Futuro nuclear…con cambios

Yoe Suárez*________

 La Habana (PL).-  Si bien la discutida seguridad asociada a los usos de la energía nuclear sigue estando en el debate público, nadie niega su eficacia como generadora de electricidad.

De manera que esta encrucijada para la humanidad continúa entre el recuerdo de Chernobil, el pasado reciente de Fukushima y el reactor de fusión más potente del mundo, el ITER, que se halla en construcción en Francia.

Schernobyl
Chernobyl.

Pero, imaginemos que la ciencia abre otra puerta, y además de ahorrarle al mundo los 40 mil millones de dólares que costará el gigante galo, propicia estándares mucho más amigables con el medio ambiente. ¿No cambiaría esto en buena medida el panorama actual?

Avances recientes en tecnología de electroimanes permitieron que un grupo de expertos diseñara un reactor de fusión nuclear del tipo tokamak más pequeño y eficiente.

Según el número más reciente de la revista Amazings la mayoría de los reactores experimentales en los que se trabaja actualmente, son de esa clase, llamada así por el nombre ruso del primero de este tipo, desarrollado en la antigua Unión Soviética en la década de 1960.

El equipo de Dennis Whyte y Brandon Sorbom, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Estados Unidos, asevera que una de las principales ventajas del nuevo diseño es su facilidad de construcción. Sus diseñadores estiman que en tan poco tiempo como un decenio podría estar fabricado y en funcionamiento.

«El nuevo reactor se proyectó para la investigación básica de la fusión y también como potencial prototipo de central de energía que podría producir una cantidad notable», explicó Whyte.

Por su parte, Sorbom añadió que el concepto básico del reactor y sus elementos asociados se basan en principios probados y ensayados suficientemente, desarrollados a lo largo de décadas de investigación en varias instituciones.

El nuevo reactor dispondrá de un campo magnético mucho más fuerte que los de los modelos actuales, señala la revista.

«Este campo mucho más potente posibilita ejercer el necesario confinamiento magnético del plasma supercaliente, es decir, del material de trabajo de una reacción de fusión, pero en un dispositivo mucho más pequeño que lo que se había concebido previamente», indicó Sorbom.

La reducción en tamaño, a su vez, abarata el sistema y da más facilidades para construirlo; una de las claves es el avance en la creación de nuevos superconductores.    FUSIûN VS. FISIûN

«La fusión nuclear, el proceso que proporciona su energía al Sol, consiste en la fusión entre núcleos de átomos, creando un elemento químico diferente y liberando energía. Es el proceso opuesto de la fisión nuclear, donde un núcleo atómico se fragmenta en trozos que pasan a ser núcleos de otros elementos químicos», explicó el artículo.

Esta es medioambientalmente más benigna que la actual energía nuclear basada en la fisión y que los combustibles fósiles, pues no produce ningún gas de efecto invernadero.

La revista asegura que al disponer de plantas de fusión nuclear plenamente funcionales posibilitaría emplear una nueva fuente energética, razonablemente segura; mientras que los reactores de fisión producen residuos nucleares que pueden tardar miles de años en dejar de tener niveles peligrosos de radiactividad, los residuos de las centrales de fusión serían mucho menos peligrosos y además de muy corta vida radiactiva, lo que evitaría el problema de su almacenamiento.

«Sin embargo, el desarrollo de un reactor de fusión nuclear es un reto tecnológicamente mucho más difícil de lo que representaron los reactores de fisión nuclear. La fusión solo puede darse a temperaturas y presiones sumamente altas. Como el material está demasiado caliente para ser contenido por cualquier otro, los reactores operan manteniendo en su lugar los gases cargados eléctricamente gracias a fuertes campos magnéticos», destacó la publicación.

La tecnología necesaria para generar y controlar adecuadamente tales campos magnéticos ha sido uno de los aspectos más difíciles en el desarrollo, aún muy primitivo, de la tecnología requerida para un reactor de fusión nuclear.

*Periodista de la Redacción Ciencia y Técnica de Prensa Latina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: