Juan Manuel Rodríguez

Un maestro, una gran figura del periodismo

.- Fue de los que encabezó la única huelga de un periódico en Aguascalientes, la de 1964, que se llevó a cabo contra el que fuera el dueño del Heraldo, la cual no tuvo un final de cuento porque la perversidad terminó por imponerse.

.-  Advierte que realizar hoy un periodismo comprometido que no se va a lo fácil es algo difícil, señalando que la prensa es uno de los poderes más importantes contra la tiranía de los gobiernos, amén de apoyar el progreso de la sociedad.

Heriberto Bonilla Barrón __________________

Juan Manuel Rodríguez González es indudablemente un maestro del periodismo, un verdadero orgullo y ejemplo para quienes abrazamos esta profesión y, lamentablemente como los verdaderos periodistas, nunca acumuló, porque no persiguió corruptamente la riqueza, vive de su humilde pensión, ignorado por las autoridades y sus jefecillos de prensa, pero admirado y respetado por sus amistades, un hombre que fue de los que encabezó la única huelga de un periódico en Aguascalientes, la de 1964, que se llevó a cabo contra el que fuera el dueño del Heraldo, la cual no tuvo un final de cuento porque la perversidad terminó por imponerse, sin embargo de esa gran derrota resurgió como un guerrero para protagonizar una historia de triunfo.

Don Juan Manuel, quien a principios de este mes cumplió 83 años de vida, dialogó ayer ampliamente con FUERZA AGUASCALIENTES y MIS RAICES DIGITAL, nos platicó de sus andanzas reporteriles, que lo llevó a periódico, radio, televisión y ahora periodismo digital, que le permitió tratar a algunos de los personajes más grandes de la historia universal, de su vida y de la anécdota de haber sido uno de los protagonistas principales de la huelga en el Heraldo, en donde también estuvo el decano del periodismo deportivo, Don J. Cruz Bonilla M., huelga que pudo haberlos derrotado de por vida, ya que fueron señalados con índice de fuego para que nunca más encontraran empleo en Aguascalientes, sin embargo supieron levantarse de la lona para convertirse en ejemplares triunfadores.

La huelga, que inició en mayo de 1964 y que duró exactamente 101 días, fue la única que se ha presentado en un periódico y la que vino a alterar la paz laboral de aquel Aguascalientes bucólico, sin embargo se hizo necesaria frente a la postura tiránica del dueño del Heraldo, quien pretendía despedir, sin motivo alguno, a los trabajadores con mayor antigüedad, por lo que los 74 integrantes del personal se unieron contra esa tiranía, la que finalmente, contando con el disimulado apoyo de las autoridades, no solo se impuso sino que los marcó vergonzantemente para que nadie les diera empleo.

En la entrevista con don Juan Manuel, estuvo presente otro maestro del periodismo, ABACHA, quien escuchó con gran atención el pensamiento de esta verdadera figura del periodismo, un hombre al que los jefecillos de prensa de los gobiernos panistas ignoran, cuando lo ideal sería rendirles homenaje, algo que seguramente ocurrirá a su muerte y será hasta entonces cuando le reconozcan lo que ha hecho en vida.

Buscamos la charla porque quisimos conocer otra versión sobre esta huelga histórica en el Heraldo, la que pudiéramos decir que vivimos en carne propia, pues con apenas seis años de edad podemos presumir que fuimos huelguistas, pues acompañamos a nuestro señor padre durante los 101 días que duró ese movimiento y claro que fue emocionante conocer uno a uno los detalles, desde cómo se fraguó hasta que se terminó perdiéndola.

De entrada Don Juan Manuel, nos dijo que los medios de comunicación tienen una responsabilidad muy grande, ya que en sus manos está la posibilidad y la capacidad de formar opinión, pero hay que señalar que pueden formar una buena o mala opinión, y aceptar que no siempre hacen buen uso del “poder” que tienen ya que lamentablemente últimamente hemos visto que en muchas ocasiones la libertad de expresión se torna como libertinaje y casi siempre por cuestiones económicas y todo esto porque hoy, tristemente abundan vivales que se dicen periodistas, sin serlo y todo para pedir dinero a medio mundo.

Y esto claro que daña pues cuando se toman caminos ajenos de ética y promueven desinformación entre la opinión pública, por lo tanto se está desvirtuando la libertad de prensa, de allí que la desinformación y el amarillismo son grandes males ejercidos por los algunos medios de comunicación, de allí que tenemos que aceptar que  una cosa que puede hacer mucho daño a través de los medios de comunicación y esa es la desinformación y esto pasa cuando frente a cualquier situación, por lo tanto se dice solo una parte de la verdad y no la otra y eso tristemente es desinformar.

No divulgar toda la información es darle la mitad de la verdad a la gente, que posteriormente no está en capacidades de hacer un juicio serio sobre la verdad completa, por esto considero que la desinformación es probablemente el daño más grande que puede hacer un medio, porque orienta la opinión en una dirección, quitando la otra parte de la verdad.

Charlar con esta gran figura del periodismo no hace más que comprobarnos que al morir al egoísmo se vive  la generosidad, que al morir al individualismo, se vive la solidaridad, que al morir a la  ambición por acumular más, se vive  la justicia, que al morir al deseo de hacer lo que te venga en gana, se vive el respeto, que al morir al orgullo se vive la humildad.

Por lo tanto la persona triunfadora como Don Juan Manuel Rodríguez, es una persona madura, es el líder auténtico por excelencia aquel que con su conducta, más que con su discurso, invita a otros a seguir sus huellas, aquel que es capaz de transformar su entorno, familia, trabajo, sociedad.

Cuando este triunfador pasa a nuestro lado va dejando un aroma, un perfume, un sabor de gratitud en los corazones que son comprendidos, consolados, perdonados,  ayudados en sus necesidades, confortados en sus penas, incluidos a pesar de su condiciones adversas.

Heriberto, Juan Manuel y Abacha.

Antes de hablarnos sobre la huelga, Don Juan Manuel deja bien claro que el periodista se debe a la sociedad, no al poder, debe tener relaciones porque debe ser uno de los principales contrapesos de los gobiernos y el principal aliado de la sociedad, sin que esto signifique estar sistemáticamente de criticón, debe hacerlo cuando sea necesario ya que el periodista no está para aplaudir sumisamente, algo que tristemente está ocurriendo porque solo se está buscando el dinero.

Mientras disfruta de un exquisito café, advierte que el periodista no es ni debe ser juez, se debe limitar a registrar los hechos y a hacerlos entender, las suposiciones sobre causas y autorías carecen de todo valor informativo y exponen al periodista a convertirse en difamador o autor de imputaciones precipitadas y falsas y hacen del periodismo un obstáculo para que sea real el derecho ciudadano a una justicia eficaz.

El periodista, al denunciar los hechos, apremia o presiona la acción de la justicia, pero no tiene por qué competir con la tarea profesional de los investigadores judiciales, porque no está preparado para ello y además esa no es su misión, refiere.

El periodista busca la verdad, entiéndase como se quiera, pero bajo reglas específicas y aunque así haya ocurrido en ciertos casos, la labor del periodismo no consiste en tumbar gobiernos sino en mostrar sus excesos o sus fallas, por lo tanto es un deber sustentar su investigación en fuente confiables, testimonios, y verificar esos datos; esas pruebas son su “denuncia”.

 

Hacer preguntas incómodas, como las realizan FUERZA AGUASCALIENTES y MIS RAICES DIGITAL, nos han llevado a ser tachados de fifís, de incómodos o de terroristas de la pluma y todo porque rechazamos ser sumisos y entreguistas como muchos que se atreven a decirse periodistas sin serlo, pero sí que quieren lucirse en las conferencias de prensa haciendo preguntas a modo, eso está bien, le inquirimos.

He sido testigo de cómo al hacer usted sus preguntas, incomoda a los supuestos periodistas, se levantan y se van y todo, nos contestó Don Juan Manuel, porque si se quedan tendrían que escribir la verdad que usted está alentando, por lo tanto esa es la postura que debe asumir el verdadero periodista, señaló.

A sus 83 años de edad lo vemos con una gran vitalidad, misma que le ha permitido imponerse a un cáncer de próstata que le detectaron desde el 2006 y que no le ha impedido seguir ejerciendo el periodismo, ahora digitalmente, por lo que con seguridad dice FUERZA AGUASCALIENTES y a MIS RAICES DIGITAL que realizar hoy un periodismo comprometido que no se va a lo fácil es algo difícil, señalando que la prensa es uno de los poderes más importantes contra la tiranía de los gobiernos, amén de apoyar el progreso de la sociedad y en ese sentido me queda muy claro que la tarea que usted tiene es precisamente cuestionar con firmeza todas las situaciones que se viven en cada Entidad

Don Juan Manuel Rodríguez González no duda al destacar que el periodismo debe tener crítica y hacer las preguntas que se hace la ciudadanía, un periodismo que es dócil o servil no es bueno, por lo tanto quiero reconocer la labor que usted está haciendo. (CONTINUARA)

Comments are closed

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes