Inmundo endeudamiento.

Viborianus-

Victoriano Robles Cruz __________

La gestión económica de Quintana Roo es un tremendo hoyanco, pero también nos dice de la incapacidad administrativa para su dirección, impedirá cumplir con los compromisos contraídos con la ciudadanía quintanarroense, claro escucharemos justificaciones bochornosas y demagógicas. Ni los anunciados planes de austeridad tienen credibilidad con el tremendo dispendio en momentos electorales. Allí surgen las preguntas: ¿Por qué no informar a los quintanarroenses de la enorme deuda contraída y de su constante crecimiento? ¡Bonita como perversa herencia!

Estas dificultades económicas empeñan a varias administraciones y crecen a un ritmo aproximado de mil millones de pesos por cada semestre, en el mejor de los casos, pues puede ser aún mayor. Vale recordad la información: “A finales de 2014 la deuda de Quintana Roo era de 21 mil 173 millones de pesos; hasta junio de este año su cuenta se incrementó a 22 mil 071 millones de pesos, lo que representa el 101.6 por ciento de sus ingresos totales”. ¿Y el rendimiento de cuentas?

Por qué esta información sólo se logra conocer por ciertos medios informativos de la ciudad de México, y no por la administración gubernamental, por la misma secretaría de hacienda del gobierno del estado. Al parecer más preocupados están el mantener el anonimato del creciente endeudamiento, que de resolver su nocivo déficit. La totalidad de los ingresos de Quintana Roo resultan insuficientes para lograr la cobertura de su pago. Debemos hasta lo que no tenemos.

Sin embargo, no se ven medidas de austeridad, de racionalidad en el gasto, bueno… ni de coherencia entre el accionar público y la realidad. A la ciudadanía no se le dice la verdad sobre el empeñamiento, o bien se han comprometido todos los posibles ingresos. “Se debe más dinero de lo que se reciben por la vía de las participaciones federales, impuestos, derechos, aprovechamientos, transferencias federales y los ingresos recabados municipalmente por concepto de predial y derechos de agua”.

Esa impagable deuda ha provocado el enajenamiento del patrimonio de los quintanarroenses, sin consulta y mucho menos algún aviso informativo para los ciudadanos. Disponen del patrimonio de Quintana Roo como si fuera de su propiedad exclusiva, así como del abuso en el uso de los recursos provenientes de los diferentes ingresos federales o estatales. Mientras el bienestar de los quintanarroenses prosigue en declive, las deudas con muchos proveedores y empresarios si tan siquiera se ven por asomo la intencionalidad de cubrirla, algunas de ellas provienen desde el año de 2010 (morosidad).

El no informar a los ciudadanos de la crisis económica que se vive, trae varias consecuencias, independientemente de la misma crisis financiera. Podríamos comenzar con la pérdida de credibilidad, a su lado el quebranto de la confianza, pero también el deterioro de la solidez administrativa. Factores contribuyentes para no ser sujeto de crédito, o al menos la oferta se vuelve muy cara, puesto que los organismos (bancos e instituciones financieras) que corren el riesgo por la cobranza, lo realizan a tasas de interés muy altas y leoninas. ¿Por qué los informes de gobierno no contienen, en sus anexos, el estado financiero de la entidad?, desde González Canto se realiza tan punible práctica. ¿Qué ocultan?

No se ven niveles administrativos razonables que permitan buena rentabilidad para los proveedores, por lo tanto la posibilidad de los riesgos para las posibles instituciones financieras se incrementan y el propósito de ellas es la rentabilidad de las entidades sujetas a sus créditos. No la pérdida de sus emisiones de préstamos, ni una institución financiera corre los riesgos para perder, su vigencia es vivir de las cuotas de sus préstamos. La garantía va asegurada por diferentes clausulas penalizadoras. Los riesgos incluyen los bienes patrimoniales de todos los quintanarroenses. ¿Quién pierde en esta impagable deuda…?, los quintanarroenses, pues los servidores salen al vencimiento de su desempeño público con tremendo patrimonio personal.

PD.- Los cambios… cosméticos y no de fondo. Una especie de gatopardismo al estilo peñista. Entre Osorio Chong y Videgaray sale ganando el segundo con la incorporación de Nuño a la SEP y el ascenso de José Antonio Meade a la Sedesol.

PD.- Marx escribió que la historia se repite dos veces, la primera como farsa y la segunda como tragedia. Si pensábamos que ya habíamos sido testigos del ascenso de un personaje peculiar como George W. Bush a la Presidencia de los Estados Unidos, la historia nos tenía reservada una ingrata sorpresa.

viborianus@gmail.com  Twitter:@viborianus  ww w.viborianus.com 

untitled

untitled.png1

untitled.png2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: