Exhorta IMSS a detectar conductas suicidas en familiares para solicitar atención médica

.- “Los parasuicidas son irritables, gritan mucho, sufren por cualquier cosa y creen que no puede enfrentar sus problemas”: psiquiatra del IMSS.

.- Son aprensivos, impulsivos y no miden las consecuencias de sus actos.

.- Estas conductas son heredadas de padres a hijos, aseguran psiquiatras y trabajadoras sociales del IMSS.

Aguascalientes, Ags., a 9 de septiembre del 2015.- En el marco del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, la Delegación Aguascalientes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reporta la atención de casi 100 parasuicidas al año, en sus salas de Urgencias.

aa

El jefe de Prestaciones Médicas, Alfonso Martínez, detalló que tras poner a salvo sus vidas, estos pacientes son canalizados al servicio de Psiquiatría o  a Trabajo Social, en donde se buscan las causas y se les brinda atención que puede incluir la coordinación con otras instancias dedicadas al manejo de esta conducta.

La coordinadora delegacional de Trabajo Social, María Esther Reyes Martínez; dijo que la mayoría de los pacientes reportan conflictos y peleas en los entornos familiar, social o escolar: “está debidamente demostrado que los intentos de suicidio son una reacción desproporcionada ante problemas comunes, es decir, no hay capacidad para resolver los conflictos y desean una solución rápida”.

Por su parte, la psiquiatra Magali Alvarez Prieto informó que nueve  de cada 10 casos atendidos, intentaron el suicidio como una forma de manipulación o agresión en contra de quien no les concedió alguna petición o no atendió su necesidad o requerimiento.

“Esta conducta se aprende en la niñez; cuando el pequeño obtiene lo que quiere con berrinches… pero si no se educa al niño a tolerar la frustración ante las negativas, utilizará este comportamiento manipulador en la adolescencia y luego en la edad adulta”, aseguró la experta.

Psiquiatras y  trabajadoras sociales coincidieron en que este comportamiento es heredado, pues los parasuicidas presentan las mismas características que sus padres: son aprensivos, nerviosos, irritables, gritan con facilidad, sufren por asuntos pequeños y no miden las consecuencias de sus actos. Además, pueden presentar síntomas fóbicos o ansiosos que se consideran “normales” dentro de la familia.

En función de ello: los especialistas exhortaron al público en general a reportar al médico estos síntomas -si los presenta cualquier miembro de la familia- sin importar la edad.

“Es muy importante reportar al médico, si  uno o varios integrantes de la familia expresa sufrimiento por cualquier cosa y cree que no puede enfrentar sus problemas. Es aprensivo, impulsivo y no mide las consecuencias de sus actos”, expresó la psiquiatra.

La trabajadora social por su parte, invitó a los padres a preguntar por el programa JuvenIMSS, en las Unidades de Medicina Familiar (UMF), pues en éste se abordan estrategias de prevención del suicidio en jóvenes de entre 12 y 19 años de edad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: