Gobierno desmentido

Pulso

Eduardo Meraz __________________

Por más intentos que hace el presidente Andrés Manuel López Obrador por convencer a la población de avances en su administración, las cifras lo desmienten. También en días recientes funcionarios y empresarios refutan sus dichos sin sustento.

La megalomanía que lo caracteriza se le ha agudizado en días previos a su segundo informe de gobierno, más como forma de auto convencimiento o de auto engaño, sabedor de que sus palabras no reflejan la realidad que vivimos los mexicanos.

En los promocionales por sus dos años de gestión proliferan y se confunde sueños y mentiras, como fórmula idónea para ocultar fracasos e incapacidades. Las pocas cifras y estadísticas que ofrece se sustentan siempre en sus otros datos, en esos dogmas de fe en los que sus seguidores deben seguir a pie juntillas.

Esta forma de actuar de López Obrador, sin embargo, lo lleva a cometer lapsus o de plano que lo traicione el subconsciente, como cuando para promover los billetes de lotería se subió al avión José María Morelos y Pavón y, con desparpajo, afirmar que “este avión lo vamos a rifar el 15 de septiembre”, lo cual es totalmente falso, pues lo que se rifarán son premios de 20 millones de pesos.

Y más cuando sostuvo “yo me veo pequeño, pero no estoy acomplejado”. Para compensar el resbalón, en sus videos dice que cuenta con el respaldo del 70 por ciento de la población, aunque la mayoría de los ejercicios demoscópicos que se hacen lo ubican, en el mejor de los casos, 15 puntos abajo.

En otro de sus avisos promocionales López Obrador manifiesta muy seguro que “poco a poco vamos pacificando al país”, cuando se acuerdo con cifras oficiales durante su mandato se han cometido más de 61 mil homicidios dolosos, muchos más de los que se registraron en los tres sexenios anteriores.

Resalta que su gobierno tiene una estrategia diferente y trabaja de día y de noche “para garantizar la seguridad de nuestro pueblo” y lanza de su el ronco pecho que  lo más importante es “que ya no sea la delincuencia la que gobierne en México; nunca más García Lunas en el gobierno”.

No obstante la nueva estrategia, incluida la militarización de la seguridad pública que al parecer ya no se sustentan en abrazos y no balazos, arroja resultados lamentables, comparados con los sexenios de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

De acuerdo con datos del INEGI, en el segundo trimestre de este año, la economía cayó 18.7 por ciento, el doble de lo que pasó en promedio entre los países de la OCDE. Y aún así, el primer mandatario afirma que somos de los países con menos afectación económica, por la pandemia, aunque el Banco de México estime un retroceso entre 8.8 y 1e.8 por ciento.

Que AHMSA y el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, desmintieron los dichos presidenciales por imprecisos

Tales descuidos del titular de ejecutivo, nos deja ver el grado de desquiciamiento que permea en Palacio Nacional, a raíz de la difusión del vídeo donde Pío López Obrador recibe dinero de David León.

He dicho.

EFECTO DOMINÓ

La terca realidad y la presencia inesperada de la pandemia nos obliga a repensar la política fiscal e impulsar una que sea progresiva, en la que paguen más los que más tienen y la distribución de la riqueza se haga de mejor forma, advirtió el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal.

eduzarem@gmail.com

www.entresemana.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: