Inflexiones desde el insomnio

Tlatelolco.

“¡¡Caite con el varo!!”

José María Arellano Mora __________

El martes 18 de agosto, en las redes sociales se publicó una fotografía, debidamente editada, difuminando los rostros de tres infantes, presuntamente asaltantes; de 9, 11 y 13 años. Con una pistola de plástico y dos puntas los tres menores amenazaron a un joven de 22 años, robándole un celular y dinero en efectivo. Fueron detenidos. La misma información se emitió en la televisión.

Nos sorprende sobremanera el hecho y en particular porque sucedió en Tlatelolco, específicamente en la tercera sección. Tal vez no sea la única ocasión.

Los medios televisivos, dieron a conocer el suceso, solamente se basaron en lo publicado en las redes sociales y mostraron alguna toma de pasillos y edificios, nada más.

Al día siguiente el miércoles 19 de agosto, padres de familia de los infantes intentaron obstaculizar el paso vehicular en la avenida Reforma, exigiendo liberaran a sus hijos porque se habían violado sus derechos. Por la tarde del miércoles, los pequeños infractores abandonaron el DIF, fueron entregados a sus padres.

En el siglo pasado -a fines de los noventas- en el Centro Histórico, compañeros y compañeras del trabajo, íbamos a cobrar la quincena en grupo -por aquello de los cacomixtles– y no se diga en la temporada del cobro de aguinaldo. Recuerdo, la ocasión, cuando una de ellas –por cierto, guapa- llegó a la oficina blanquísima y con expresión desencajada, con el semblante “fuera de sí”, de inmediato le pregunté qué le pasaba, no me respondió y repetí la pregunta alzando la voz para obligarle a salir del trance y la invité sentarse, le acerqué la silla y pausadamente le pedí se relajara…

Ella, tomó muy valientemente la decisión de ir sola por su aguinaldo y de regreso a la oficina, llevaba despreocupadamente el sobre en su mano derecha. En el camino la interceptaron una señora de la tercera edad y un niño de 9 años –ambos de condición humilde- empuñando un cuchillo la amenazaron y le pidieron les entregara el dinero. Sorprendida totalmente y asustada entregó sin chistar el dinero. Horas después, le reclamé el porqué se fue sola, triste, bajo su mirada y cubrió su rostro con sus manos y empezó a llorar… “todo mi aguinaldo… toooodddooooo”.

En el año 2002, en la calle 5 de Febrero, Centro Histórico, acostumbraba comer en el restaurant “El Reloj”; actualmente no existe. Estaba en la caja pagando, cuando de repente entró corriendo un joven de unos 15 años, esquivó las mesas y salió por un acceso hacia el patio del edificio de apartamentos. Al salir, veo enfrente del establecimiento, a varias personas rodeando a un policía sujetando el brazo derecho del jovenzuelo, me acerque discretamente, la causa fue el robo de un celular. El chavito vestía pulcramente de blanco, playera, bermudas y zapatos tenis, relucientes, nuevos.

A principios de los ochentas, a tres amigos cercanos, en aquel entonces contaban con 17 años, fueron víctimas de un asalto ¿dónde? En la mismísima Plaza de las Tres Culturas, a plena luz del día. Amenazados por 3 chavitos de escasos 10 años aproximadamente, con cuchillos en mano pidieron lo de valor. Sin dudarlo entregaron sus relojes y dinero. ¡Gran susto y sorpresa! porque fueron unos niños quienes cometieron el atraco.

Es cierto, son tristes y asombrosos los hechos. Me pregunto: ¿Qué se ha hecho por la población infantil, en general? ¿Qué oportunidades se ha ofrecido a la población infantil y juvenil para su presente y futuro bienestar social?

El problema de la seguridad no es tan sólo de la Unidad sino de la Ciudad de México y Estados de la República.

Esto pasó y pasa en la Ciudad de México y también en Tlatelolco.

 “El pasado 27 de julio, Excélsior publicó un reportaje en el que revela que 70 por ciento de los menores de edad que son detenidos en el DF por cometer delitos de alto impacto son procesados por robo a transeúnte en vía pública con y sin violencia.

De enero de 2014 a mayo de 2015, fueron aprehendidos 547 menores de edad, de entre 12 y 17 años, por robar en la calle.” Excélsior especiales. 19/08/2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: