Fiesta de Avante, una explosión de energía en Portugal

Luisa María González *__________

 Lisboa (PL).-  Suenan los rítmicos acordes de la Carvalhesa y un mar de personas comienza a saltar al unísono en una coreografía que todos conocen: la energía es indetenible, comienza en Portugal la Fiesta del periódico comunista Avante.

 Al hablar de cita comunista podría pensarse en un encuentro de trabajadores, políticos e intelectuales que debatirán cómo construir un mundo mejor, y es eso, pero también mucho más.

 Cada año desde 1976, en el primer fin de semana de septiembre miles de personas asisten a una fiesta para los jóvenes, los niños, la familia, los ancianos… un encuentro de multitudes que busca mantener vivos los paradigmas de democracia y justicia social enarbolados por la Revolución de los Claveles en 1974.

Periódico Avante.

 Este año cientos de miles de portugueses desfilaron del 4 al 6 de septiembre por las numerosas y variadas propuestas de Avante, así como delegaciones internacionales de casi 50 países.

 Realizado como es habitual en la Quinta de Atalaia, el festival ofertó múltiples conciertos, obras de teatro y danza, venta de libros y discos, exposiciones de artes plásticas, muestras gastronómicas locales y hasta parques infantiles, para satisfacer así todos los intereses y gustos.

 En conversaciones con Prensa Latina, varios miembros de la organización del evento coincidieron en que la presencia de niños y jóvenes junto a sus padres es más que una cuestión de masividad, sino también la garantía de asegurar el relevo.

 Ellos vienen desde pequeños, crecen aquí, y se vuelve una tradición familiar participar en el festival que busca consolidar el apoyo a una alternativa política de cambio para el país, comentaron.

 En la fiesta pervive el espíritu de trabajo incansable con la mirada en el futuro, reflejado en la conversación entre dos ancianos veteranos que organizaron la primera edición.

 Según contó a Prensa Latina un periodista testigo del diálogo, los dos octogenarios caminaban lentamente con las lógicas dificultades de la edad, y uno dijo al otro: «Hay mucho que trabajar. Ahora tenemos que…» y comenzó una larga lista de tareas dirigidas a ampliar más el ámbito de acción del Partido Comunista de Portugal (PCP).

 La conversación ocurrió cuando ambos iban hacia la Quinta del Cabo, nuevos terrenos que el PCP está adquiriendo para agrandar todavía más el espacio del encuentro.

 De acuerdo con el secretario general de la organización, Jerónimo de Sousa, este año el evento tuvo la particularidad de producirse un mes antes de las elecciones legislativas nacionales, previstas el 4 de octubre.

 Aseveró que en los comicios la prioridad será sacar del poder al actual gobierno de coalición conformado por el Partido Socialdemócrata y el Centro Democrático Social-Partido Popular, responsable de la aplicación de una política de austeridad con consecuencias nefastas para la ciudadanía.

 Menos salarios, menos pensiones, menos salud y menos educación, a la vez que más pobreza y desempleo para la población lusa, fueron algunas de las implicaciones mencionadas por el líder.

 No obstante, enfatizó que la lucha va más allá y debe encaminarse a romper la política de derecha vigente en el país hace décadas, pues otras formaciones que se dicen diferentes terminan aplicando recetas del mismo corte.

 «Hay que poner fin a la alternancia sin alternativa», aseguró, en alusión a los gobiernos supuestamente diferentes, que sin embargo terminan siguiendo el mismo camino.

 En la clausura del evento, de Sousa subrayó la proyección internacional de Avante que reclama «revertir un orden mundial inestable, inseguro e injusto».

 Aseveró que la realidad internacional está marcada por una crisis estructural del capitalismo todavía muy lejos de terminar y se expresa de muy variadas maneras en el planeta.

 Vivimos en un mundo castigado por la profundización de la agresividad imperialista, en tanto las grandes potencias no aceptan la pérdida de su dominio hegemónico y apuestan al militarismo y la guerra para mantenerlo, estimó.

 De ahí que la cita busque convertirse en el espacio de confluencia y diálogo de quienes en el mundo defienden causas justas, como la lucha palestina por conseguir la soberanía de sus territorios.

 Para Mohamed Odeh, del Movimiento para la Liberación Nacional de Palestina, se trata de una oportunidad única a  fin de sumar apoyos a favor de su pueblo.

 «En las complejas negociaciones con Israel, dependemos mucho de lo que pueda hacer la comunidad internacional para presionar a ese gobierno con el fin de que cumpla el Derecho Internacional y cese la agresión contra la Palestina», comentó a Prensa Latina.

 Por su parte, el secretario de Política y Relaciones Internacionales del Partido Comunista de Brasil, José Reinaldo Carvalho, estimó que «este es el festival de la solidaridad internacional y de la lucha por la paz».

 Comentó que tras asistir a varias ediciones, ha constatado que cada año la cita se vuelve más grande y es «una cosa impresionante».

 El cierre de la edición de 2015 abrió camino a la preparación del encuentro del próximo año, en que cumplirá el aniversario 40.

 En las últimas horas del festival, la Quinta de Atalaia estaba repleta de personas que esperaban el discurso final de Jerónimo de Sousa, y enarbolaban banderas, carteles o simplemente un puño cerrado acompañado de un grito a favor de «la fuerza del pueblo».

 Para cerrar, como de costumbre, miles entonaron a una voz el himno de Avante, la música de la Internacional Comunista, el himno de Portugal, y al final la Carvalhesa, una explosión de entusiasmo que contagia, suma y enamora.

 *Enviada especial de Prensa Latina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: