Fuimos compañeros en Excélsior

Carlos Ravelo Galindo, afirma: ______________

Si de mexicanos destacados hablamos, siempre nos viene a la mente Luis Spota.

 Nacido en la colonia San Rafael (de la Ciudad de México) un 13 de julio de 1925 fue un escritor y periodista mexicano que publicó más de 30 libros.

Nosotros durante muchos años, hasta su muerte en Cuernavaca asistido por Elda Peralta, su amor y Carla su hija de su anterior matrimonio, compartimos viajes y amistad.

Era cuatro años mayor que este novenario.

Bebíamos con moderación como todo buen reportero hace. El vodka “Smirnoff” con agua simple y nosotros whisky.

Viajamos juntos a Europa en misión periodística. Francia, Alemania, Italia, Bélgica, España, etcétera.

Y a Sudamérica.

Éramos invitados por los respectivos gobiernos. El por Novedades, entonces y nosotros por Excélsior, en donde nos conocimos.

Siempre, todos los días en las mañanas, en los viajes, dedicaba una hora, sesenta minutos, a escribir a mano sus novelas.

Hoy les compartimos cosas que deberían saber sobre su vida y obra:

Y las enumeramos en respuesta a colegas, cuyo texto añadimos al último:

  1. También se le conocía como “el niño malo de Bucareli” por haber conseguido las primeras planas durante 43 días consecutivos.
  2. Entre los múltiples cargos que Luis Spota tuvo en su vida, se encuentra el de: presidente de la comisión de box y lucha libre.

Durante el tiempo en el que laboró bajo ese papel, puso en marcha muchos programas, entre ellos uno de alfabetización.

  1. Sus obras han sido tan exitosas que se han publicado en más de 20 idiomas diferentes.
  2. Su forma de escribir era muy particular. Primero hacía todo a mano y con un ritmo no tan rápido. Posteriormente su esposa (Elda Peralta) transcribía todo máquina.
  3. El primer empleo de Luis Spota fue en el hotel Regís. Ahí se desempeñó como ayudante de mesero en la cafetería de dicho lugar.
  4. Pero dicho trabajo no sería para toda la vida. A los 17 años ingresó al periódico Excélsior y de ahí, el resto es historia.
  5. “La Costumbre del Poder” no fue pensada como una saga. Simplemente, los 6 volúmenes nacieron poco a poco.
  6. Su fallido intento de ser torero profesional ayudó al escritor para la creación de “Más Cornadas da el Hombre”. Esta novela fue tan bien recibida que hasta premios ganó.
  7. Tuvo su incursión en televisión. Aparecía semanalmente en el programa La Hora 25 que se transmitía en el antiguo canal 13.
  8. La reedición de su saga “La Costumbre del Poder” sigue disponible en gandhi.com.mx

               Nuestros colegas dicen:

 Domingo Beltrán

Cuanto potencial cultural tan a la mano pasa desapercibido para muchos, ni modo, cada quien escoge el mundo que desea. saludo tardecito, pero con muchos ceros……..

     Guillermo Rodríguez Gallegos

               Estimado Carlos;

 Muchas gracias por enviarme diario tus comentarios que nos mandan a las nubes.

               Particularmente hoy lunes de huevito revuelto ( por el asueto anticipado del  20 de nov.) me recodaste aun gran escritor  mexicano que puedo jactarme  de  haber leído la mayoría de sus  libros, especialmente   aquellos relacionados antes, durante la campaña y después de un candidato presidencial.

 De don Luis Spota, cuya colección llamaron «Palabras Mayores»

Me aficione a su libros luego de leer «Vagabunda»   1950 la cual me fue prohibida su lectura en casa….hasta le fecha me recreo con la película que lleva su nombre, pero también vuelvo a leer con gusto  » Mas cornadas da el hambre»…  en fin….

Gracias querido amigo.  Un fuerte abrazo limpio de virus, pero cargado de afecto.

De la también escritora doña Beatriz Corona:

               lun., 16 nov. 12:24 (hace 23 horas)

Gracias por compartir, Carlos. ¡Qué prolífico en su corta vida, el gran Luis Spota!

 Saludos de fin de puente de la Revolución. Beatriz”

               De José Antonio Aspiros Villagómez

               Estimado amigo:

En el remotísimo pasado leí cuando menos tres de las novelas de Luis Spota que mencionas hoy, y simpaticé con ese pillo de Casi el paraíso llamado Ugo Conti

No creo que sea fácil conseguir ahora toda la obra de Spota o una parte de ella para leer lo que me faltó.

Y ciertamente, como aparece en En las Nubes, la élite intelectual no lo consideraba «escritor» a pesar de tantos libros que escribió, dado su estilo llano y directo, sin aportaciones estilísticas al género de la novela.

Por ello, no todos los que tenemos libros publicados debemos llamarnos escritores; esa es una profesión aparte.

 Pero lo importante no era su creación literaria, sino su contenido y su testimonio, lo cual también tiene su valor intrínseco.

Espero que me comentes tus impresiones sobre lo que has leído de don Luis Spota, incluidas las dedicatorias que te puso en sus libros.

Salud. A”.

               De Rafael Castillejas

Caray Carlos te felicito por tus conocimientos acerca de Spota.

Fíjate que yo lo conocí cuando presidía la Comisión de Box del Distrito Federal, allá por 1960.

La comisión sesionaba todos los lunes en lo que eran las viejas oficinas del Departamento de Tránsito (donde se filmó una película de Pedro Infante y Luis Aguilar), por la calle de Florida y Carmen.

Tengo una foto en la que saludo de mano  al presidente López Mateos y a su izquierda se ve a Spota.

ALM era aficionado al box, deporte que practicó en su juventud.

Esa foto la tomaron cuando Spota invitó a los reporteros de “la  fuente a que lo acompañáramos a Los Piños o a Palacio a saludar”.

Seguimos con otro poquito de Luis Spota.

               La difícil situación económica de su padre y la mala relación con su madre lo motivaron a abandonar su hogar, adolescente.

Llegó a Tampico, Tamaulipas, donde se empleó en un barco con destino a Progreso (Yucatán).

Tras muchas dificultades, consiguió volver a la Ciudad de México donde optó por independizarse, para lo cual desempeñó varios trabajos: repartidor de volantes, vendedor de navajas de rasurar en la Avenida Juárez, vendedor de enciclopedias de puerta en puerta y ayudante de mesero en el café Regis.

               Posteriormente echó mano de los personajes que frecuentaban dicho café para incluirlos en sus obras literarias.

A los 14 años realizó varias entrevistas, entre ellas una al aviador Francisco Sarabia (1939).

La entrevista fue encargo de Regino Hernández Llergo, director de la revista Hoy, quien lo empleó a pesar de su corta edad luego de que Spota, con gran seguridad en sí mismo, se entrevistara con él.

Su ingreso al periódico Excélsior fue posible gracias a la entrevista que realizó al cimbalista de la Orquesta Sinfónica Nacional.

 En Últimas Noticias, edición vespertina de dicho diario, escribió la columna Rezagos, en sustitución de la escrita por el poeta Salvador Novo

Spota llegó a conseguir la primera plana de ese periódico con encabezado a ocho columnas durante 43 días consecutivos, así como a publicar diez notas suyas el mismo día en dicha primera plana.

Junto con Carlos Denegri, con quien sostuvo una gran amistad, se convirtió en uno de los mejores reporteros del periódico.

Tan vertiginosa trayectoria, aunada a su juventud, motivó que compañeros del medio se refiriesen a él como «el niño terrible de Bucareli», en referencia a la avenida Bucareli 17 del periódico Excélsior.

Con apenas 19 años, le fue encomendada la dirección del periódico La Extra. Durante su gestión, el tiraje se incrementó de 30 mil a 92 mil ejemplares.

A los 21 años fue nombrado director de Últimas noticias, cargo que desempeñó de 1945 a 1947.

craveloygalindo@gmail.com

www.misraicesdigital.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: