaran su apellido a un paseo de Matanzas, que prevalece a pesar de recibir el del científico cubano Carlos de la Torre.
Galindo señala que en el área de Pueblo Nuevo, tradicionalmente sus calles se han designado con nombres de figuras religiosas como Espíritu Santo, a pesar de titularse Filomeno Rodríguez, en honor del eminente médico pionero de la cardiología cubana.
Prevalece el apelativo de Contreras en otra vía del centro
citadino, por don Jerónimo de Contreras, quien cedió a la ciudad 268 solares para ensanchar la población, a pesar de Bonifacio Byrne, insigne bardo apodado el Poeta de la Bandera.
Mujica, por el patriota Domingo Mujica, supera en la preferencia a Isabel II, reina de España; pero 2 de mayo, fecha patria de España, resalta sobre 24 de febrero, día que en 1895 se inició en la mayor de las Antillas la segunda etapa en la Guerra de Independencia.

EN HONOR A DOS GENERALES

Desde la estación de ómnibus inicia una ancha avenida, la Calzada General Betancourt, aledaña a la bahía de Matanzas, con final en la bifurcación de dos carreteras: una hacia el balneario de Varadero y la otra para el centro de la provincia
El general de división Pedro Betancourt fue un célebre patriota matancero que al término de la contienda en 1898, fue designado miembro de la Asamblea Constituyente, gobernador de Matanzas, senador y Secretario de Agricultura, Comercio y Trabajo.
De frente a la amplia y majestuosa bahía de Matanzas, se encuentra Pavía, llamada así en homenaje a un general ibérico que, según apuntes de prensa, ocupó militarmente Madrid, derribó el poder de la monarquía y entregó el gobierno a Serrano.
Las calles vieron a los precursores, sirvieron y sirven de
escenarios para fiestas, teatros de luchas obreras y de combativas marchas revolucionarias, reflejo del pulso de la vida de su población y de los visitantes.

* Corresponsal de Prensa Latina en Matanzas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: