Hemorragias financieras

El otro dato
Juan Chávez _________________

Ahora que la Cámara de Diputados ha decretado la muerte de 109 fideicomisos, el Fondo Monetario Internacional (FMI)  pide a México suspender el proyecto de Dos Bocas por considerar innecesaria la producción de refinados.

De hecho, los 8,000  millones de dólares que costará ese proyecto insignia de la 4T de López Obrador, es considerada por el organismo internacional una “hemorragia financiera”, ahora que la pandemia recomienda la inversión de recursos a planes productivos de corto plazo.

La calamidad del coronavirus está lejos de haber terminado, dijo Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI. La economista nacida en Bulgaria emitió dos recomendaciones: a los países ricos les toca hacer “todo lo que sea necesario”. A los países con menos recursos les toca hacer “todo lo posible”.

¿Cómo ve el FMI a México? Para saberlo no hay nada más útil que el documento que el organismo dio a conocer el 6 de octubre. Hay un toque de optimismo cuando se refiere al PIB. La caída en el 2020 será de “sólo” 9% y el crecimiento en el 2021 sería de 3.5%, si no hay rebrotes del covid.

El FMI es muy crítico de la forma en que México ha manejado la política económica. Reconoce la fortaleza de las finanzas públicas y la solidez de los números del sector externo y del sector financiero. Critica que el gobierno no utilice el margen de maniobra que otorga esa fortaleza. Recomienda que se otorguen apoyos fiscales como una forma de limitar el daño presente y facilitar la recuperación. El daño es significativo, el porcentaje de la población en pobreza pasará de 36 a 48 por ciento.

El FMI compara desfavorablemente lo hecho por México respecto a otros países. No está haciendo “todo lo que sea necesario” ni “todo lo posible”. Hasta ahora, sólo ha gastado 0.7% del PIB en apoyos, comparado con 3% promedio de los países emergentes de la OCDE.

 Si México otorgara apoyos fiscales equivalentes a 2.5-3% del PIB podría incrementar el PIB en 4% en el mediano plazo, calcula el FMI. Estos recursos podrían dedicarse a un incremento sustancial del gasto en salud y a ofrecer apoyos para los que no caben en ninguno de los programas que ahora existen. En relación con mipymes, enfatiza que no basta con los créditos, sugiere que haya tregua en el pago de algunos impuestos y contribuciones, además de subsidios a los salarios.

¿Cómo se pagaría todo esto? El FMI recomienda una reforma fiscal, que incluya los impuestos a las personas, gravámenes a las propiedades, revisar el IVA y no subsidiar la gasolina.

 A Pemex, el FMI le dedica unos párrafos. Recomienda poner una pausa en las inversiones nuevas en refinación, léase Dos Bocas y destinar los recursos a producir en campos que sean rentables.

En la breve réplica al FMI, el subsecretario de Hacienda Gabriel  Yorio no emite una sola palabra en defensa de la estrategia de Pemex ni a la estrategia del gasto público. Para ese tema, tenemos un Twitter de la secretaria de Energía, Rocío Nahle: “Desde hace 40 años, México recibió recomendaciones de frenar inversión en infraestructura para producir combustibles y petrolíferos. Eso nos llevó a una dependencia del exterior y a un enorme déficit de gasolinas”. Esto es cierto, pero ¿viene al caso, aquí y ahora?

Sólo como contexto, en una crisis lo recomendable es reducir pérdidas y detener las hemorragias financieras. Dos Bocas  costará  mínimo 8,000 millones de dólares y no ha demostrado cómo generaría retornos. Ojo: el FMI no habla de achicar Pemex, sino de administrar mejor los recursos que son muy escasos.

www.entresemana.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: